• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Ministerio de Defensa redujo 19% su gasto en sistemas de seguridad

Milicianos recibieron más recursos para "asegurar la estabilidad, la paz y la vida del pueblo" / Foto: Correo del Orinoco

Milicianos recibieron más recursos para "asegurar la estabilidad, la paz y la vida del pueblo" / Foto: Correo del Orinoco

La cartera de Vladimir Padrino López invirtió 43,95 millones de bolívares en la formación de 365.046 milicianos, entre ellos estudiantes 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Ministerio de la Defensa no escapó a la crisis económica de 2015: redujo en 19% sus gastos para la adquisición de sistemas de seguridad y defensa de todas las unidades y dependencias militares. Los datos se desprenden de la comparación de la Memoria y Cuenta de 2014 con la del año pasado.

El despacho de Vladimir Padrino López invirtió 3,26 millardos de bolívares en la adquisición de estos sistemas en 2015, mientras que en 2014 gastó 4,07 millardos de bolívares en el mismo objetivo: “Elevar el potencial bélico para la reacción inmediata ante las amenazas”.

Sin embargo, en lo que no escatima el ministerio es en la “formación, capacitación y adiestramiento del talento humano” bajo los ideales “bolivarianos y socialistas” de 76.691 alumnos de las escuelas adscritas a todos los componentes militares. En eso se gastó 47% más de lo que invirtió en la adquisición de sistemas de seguridad y defensa: 4,81 millardos de bolívares.

No solo se formó a militares, sino que el Ministerio de la Defensa utilizó 43,95 millones de bolívares para la creación de 99 áreas de defensa integral, 499 batallones de milicias y para organizar las “unidades de milicia estudiantil de la Unefa, UBV, Misión Rivas, Sucre y Unellez”. En total, se registraron 365.046 nuevos milicianos que impulsarán la “cohesión de la base cívico-militar”.

La cantidad de dinero que recibieron aumentó 101% con respecto a 2014, año en que se estrenaron los “comités de defensa integral de los consejos comunales”, que tienen el mismo objetivo que tendrán los 365.046 nuevos milicianos: aprender el “nuevo modelo defensivo de la nueva doctrina militar bolivariana para asegurar la estabilidad, la paz y la vida” del pueblo.

Supremo y eterno

La Memoria y Cuenta que el Ministerio de la Defensa entregó a la directiva de la Asamblea Nacional, controlada por la Mesa de la Unidad Democrática, aclara que su gestión en 2015 fue de estricto apego a las directrices estratégicas del Plan de la Patria 2013-2019, impulsadas por el “gobierno bolivariano del comandante supremo y eterno de la revolución Hugo Rafael Chávez Frías”.

Aunque en materia de seguridad, defensa y soberanía se ejecutaron 1.057 operaciones militares (1.420 menos que en 2014, cuando se realizaron 2.477), estas operaciones costaron 447% más que el año anterior: el organismo invirtió 66,06 millardos de bolívares, mientras que en 2014 se utilizaron 12,08 millardos de bolívares.

112 de esas operaciones costaron 414 millones de bolívares y se utilizaron para combatir la “guerra económica”, el paramilitarismo, el narcotráfico y “lograr una zona de paz” en áreas fronterizas.

El organismo celebra la “detección de 25 aeronaves ilegales presuntamente empleadas por el narcotráfico, de las cuales fueron neutralizadas 16”.

Sin luz y sin dólares

La Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim), dedicada a la explotación comercial de las industrias destinadas a la fabricación de armamento, municiones y explosivos para la defensa nacional,  celebra que haya tenido una facturación de 3,92 millardos de bolívares, “a pesar de que la liquidación de divisas por parte del Banco Central de Venezuela no ha sido suficiente para el pago” a los proveedores, lo que genera retrasos en el despacho de materias primas.

Entre los obstáculos que encontró Cavim en 2015, de acuerdo con la Memoria y Cuenta del Ministerio de la Defensa, están la ley desarme, que afectó las metas comerciales de la compañía, “ya que las unidades de negocios de munición han cumplido 89,51% de lo programado” y las “constantes interrupciones del corte eléctrico que originaron paradas en las fábricas de ácido nítrico, ausol y nitrocelulosa”.

 

Leyenda: Milicianos recibieron más recursos para “asegurar la estabilidad, la paz y la vida del pueblo”