• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Movilización y abstención: El último bastión madurista

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ya quedan pocos días para que la elección de la Asamblea Nacional se lleve acabo y resulta por lo menos suspicaz no conseguir el despliegue acostumbrado de la mermada fuerza del madurismo en las calles del país.

Esta situación en gran parte se debe a la pérdida de apoyo popular que el oficialismo viene viviendo, producto de la traición que le hicieron a la población más desposeída, que hoy junto al resto del país sufren las penurias de una crisis que nunca debió existir, que solo persiste por la incapacidad y corrupción de la seudorevolución.

Pero no es la única razón que explica el abandono de la calle por parte del madurismo en una contienda electoral tan importante para el país. Es muy probable que la apuesta del oficialismo sea evitar que el ambiente electoral  tome cuerpo y con una votación cautiva, dura y muchos vehículos del Gobierno, generar una movilización que permita lograr un triunfo a pesar del repudio que bien ganado tienen en la actualidad.

Creer que los rojos están dormidos podría ser un error de los millones de venezolanos que desean cambio, plantearse la poca movilización en campaña actual como una debilidad y caer en la desmovilización creyendo que se tiene el triunfo asegurado sería caer en la estrategia del madurismo para mantener el control del Parlamento.

El esfuerzo en transmitir que nada cambiará, porque el proceso electoral es un mero trámite donde el Gobierno tiene el control total, junto a la sensación de que la oposición tiene el mandado hecho, son acciones que buscan que por distintos motivos la gente no vaya a ejercer su derecho.

Unos por la pérdida de la esperanza de que el cambio puede lograrse y otros porque sienten que ya el triunfo está concretado y no hace falta su voto, estos serían elementos que concatenados con otras acciones reducirían la votación de la unidad democrática y que abriría el espacio a que la movilización dura del PSUV logre colarse por los palos.

Los venezolanos hartos del mal gobierno, la miseria y la humillación a la que han sido sometidos no pueden pisar ese peine y deben tener conciencia que la cura para estas estratagemas es el voto masivo. Nadie consciente del momento tan difícil del país puede dejar de ejercer el sufragio, independientemente del mensaje que el oficialismo o sus canales de comunicación alternos intenten hacernos creer.

Jorge Millán

@jorgemillant