• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Monseñor Moronta: Pedimos que se respeten los derechos humanos

 Monseñor Mario Moronta dirigirá las celebraciones de los 405 años del Santo Cristo de La Grita | Foto: Diócesis de San Cristóbal

“Condenamos todo exceso que vaya contra la dignidad de la persona humana", dijo el Obispo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta Rodríguez, emitió un comunicado de ocho puntos en el que fija posición sobre la deportación de ciudadanos colombianos en la zona de frontera.

El representante de la Iglesia católica en el Táchira pidió que se respeten los derechos humanos de las personas y que se aplique la Ley a los responsables de cometer ilícitos al tiempo que expresó su preocupación porque “quienes han sido más golpeados por las medidas tomadas son gente pobre y familias con niños pequeños que, incluso, han perdido sus viviendas”.

“Es cierto que hay conductas irregulares e ilegales por parte de algunos ciudadanos venezolanos y colombianos. Ellos deben responder por sus actos. Las autoridades competentes deben confrontarlos y llevarlos ante la Ley. Suele pasar que quienes son responsables de tantas situaciones inmorales y contrarias al Bien Común nunca aparecen ni son conseguidos para que asuman sus responsabilidades y sean debidamente sancionados. No es secreto para nadie que hay personas y grupos irregulares que han venido creando zozobra no sólo en el eje fronterizo sino en las diversas comunidades del Táchira y de la hermana República de Colombia. Es a ellos a quienes hay que buscar y desenmascarar y hacer que paguen sus fechorías”, indica el comunicado.

“Condenamos todo exceso que vaya contra la dignidad de la persona humana y pedimos que se respeten los derechos humanos de cada quien, cualquiera que sea su condición, nacionalidad y credo. Todos somos hijos de Dios y poseemos una dignidad desde la cual brilla el esplendor de la Verdad que libera (Cf. Jn 8,32). Esto incluye el dejar a un lado cualquier tipo de ofensa o expresión peyorativa, así como cualquier tentación a promover conductas de tipo xenófobo. Los colombianos y los venezolanos hemos convivido en esta frontera con un gran sentido de fraternidad durante siglos. No podemos negar que numerosos tachirenses tienen vínculos familiares con hombres y mujeres de Colombia”, agrega el documento que hace un exhorto a las instituciones gubernamentales para que a través del diálogo constructivo resuelvan las controversias.

“La frontera no es una simple línea divisoria de carácter geopolítico. Es mucho más: es un ámbito donde comunidades de varias naciones hacen posible la comunión de esfuerzos en orden al desarrollo integral de todos los ciudadanos. Nuestra frontera colombo-venezolana, sobre todo en nuestra región Táchira-Norte de Santander se ha caracterizado por ser una de las más vivas del continente latinoamericano. Debe seguir siéndolo. La hora presente nos desafía a todos para lograrlo en el diálogo, en políticas comunes y acuerdos que favorezcan tanto la paz social como la sana convivencia de hermanos y el desarrollo integral de los ciudadanos y comunidades”, señala Moronta.

De vieja data

El Obispo Moronta recordó en el documento que las irregularidades en la frontera ya habían sido denunciadas y que no habían tenido respuestas a estas advertencias.

“Desde hace tiempo hemos venido denunciando las situaciones terribles que golpean nuestra frontera: desde el contrabando, el narcotráfico y la trata de personas (sobre todo de niños) hasta conductas amorales que pretenden justificar el relativismo ético que les caracteriza. No hemos sentido una respuesta global de la sociedad civil ni de las autoridades. También hemos anunciado las hermosas realidades que nos permiten ver que el futuro es posible y promisorio en todos los campos. En este momento, el testimonio de trabajo desinteresado de nuestros sacerdotes y de laicos, en comunidades eclesiales de base y grupos apostólicos ha sido determinante para mostrar la compasión y la misericordia hacia quienes más lo requieren. Las “Caritas Parroquiales” están en disposición de atender a tantas personas que tienen necesidad tanto de una ayuda material como de un consuelo humano y espiritual”.