• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Marea Socialista: En la cúpula del chavismo debaten la renuncia de Maduro

Afirman que dimisión no depende de Maduro, sino del entorno presidencial / Archivo

Afirman que dimisión no depende de Maduro, sino del entorno presidencial / Archivo

El ex viceministro de Planificación, Roland Denis, exhorta al movimiento revolucionario a pedir la destitución del presidente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde la primera semana de enero el Consejo de Partidos del Polo Patriótico no se reúne con el presidente Nicolás Maduro ni con la cúpula del PSUV. Sin embargo, ello no ha sido impedimento para que los 11 partidos principales de la alianza debatan la crisis política y económica y hagan críticas a lo que vislumbran como un eventual pacto entre Miraflores y la oposición. También discuten propuestas para “salvar la revolución”.

La renuncia de Maduro a la Presidencia no figura en la agenda de Redes, Patria Para Todos, Partido Comunista, Podemos y Unidad del Poder Venezolano, aunque saben que es una opción que buscan algunos integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática y sectores de la disidencia del chavismo, como Nicmer Evans, de Marea Socialista; el ex viceministro de Planificación en 2003, Roland Denis, y articulistas de Aporrea, y que puede calar en la población debido a la baja aceptación gubernamental.

El Equipo Operativo Nacional de Marea Socialista reveló en el documento “Crisis Económica, Incertidumbre Política y Nueva Referencia” que en Miraflores consideran factible la cesación del actual gobierno. “En los últimos 15 días la matriz de opinión es que la única forma de resolver la crisis es saliendo de Maduro ya que no actúa. La presión crece y pudo ocupar el centro del escenario político porque el debate no solo lo presenta la MUD, sino que es un secreto a voces que desde las propias cúpulas del chavismo evalúan esa posibilidad”, señala el informe.

La corriente chavista observa que hay una “presión abierta a una negociación política (pacto)”, liderada por José Vicente Rangel; y “el chantaje descarado de Heinz Dietrich en el escrito Venezuela: los militares entre la espada y la pared”, al vaticinar que la Fuerza Armada tendría que desplazar al gobierno, “aunque no quieran hacerlo y luego fracasen”.

La lista de eventuales sucesores del presidente, indican fuentes del Polo Patriótico, es corta. En primer lugar ubican al gobernador de Aragua, Tareck el Aissami, por ser “el gallito de pelea de Maduro”; en segundo lugar, si la salida se produce a cumplirse la mitad del período, al vicepresidente Aristóbulo Istúriz, por mandato constitucional y por su papel de manejar “la transición”; como tercera opción está el diputado del PSUV Haiman el Troudi debido a la imagen de “gerente exitoso” vs deterioro del mandatario, y una fracción gubernamental aboga por el ex ministro de Relaciones Interiores Miguel Rodríguez Torres, como “salvador del legado de Chávez”.

“Renuncia ética”. La polémica está abierta y hasta genera fricción no solo en el PSUV, sino también en Marea Socialista. Un grupo, liderado por el politólogo Nicmer Evans, es partidario de la salida de Maduro.

“La renuncia significa una salida ética y ejemplar porque permitiría generar condiciones para articular al chavismo sin traumas, preservar el cuerpo político y facilitar la toma de decisiones y la transición”, sostuvo Evans, consciente de que la dimisión no depende de Maduro sino del entorno presidencial y de las presiones de otros sectores políticos.

“La cúpula del madurismo ve plausible la renuncia. El revocatorio es difícil por las trabas electorales y jurídicas, pero Maduro puede actuar como Chávez y aceptar el reto para que sea el pueblo quien decida, y reconocer la mala conducción política y su corresponsable terna: Maduro, Diosdado Cabello y Cilia Flores”, agregó.

En medio de la discusión Roland Denis es más radical. “El movimiento revolucionario debe estar en la calle. Debería estar convocando a todo el pueblo a pedir mañana la destitución de Nicolás Maduro y ponerlo preso desde él hasta el último ministro. ¿Para qué? Para exigir la retoma del gobierno y poder reimpulsar el movimiento revolucionario. El actual movimiento es corrompido, pacificado. El proyecto revolucionario, bolivariano, socializante, libertario, igualitario, comunitario, obrero lo aplastaron quienes hablan de socialismo”, dijo en Aporrea TVI el 8 de febrero.

Denis es pesimista porque, a diferencia de Chávez, afirma que Maduro carece de plan de gobierno y tendría que irse del poder. “Le toca a él abandonar esto, pero con la mayor vergüenza, es de los tipos que van a ser odiados por la sociedad. Estamos cayendo como dos metros por el barranco; esto ya no tiene salida. Ahí se fraguó una gran conspiración. No hay nada que defender desde el punto de vista emancipatorio, ya esta premisa está perdida”.


Partidos del Polo exigen ser radicales

“En diciembre, luego de la derrota del 6-D, nos reunimos dos veces y en enero una sola vez y no nos oyeron”, reclamó el coordinador de Redes, Juan Barreto, quien optó por formular críticas de manera pública. La mayoría de estas son compartidas por los partidos del Polo, que por ahora prefieren mantenerse de bajo perfil.

Barreto, al igual que su homólogo de PPT Rafael Uzcátegui, la dirigencia del PCV, constituyentes de 1999 como Ángel Landaeta y miembros de Marea Socialista no avalan la renuncia presidencial, sino que recomiendan a Maduro rectificar y tomar medidas que “radicalicen el socialismo”. “Renuncia del presidente crearía una condición de incertidumbre y poca legitimidad en el país”, dijo Barreto.

El sindicalista Stalin Pérez y dirigentes de MS-Carabobo alertaron: “Pedir la renuncia forma parte de una operación política orientada a generar una crisis institucional e ingobernabilidad”.

En PPT abogan por formar un “gobierno del Polo” y que se ataque la corrupción.

El 30° Pleno del Comité Central del PCV exige medidas económicas radicales. Pidió revisar a fondo las empresas que administra el Estado” y construir una “nueva correlación de fuerza política”.

Ángel Landaeta, ex diputado PSUV-Guárico, lidera un grupo de constituyentes que elabora un documento sobre cómo afrontar la crisis. “Maduro debe terminar su período bajo condiciones. Venezuela entrará al récord Guinness como el único país del mundo que se destruyó a realazo. Desde 2000 advertimos sobre la mala conducción y nos execraron”.