• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Medios radioeléctricos no informaron sobre protestas

La decisión del gobierno crea un estado de indefensión al ciudadano | Foto AFP

La decisión del gobierno crea un estado de indefensión al ciudadano | Foto AFP

 Plan continuado de hostigar a la prensa hizo que ayer no hubiese cobertura de los hechos violentos, advirtieron especialistas  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Televisoras y emisoras de radio nacionales, e incluso portales en Internet de varios medios de comunicación venezolanos, se abstuvieron de informar y publicar imágenes de los hechos violentos que ocurrieron ayer en la tarde en Parque Carabobo, La Candelaria, y otras zonas aledañas al centro de Caracas. La ciudadanía tuvo que informarse de lo ocurrido a través de las redes sociales y de canales internacionales de noticias cuya señal es captada por servicios de televisión satelital.

El constitucionalista y especialista en materia de libertad de expresión, Rafael Chavero había advertido en entrevista concedida en horas de la mañana que las personas que salieran a protestar en Venezuela quedarían desprotegidas, debido a que si eran reprimidas por los órganos de seguridad del Estado o eran víctimas de colectivos armados los medios de comunicación no lo informarían por temor a ser sancionados.

Chavero explicó que esa sería una de las consecuencias que se generarían con la amenaza que lanzó el martes el Directorio de Responsabilidad Social de Radio y Televisión de sancionar a los medios que den cobertura a protestas y manifestaciones si se considera que su labor ha violado el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos. Este órgano se declaró en sesión permanente para evaluar la actividad de la radio y la televisión.

“El mensaje que está mandando el gobierno es claro: los manifestantes quedan desprotegidos sin los medios. Quienes protesten ahora no van a tener la única forma de protección con la que contaban , los medios, pues todo el aparato del Estado está al servicio del gobierno, no de la ciudadanía”, advirtió.

El especialista indicó que la decisión del gobierno crea, por un lado, un estado de indefensión para los ciudadanos, y, por el otro, uno de impunidad para los posibles agresores. “Esto se puede aprovechar por los órganos de seguridad del Estado para reprimir las marchas de manera violenta con la certeza de que sus actos no serán divulgados por los medios masivos de comunicación; y además puede aupar las acciones de grupos armados auspiciados por el gobierno que se sentirán con mayor libertad porque no tendrán vigilancia mediática”, dijo. 


Autocensura. La amenaza lanzada por el gobierno, aunque no es una prohibición expresa, es una medida efectiva que hará que los medios se autocensuren y dejen de cubrir las manifestaciones, explicó el especialista. “Esto es un grave retroceso en materia de libertad de expresión. Una medida de censura previa que busca que los medios dejen de reflejar la realidad para no ser sancionados por parte de un órgano administrativo que se ha constituido en órgano de persecución de los medios, cuyas decisiones no están sujetas a controles verdaderos, pues aunque pueden impugnarse nunca ningún tribunal las ha revertido”, indicó Chavero. 

Plan de hostigamiento. Carlos Correa, director ejecutivo de Espacio Público, aseveró que la amenaza lanzada por el Directorio de Responsabilidad Social de Radio y Televisión no fue un hecho aislado. “El gobierno está hostigando permanentemente a los medios. Está procurando generar miedo en presa, radio y televisión para que no hagan la cobertura adecuada. Ya no se podía informar sobre inseguridad ni sobre desabastecimiento, y ahora no se puede informar sobre protestas y manifestaciones”, advirtió.

El director de Espacio Público indicó que los múltiples procedimientos administrativos y multas millonarias aplicadas por Conatel a Globovisión ha causado efecto en los demás medios de comunicación del país. Correa advirtió además que en Venezuela no están suspendidas las garantías como para justificar que el gobierno tome medidas extraordinarias. “Incluso si estuviesen suspendidas las garantías, no podría suspenderse el derecho a la información porque en eso nuestra Constitución es muy garantistas”, dijo.

Un canal menos
El canal internacional de noticias colombiano NTN24, uno de los pocos que dio cobertura a los hechos violentos de ayer, fue sacado de la parrilla de las cableras.

La noticia se supo por denuncias publicadas en Twitter por usuarios que tenían contratado el servicio de televisión satelital a través de la compañía Movistar, y que dejaron de tener acceso a esa señal. Minutos después la periodista Idania Chirinos, que estaba al aire en la mencionada televisora, informó que la señala había sido sacada de la parrilla de Directv. Indicó que quienes seguían viendo la transmisión desde Venezuela era porque no habían cambiado de canal. Aproximadamente una hora después, incluso sin cambiar a otro canal, la pantalla quedó en negro.

Carlos Villamizar, presidente de la Cámara de Televisión por Suscripción, dijo que las únicas empresas que transmiten la señal de NTN24 en Venezuela son Movistar y Directv. “Estamos tratando de confirmar con ellos si hay alguna posición oficial sobre la permanencia de este canal en la parrilla, pero como cámara aún no tenemos información oficial”, dijo.

A las 3:29 pm el presidente de Conatel, William Castillo, envió a través de cuenta en Twitter @planwac un mensaje a los medios internacionales.

“Hacemos un llamado a medios internacionales a que respeten al pueblo venezolano. Promover la violencia y el desconocimiento de autoridades es delito. Estos medios corren rumores sobre supuestos cierres de medios en Venezuela. La estrategia de desinformación de siempre contra nuestro país”, escribió.

El Dato
El artículo 27 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos, que según el gobierno podrían haber violado los medios al informar sobre protestas y manifestaciones, prohíbe los mensajes que inciten al odio, hagan apología del delito, desconozcan las autoridades, fomenten la zozobra ciudadana o alteren el orden público.