• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Oficialismo y disidentes de la oposición respaldan en la AN “lucha contra la guerra económica”

Asamblea Nacional | Foto: Omar Véliz

Asamblea Nacional | Foto: Omar Véliz

El oficialismo prevé además aprobar un acuerdo de rechazo a la “campaña de terrorismo de sectores de la derecha contra el sector salud”. Tres protestas llegaron hoy a las puertas del Parlamento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con el apoyo del partido Alianza para el Cambio, integrado por tres diputados disidentes de la oposición, el oficialismo aprobó este martes un acuerdo de respaldo al presidente Nicolás Maduro “en la lucha contra la guerra económica”.

Ricardo Sanguino (PSUV) presentó el proyecto de acuerdo “a las acciones orientadas a combatir la guerra económica de los enemigos de la revolución que pretenden atentar contra la paz de la república”.

El acuerdo prevé cinco puntos: apoyar políticas públicas para garantizar el acceso a productos indispensables; apoyar la creación de comisión nacional de lucha contra el contrabando y la unidad de inteligencia de lucha contra la guerra económica; apoyar la prórroga de la restricción de cierre de la frontera con Colombia en horarios determinados; apoyar acciones contra el acaparamiento y la especulación, y apoyar acciones de la Sudee en la aplicación de la Ley de Precios Justos.

Por la oposición, José Manuel Gonzalez (independiente) señaló que avalar un acuerdo con esos preceptos equivaldría a “apoyar un modelo fracasado, ineficiente y corrupto”.

Eliécer Sirit (AD) afirmó que “la guerra económica está en Miraflores, cuando no se dan soluciones a los problemas del pueblo”.

Abelardo Díaz (Copei) propuso que el título del acuerdo se cambiara por “proyecto para apoyar al pueblo venezolano porque el dinero y la capacidad de pago no alcanza para nada”, pero su idea no fue acogida.

Ante la inasistencia del diputado principal de AD, Rodolfo Rodríguez, su suplente, el disidente de la oposición Carlos Vargas (Alianza para el Cambio), tomó la palabra para expresar el respaldo de su partido al acuerdo. “Queremos aprobar ese acuerdo, pero queremos a esos contrabandistas presos como los tiene Iris Varela, con el coco raspado y una braga anaranjada”, dijo.

El debate está en desarrollo y próximo a la votación. 

Las protestas. En el inicio del segundo período ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional, tres protestas se concentraron a las puertas del Palacio Federal Legislativo. Trabajadores de la Fábrica Nacional de Cemento, al grito de “no somos guarimberos, somos cementeros”, exigieron la firma del contrato colectivo. En varias pancartas reclamaban la intermediación del Parlamento para que el presidente Nicolás Maduro atendiera sus peticiones.

Militantes del partido Nuvipa, de corriente evangélica, se concentraron frente a la Asamblea Nacional para expresar su rechazo a la propuesta de ley introducida a comienzos de año que permitiría el matrimonio entre personas del mismo sexo. En sus pancartas se leían mensajes como “los políticos están provocando a Dios”, “matrimonio original=hombre+mujer” y “la familia es la base de nuestra nación”, entre otros.

Más tarde un grupo de la Central del Trabajadores Cruz Villegas, fuerza obrera del Partido Comunista de Venezuela, se apostó junto a la puerta oeste de la AN y con pancartas y consignas reclamaban la aprobación del proyecto de ley de consejos socialistas de trabajadores, que reposa en el Parlamento desde hace más de cinco años.

Cada grupo de manifestantes fue recibido por comisiones parlamentarias.


El Dato

En la sesión de este martes también se incluyeron en el orden del día otros dos proyectos de acuerdo. Uno en rechazo “a la campaña de terrorismo mediático realizada por parte de sectores de la derecha contra el sector salud”, relacionado con las denuncias del presidente del Colegio Médico de Aragua, Ángel Sarmiento, sobre la situación sanitaria y enfermedades en esa entidad.

El otro acuerdo pautado para este martes es de “rechazo al comunicado emitido por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América por representar una nueva agresión contra la República Bolivariana de Venezuela”.