• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Marco Coello pedirá asilo político en EE UU

A Marco Coello se le revocó la libertad condicional | Foto Archivo El Nacional

A Marco Coello se le revocó la libertad condicional | Foto Archivo El Nacional

Las torturas que sufrió cuando fue detenido, la violación del debido proceso y la persecución en su contra fundamentan la solicitud, precisó su abogado Carlos García

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Marco salió en busca de la libertad y la protección que el Estado no le dio”, expresó Dorys Morillo de Coello, la madre de Marco Aurelio Coello Morillo, al confirmar que el joven de 20 años de edad solicitará asilo en Estados Unidos, por la inminencia de una condena en su contra que implicaría su regreso a la cárcel en relación con los hechos violentos del 12 de febrero de 2014.

“Responsablemente no podría informar sobre el estado de la solicitud de asilo, porque no he podido hablar con mi hijo, con mi esposo ni con los técnicos que los están asesorando en Estados Unidos”, comentó Morillo de Coello.

El abogado de la familia Carlos García dijo que el padre del muchacho, Armando Coello, recibió llamadas telefónicas de sectores gubernamentales que indicaban que, indefectiblemente, el muchacho iba a ser enviado a prisión.

Tales anuncios habrían agravado la situación emocional del estudiante: “Durante las dos últimas sesiones del debate oral y público se quebró y estaba muy nervioso, a pesar de que ha permanecido en tratamiento psicológico por el estrés postraumático que padece. No olvidemos que cuando fue detenido, el 12 de febrero y hasta que fue presentado en tribunales dos días después, Marco Aurelio fue torturado por funcionarios del Cicpc: lo golpearon en la espalda con un extintor y le rociaron gasolina”.

El abogado también recordó que oportunamente se solicitó al Ministerio Público que se investigaran las torturas, pues era relativamente fácil identificar a los funcionarios que detuvieron al joven, pero que la Fiscalía omitió su deber. “En este caso, Juan Carlos Tavares tuvo una doble condición: director de Derechos Fundamentales del Ministerio Público y acusador. Por lo tanto, la posibilidad de una investigación eficiente de los atropellos era casi imposible”, comentó


No hay fuga, no hay delito. García aclaró que Marco Coello no tenía prohibición de salida del país. La única restricción que le fue impuesta el 23 de julio de 2014, cuando salió de los calabozos de la Policía Municipal de Chacao, donde permaneció un poco más de cinco meses, consistía en presentarse semanalmente ante el tribunal de la causa.

“Él no estaba preso ni tenía prohibición de salida del país, por lo tanto no hay fuga ni delito alguno. Apenas el incumplimiento de la medida de presentación, ante lo cual corresponde su revocatoria, pero nunca una nueva imputación. De hecho, él ingresó a Estados Unidos con visa de turista”, destacó el abogado defensor.

Explicó que, además de las torturas, las violaciones del debido proceso y su condición de perseguido político fundamentarán la solicitud de asilo, a cuyos efectos cuenta con

asesores técnicos en Estados Unidos que habrían adelantado los trámites para asegurar su permanencia en ese país.

García resumió los hechos por los cuales los fiscales Franklin Nieves y Narda Sanabria acusaron a Marco Coello de los delitos de incendio, daños, agavillamiento e instigación pública, y pidieron su condena. “La Fiscalía sostiene que Marco Aurelio incendió la sede del Ministerio Público, así como una patrulla del Cicpc. Sobre lo primero, los expertos de la Unidad Criminalística de la Fiscalía Honsy Jorge y Luis Salazar declararon que no hubo tal siniestro. Solo uno de los 54 funcionarios, Claudio Izarra, afirmó que el muchacho fue capturado justo cuando estaba rociando gasolina a una camioneta Chevrolet Tahoe. Sin embargo, los videos promovidos por la misma Fiscalía desvirtúan tal afirmación”.

En cuanto al agavillamiento, el abogado destacó que los acusados no se conocían entre sí. Y sobre la instigación a delinquir, que ninguno emitió mensaje alguno para llamar a la desobediencia de las leyes, crear odio o hacer apología del delito.