• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Miguel Henrique Otero: El horizonte de las libertades en América Latina está cada vez más amenazado

Miguel Henrique Otero, presidente editor del diario El Nacional

Miguel Henrique Otero, presidente editor del diario El Nacional

Durante un seminario dictado por la “Fundación Internacional para la Libertad” el presidente editor de El Nacional consideró que los medios de comunicación desarrollen líneas editoriales que contribuyan a crear actitudes de mayor apertura de criterios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente editor del diario El Nacional aseguró que “el horizonte de las libertades en América Latina está cada vez más amenazado, y que el ejercicio de un periodismo libre, que la promoción de la actividad productiva en todos los sectores, y que el propio activismo de la política podrían ser sometido a restricciones y peligros en un futuro próximo”.

Durante su intervención en un seminario dictado por la “Fundación Internacional para la Libertad”, en Argentina, respalda la idea de un cambio en la tendencia que el populismo se ha propuesto establecer en el continente, por lo que plantea algunas líneas de acción para atacar los retos que se plantean.

En primer lugar, fijar en las aulas contenidos que se concentren en formar un pensamiento donde la libertad ocupe un lugar decisivo. En los centros de trabajo, combatir el deterioro de la cultura del trabajo, sin que haya un contrapeso que promueva los beneficios del trabajo y la dedicación.

Por último, que los medios de comunicación desarrollen líneas editoriales que contribuyan a crear actitudes de mayor apertura e independencia de criterios, ante la realidad que nos aqueja.

Condición de héroe religioso

Puntualiza que la maquinaria del populismo y del izquierdismo ha puesto en marcha un esfuerzo considerable porque su figura más simbólica en la coyuntura política que vive el país, Hugo Chávez, adquiera la condición de héroe no sólo político sino también religioso.

Otero aclara que desde antes de su fallecimiento, se establecieron mecanismo propagandísticos para fijar en la población que la muerte de Chávez se habría producido como resultado de su sacrificio a favor del pueblo, no sólo venezolano, sino del pueblo de América Latina.

Es así como se promueve “la idea absurda de que el cáncer le habría sido inoculado a Chávez por las fuerzas de la derecha o del imperialismo (…) Habría sido una especie de magnicidio, pero uno verdaderamente novedoso, ejecutado en la forma de una enfermedad terminal”, afirmó.

El presidente editor del diario El Nacional resalta que este programa de victimización y santificación de Chávez constituye un cambio en el avance del populismo en América Latina, porque busca añadir una condición religiosa a una figura populista.

Resalta que el proyecto de mitificar a Chávez es también un negocio,  un negocio de mercado latinoamericano, que permitirá que agentes políticos en distintas partes del continente, reciban recursos provenientes del petróleo venezolano.

Añade tres ideas que constituyen el rostro modificado del populismo de estos comienzos del siglo XXI, que no únicas pero sí predominantes: la idea del subsidio, un Estado concentrado en la denuncia y la polarización política y el Estado que convierte la mitificación de ciertos personajes en su principal política pública.