• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Miguel Henrique Otero: “Chavismo quiere la hegemonía en medios”

“Con este juicio por difamación es imposible que Diosdado Cabello me meta en la cárcel”, sostuvo Otero | Foto Archivo El Nacional

MHO denuncia la crítica situación actual para la prensa de Venezuela | Foto Archivo El Nacional

Otero, hijo y nieto de los fundadores del periódico, con 72 años de existencia, se encuentra en E.U. denunciando la crítica situación actual para la prensa de Venezuela.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde que los periódicos ABC de España y The Wall Street Journal de E.U. informaron al mundo sobre la investigación que el Departamento de Justicia de E.U. lleva a cabo contra el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, por presuntamente estar al mando de un cartel narcotraficante, el número dos del chavismo ha lanzado una ofensiva contra directivos de medios venezolanos que hicieron eco de la primicia.

Cabello denunció por difamación a 22 personas vinculadas a diarios como Tal Cual y El Nacional, y el portal web La Patilla, y casi de inmediato la justicia venezolana impidió la salida del país a todos ellos.

“Los que me acusan hoy de narcotráfico que presenten una sola prueba, una solita. Jamás pasaría por nuestras mentes meternos en algo que les cause daño a los jóvenes de Venezuela o del mundo”, dijo el chavista durante un discurso en el que calificó los artículos que trascendieron en España y E.U. como un “ataque contra la patria”.

“Y quienes tienen esa campaña desde aquí en Venezuela cometen un error fundamental, que es desconocer al adversario. Yo no me rindo, no me rindo ni hoy ni mañana ni nunca, en esto soy irreductible”, afirmó.

A pesar de las advertencias de Cabello y de saber que la justicia de su país pasa por momentos en que es manipulada por el régimen, el presidente editor del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero, no tiene en mente nada más que quedarse en su país realizando la labor de siempre: mantener uno de los periódicos más importantes de Venezuela a flote, a pesar de las constantes restricciones que enfrenta en la actualidad.

EL COLOMBIANO tuvo la oportunidad de dialogar con Otero sobre la crítica situación que viven los medios en la nación vecina y, por supuesto, del escándalo de Diosdado Cabello que, por informarlo a los venezolanos, lo tiene ahora paradójicamente imputado junto a otros directivos.

¿Qué los llevó a la situación actual?

“Lo que hicimos, junto a La Patilla y Tal Cual fue reproducir una noticia que publicó el diario ABC de España. Se trata de la apertura de una investigación por parte del fiscal federal de Nueva York a Diosdado Cabello por narcotráfico.

Tras esto, el presidente de la Asamblea Nacional nos acusó por difamación —lo cual es una cosa absurda porque nosotros publicamos exactamente lo que sacó ABC—. Y después el juez dictó medidas cautelares, antes de iniciar el juicio y sin revisar bien el caso, lo que es prácticamente una sentencia, que implica la prohibición de salir del país y la orden de presentarse a un tribunal una vez a la semana”.

Usted en este momento está fuera de Venezuela, ¿piensa volver?

“Yo estaba ya fuera, en E.U., atendiendo una invitación del gobierno de Israel, cuando fuimos denunciados. Me quedé en el exterior mientras veía como era realmente la situación, y también mientras denunciaba todos los problemas que tenemos los diarios venezolanos. Por este motivo he estado reunido con directivos de medios de distintas naciones, así como grupos defensores de derechos humanos”.

¿En concreto qué nos puede decir de los medios que están siendo señalados?

“Son El Nacional, el único periódico independiente que se distribuye en todo el territorio. Tal Cual, un diario que ahora se volvió semanal por la falta de papel en el país. Y La Patilla, un portal de noticias en línea”.

Teniendo en cuenta el cierre forzado de medios y el estado de la justicia, ¿no teme volver a Venezuela?

“Sí, siempre es un riesgo estar en Venezuela. No hay justicia independiente y esta depende del Ejecutivo. Aunque este es un caso que no implicaría prisión, ellos pueden en cualquier momento abrir otro procedimiento y dictar una orden de captura. Todo es posible como están las cosas”.

Por tanto no cree que la justicia sea imparcial allá...

“No. La justicia en Venezuela está secuestrada por el Ejecutivo. Los jueces actúan según las instrucciones del chavismo y dictan medidas cautelares que son prácticamente las sentencias de un caso”.

Más allá de este escándalo y la posterior respuesta del chavismo, ¿cómo está el tema de las pocas garantías a los medios y las dificultades que están viviendo para obtener suministros?

“Todavía seguimos en una situación en la que ni siquiera hemos tenido posibilidad de importar papel directamente. Estamos viviendo gracias a la solidaridad internacional.

Medios como EL COLOMBIANO y El Tiempo, de Colombia; La Nación, de Costa Rica; El Comercio, de Perú; La Nación, de Argentina; El Mercurio, de Chile; O Globo, de Brasil; El Nuevo Día, de Puerto Rico, entre otros, nos están prestando papel para mantenernos en medio de las dificultades y sobrevivir”.

¿Y en cuanto a la labor periodística como tal, cómo está la situación?

“Los periodistas siguen fieles a su trabajo, pero ahora en medio de amenazas de procesos judiciales. Hay muchos profesionales de medios que enfrentan juicios, otros han tenido que huir del país y vivir en el exilio. Todo por el contexto de restricciones que se vive en Venezuela”.

¿Por estas posturas y esta defensa de los valores democráticos son tildados de ser parcializados en contra del Gobierno?

“Todo el que no entre dentro de la línea oficialista es calificado de golpista, de ser de ultraderecha. Ellos tienen como objetivo la hegemonía comunicacional, que no es sino el modelo cubano. Pero las cosas no se quedan solo ahí, y todo aquel que realice periodismo independiente o crítico es de inmediato perseguido, acusado y condenado por cualquier causa inexistente”.

Estando en E.U, ¿ha recibido apoyo de medios y ONG?

“Mucho apoyo. La solidaridad es muy alta, porque este tipo de acciones represivas por parte del gobierno chavista generan en el exterior sentimientos de respaldo y defensa de nuestra labor. Esto por parte de medios, organizaciones defensoras de los derechos humanos y grupos democráticos en general. El apoyo es generalizado”.

Precisamente Human Rights Watch se ha pronunciado en defensa de los directivos de medios perseguidos en Venezuela, ¿qué opinión le merece este respaldo?

“Es una prueba más de que en el exterior están prendidas todas las alarmas en cuanto a derechos humanos en Venezuela. Un país donde hay más de 70 presos políticos y 2.000 personas en régimen de presentación. Fuera de esto la tortura y el asesinato de manifestantes. Es consecuente la alerta que hay en el plano internacional”.

¿Cree que en esta situación el país podrá ir a elecciones de fin de año sin enfrentamiento y con garantías?

“Hay mucha confrontación y la popularidad del gobierno ha ido cayendo en picada. La situación del país es terrible y cada vez se ve mayor enfrentamiento. Espero que no ocurra nada peor. Mientras tanto, el gobierno chavista no muestra su liderazgo y Maduro no es Chávez. El chavismo está cada vez más enfrentado”.

En medio de todas las dificultades y precariedad que enfrenta actualmente, ¿qué motiva a El Nacional a seguir con su labor?

“Tenemos la misión y el concepto corporativo desde nuestro inicio en el año 1943: Defender la democracia, enfrentar las irregularidades y la corrupción y estar en defensa de los venezolanos del común. Eso nos motiva a seguir adelante con nuestro trabajo”.