• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

María Corina: El pueblo warao muere de hambre

María Corina Machado visitó distintas poblaciones indígenas de Delta Amacuro | Foto: Cortesía

María Corina Machado visitó distintas poblaciones indígenas de Delta Amacuro | Foto: Cortesía

Hasta 10 horas puede demorarse un viaje en curiara de San Francisco de Guayo a Tucupita, así es como muchos waraos consiguen lo poco que comen. De resto, se mantienen con ocumo y pescado. 60% tiene sida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ex diputada María Corina Machado visitó distintas poblaciones indígenas del estado Delta Amacuro y aseguró que la población warao muere de hambre, tuberculosis y sida. 

“El drama de nuestros hermanos waraos en Delta Amacuro hoy no puede describirse ni ocultarse, como el régimen pretende. Hay que visitar esas comunidades indígenas, hoy cruelmente aisladas y olvidadas. Delta Amacuro es hoy uno de los rostros más visibles de la crisis humanitaria que atraviesa Venezuela y otra evidencia de la urgencia de la Transición a la democracia en paz”, expresó Machado el miércoles desde Caño Manamo.

De acuerdo con la dirigente, en esa población el hacinamiento y la insalubridad son el modo de vida. Dijo que muchos comen solo pescado y ocumo, que es lo único que consiguen.

Sueldos insuficientes

La noche del miércoles, María Corina Machado acompañó en la Calle Centurión de Tucupita a Carlos Pinelly, abanderado de Vente Venezuela en Delta Amacuro para las parlamentarias del 6 de diciembre. Allí, ella aseveró que las amenazas de Maduro no tienen efecto en los venezolanos.

“Cada vez que Maduro amenaza, acelera su salida de Miraflores. Y debe ser así porque las consecuencias de su estadía allí se ha venido contando en vidas humanas”, fueron parte de sus palabras frente a un grupo de ciudadanos, que respaldan también las candidaturas de Larissa González, Dessireé Caldera, Verónica Brito y Carmen Peña, presentes en la actividad.

Machado denunció que más de 200 maestras deben viajar todos los días a Uracoa (estado Monagas) para impartir clases. La candidata Dessireé Caldera  es maestra, tiene cuatro hijos y por día gasta casi 1.000 bolívares en transporte: "Aquí los maestros somos viajeros y ganamos sueldo mínimo".

En el caso de los pescadores, manifestó que deben pagar hasta 30.000 bolívares por un tambor de gasolina y a los empleados públicos, como a la señora Gladys Salazar, les han suspendido el sueldo —a su juicio— por no ser oficialistas.

Salazar es empleada de una escuela y denunció que para votar, los indígenas son acompañados a ese centro de votación, de 600 electores, por un empleado de la gobernación. 

Según los testimonios, cada vez que un warao de Puerto Volcán o Boca de Araguao sufre algún problema de salud, debe viajar a Tucupita para recibir asistencia médica privada.

Fallas eléctricas e insalubridad

En la población de San Francisco de Guayo solo existe el Hospital Tipo 1 Isabel López, cuyas plantas eléctricas no funcionan por falta de gasoil. Aunque el pasado 12 de octubre las autoridades restablecieron el servicio eléctrico debido a actos oficiales del Día de la Raza, los médicos rurales han debido atender partos sin luz. Adicionalmente, por falta de yelko 24, los médicos han debido atravesar los huesos de los niños con suero, en los casos requeridos.

De acuerdo con una nota de prensa, en ese hospital, la nevera que almacena las vacunas no funciona desde hace un año, por lo que además la incidencia de diarrea por rotavirus ha aumentado. Sin contar con que el 45% de la población warao de la zona, constituida por 75 comunidades, está infectada de tuberculosis.

La diputada Machado también visitó El Rancherío, sector donde viven los waraos. Allí, cerca de la misión de monjas San Francisco de Guayo, los indígenas viven rodeados de basura y sus mismos desechos físicos. La única educación que reciben los niños proviene de las monjas de la misión.

Para comprar comida, los waraos deben viajar hasta Tucupita, pues el único Mercal de la zona está siempre desabastecido. Un viaje en curiara puede demorarse de ocho a 10 horas y, una vez en la fila, deben esperar hasta cuatro horas para adquirir un máximo de dos kilos por producto.

Para María Corina Machado, el drama de los waraos, quienes son “imprescindibles para la reconstrucción nacional”, sí tiene solución y pasa, en primer lugar, por un cambio de modelo político.

“Venir a Delta Amacuro es desgarrador, pero al ver los ojos profundos de los indígenas, que hablan y cuentan sus historias por sí solos, emerge una conmovedora esperanza. Este delta desolado muy pronto volverá a florecer: es nuestra aspiración, es nuestra pasión, es nuestro objetivo”, sostuvo Machado en una reunión con habitantes de San Francisco de Guayo.

Con información de nota de prensa.