• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Movimiento 2D: Garantes confiables del 7 de octubre, todos los ojos sobre Venezuela

El 7 de octubre, los venezolanos debemos concurrir masivamente a ejercer el derecho y el deber de votar. Se trata de tomar una decisión muy poco común en nuestra historia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 7 de octubre, los venezolanos debemos concurrir masivamente a ejercer el derecho y el deber de votar. Se trata de tomar una decisión muy poco común en nuestra historia. En todos los procesos electorales precedentes nunca se puso en juego ni el sistema democrático ni la libertad y el pluralismo que ha caracterizado a nuestra sociedad. Ahora es diferente. El candidato oficial se ha quitado la máscara con que se presentó siempre. Ahora promete abiertamente la autocracia y el poder personal.

Mintió tanto que hizo aprobar una Constitución democrática en 1999, una carta magna que consagra la propiedad privada, la libertad del ciudadano, los derechos humanos, el apoliticismo de los militares y la neutralidad política del aparato gubernamental. ¿Qué hizo Chávez? Retiró a Venezuela de la CIDH y aisló al país de un organismo que es garantía del cumplimiento de la Constitución. El mundo se escandalizó con una decisión que demostraba gran cinismo y que era un desafío a la comunidad mundial, porque, incluso, las Naciones Unidas le solicitaron que rectificara. Nada. El hombre siente placer en “ser noticia”, aunque la noticia lo desprestigie y desprestigie a Venezuela. Confunde el poder con el espejo en que se mira.

A la pauta constitucional que garantiza a los militares estar por encima del debate político, el comandante respondió obligándolos a hacer confesión de fe “socialista”, burlándose de la carta magna, y lo que pasó la raya, también los obligó a declararse “chavistas”. Algo tan extravagante que ni en tiempos de Juan Vicente Gómez se llegó a tales extremos.

La Constitución establece que los ministros representen a todos los ciudadanos. Los ministros de Chávez Frías volvieron añicos la carta magna. Sus despachos son seccionales del PSUV. Y los señores ministros son los activistas de la campaña del aspirante a completar veinte años consecutivos en el poder, o sea, lo que equivale a cuatro períodos presidenciales de la era democrática, tan atacada y tan calumniada por el comandante. La Constitución ordena la rendición de cuentas. El comandante se las arregló para que no haya contraloría. En suma, prefiere gobernar como si hubiera obtenido el poder a través del golpe de Estado del 4 de febrero de 1992, y no a través de un proceso electoral que lo obliga a cumplir la Constitución.

El comandante consumió todo su tiempo y no se dio cuenta: miró demasiado al espejo y se olvidó del reloj. Y ya no hay nada qué hacer. Le queda un momento de reconciliación con la Constitución y con la historia. Y es el de reconocer los resultados del 7 de octubre y hacérselos reconocer a quienes fueron armados con los juguetes del camarada Mijaíl Kaláshnikov, y andan por ahí con exhibiciones machistas totalmente repudiables.

Llegado a este punto, viene la sustancia de este papel. La comunidad internacional es garante confiable de los resultados del 7 de octubre. Tanto Unasur como la Comunidad Latinoamericana y del Caribe, como Mercosur, la OEA, la ONU, la Comunidad Europea, todos estos organismos tienen los ojos puestos en Venezuela, y esto sólo lo explica la pretensión oficial de ir contra la corriente y eternizarse en el poder. Ya jefes de Estado de Mercosur le han advertido al comandante que estarán pendientes, y le han pedido no crear problemas adicionales a los que ya ha desatado en la región, ni esperar que ellos lo acompañen en aventuras infantiles.

En una palabra, vayamos confiados a plenitud a votar el 7 de octubre. Votemos en libertad y sin miedo que ya los fantasmas no asustan. Un mensaje dirigido especialmente a los empleados públicos tan humillados y maltratados con el espionaje cubano reinante en los ministerios.

 

¡A sacudirse toca!

El 7 de octubre el miedo quedará atrás.

Como una pesadilla que no debe repetirse.

Movimiento 2D / Democracia y Libertad

Caracas, 23 de septiembre de 2012