• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Miguel Henrique Otero: “Gobierno difama a los medios en el país”

Miguel Henrique Otero, presidente editor de el Diario El Nacional

El presidente editor de El Nacional dijo que Argentina y Ecuador han replicado el modelo venezolano

El presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, dijo que la pauta publicitaria se utiliza como mecanismo de discriminación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, afirmó que la libertad de prensa y de expresión en América Latina está frente a dos encrucijadas: la amenaza a la vida de los periodistas y el modelo de hegemonía comunicacional impuesto por el presidente Hugo Chávez, y replicado por Ecuador, Argentina y Bolivia.

“Esto sucede en un marco de legalidad muy difícil de combatir. Las dictaduras bananeras impedían la libre expresión a la fuerza, ahora el mecanismo de control esta dentro de la Constitución”, afirmó Otero en el foro El Estado de la Libertad de Prensa en América Latina” en la Universidad de los Andes de Bogotá.

Aseveró que la política contra los medios de comunicación en Venezuela tiene varias modalidades, como el desarrollo del delito de opinión en contra de medios, editores, periodistas y columnistas. Añadió que el férreo control del sistema judicial por parte del Gobierno permite perseguir y encarcelar a los periodistas.

“El discurso del poder, en este caso no sólo del Presidente sino también de los voceros de su Gobierno, ha consistido en difamar, denigrar y presionar a periodistas y medios, pero en un marco que consiste en asociarlos a una supuesta conspiración o como parte de un objetivo de desestabilización”, enfatizó.

Explicó que esas campañas son interconectadas y sucesivas, y no pueden ser entendidas como simples expresiones de la lucha política e ideológica, sino como una manera de deslegitimar la función de la información en una sociedad democrática.

Otero detalló cómo la creación de nuevas escuelas de comunicación estatales ha servido para la formación de periodistas dogmáticos que rechazan el trabajo de los medios privados.

Indicó que lo que el Gobierno entiende como información es propaganda de corte goebbeliano, al tiempo que denunció que las fuentes gubernamentales se han cerrado y sólo se conoce lo que al Gobierno le interesa.

“Se diseñan campañas sobre realidades en proyecto o simplemente inexistentes; se impide el acceso físico a los lugares donde, supuestamente, se desarrollan obras de Gobierno. Sobre la realidad se sobreponen eslóganes, etiquetas propagandísticas, se inventan testigos, etcétera”, puntualizó.

Dijo que el Estado ha usado cuantiosos recursos para inversión publicitaria, y que la pauta publicitaria estatal se convirtió en un mecanismo de negociación política.

“Han creado mecanismos de discriminación que afectan a algunos de los medios de comunicación más influyentes del país; y mecanismos de privilegio que están reservados para quienes silencien la información y la crítica, y den paso a la incesante propaganda del régimen”, aseveró.

Recordó que la televisora RCTV y 34 emisoras de radio fueron cerradas, y que sobre medios como Globovisión está latente la amenaza de cierre, tras haber sido perseguida durante 10 años.

Explicó que hay grupos de choque que atacan a periodistas en actividades públicas, y que hay organizaciones no gubernamentales como Periodistas por la Verdad que están dedicados a atacar a los reporteros”.

En el foro también participaron el presidente de la Comisión Legal de la Sociedad Interamericana de Prensa, Asdrúbal Aguiar; Jorge Canahuati, presidente de la Comisión de Chapultepec; Ricardo Ávila, director del diario Portafolio y subdirector del área de Opinión del diario El Tiempo, entre otros.