• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Maduro habló para legitimarse ante el chavismo de base

Nicolás Maduro es juramentado presidente encargado de Venezuela/ Foto AP

Nicolás Maduro es juramentado presidente encargado de Venezuela/ Foto AP

Maduro dedicó una parte importante de su mensaje a repasar el origen, la evolución y la cercanía de su relación con Hugo Chávez. La intervención duró 60 minutos, y 26% de ese tiempo fue para hablar de la naturaleza de la relación personal del presidente encargado con el presidente fallecido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El discurso ofrecido por Nicolás Maduro el viernes, luego de su juramentación como presidente encargado por la Asamblea Nacional, tuvo como objetivo central revestir ese nombramiento de legitimidad, de acuerdo con el análisis de las especialistas Maryclen Stelling y Cristina D´Avolio. ¿Ante quien? Principalmente ante el chavismo.

Maduro dedicó una parte importante de su mensaje a repasar el origen, la evolución y la cercanía de su relación con Hugo Chávez. La intervención duró 60 minutos, y 26% de ese tiempo fue para hablar de la naturaleza de la relación personal del presidente encargado con el presidente fallecido.

Cristina D´Avolio, doctora en Análisis del Discurso, profesora de la UPEL y de la maestría en Estudios del Discurso de la UCV, indicó que Maduro habló para legitimarse en el cargo y para deslegitimar al adversario.

“Se presentó como un dirigente que tiene la misión de cumplir la orden de Chávez, la decisión de Chávez. Recordemos que, para el chavismo, Chávez es el primer legitimador. Aunque hace algunas referencias a la Constitución, la invocación permanente es de Chávez porque por esa vía establece un nexo con el pueblo”, dijo D´Avolio.

Maryclen Stelling, analista de medios y del discurso, socióloga y coordinadora del Observatorio Global de Medios, coincidió: “Maduro hizo un recorrido de su trayectoria como dirigente sindical, pero principalmente de su relación con Chávez desde Yare y hasta los últimos días de vida del presidente y con ello se presenta como legítimo sucesor. Además, toma los dos elementos: plantea que su nombramiento es una elección personal de Chávez, pero que tiene bases legales en la Constitución. Fue mostrando cómo se formó con Chávez y se presenta como poseedor del legado de esa especie de testamento político que dejó Chávez”.

El otro pilar de la legitimidad empleado por Maduro, dijo D´Avolio, fue la idea de que él es garante de la paz y la continuidad de las políticas sociales. “Planteó que si él no está al frente del Gobierno, no habrá paz ni seguridad, una idea ya usado por Chávez”, recordó.

 

¿Legítimo ante quién? Existen por lo menos tres públicos cuyo reconocimiento demanda un mandatario para garantizar la gobernabilidad: sus seguidores, sus adversarios y la comunidad internacional. D´Avolio afirmó que Maduro buscó legitimarse ante los seguidores de Chávez.

“Maduro enfatizó en todo momento su relación con Chávez como origen de su legitimidad. Esos no son elementos válidos ni para la oposición ni para la comunidad internacional, lo son netamente para los seguidores de Chávez porque ellos son los que garantizan que él pueda ganar una elección. Diosdado Cabello, en cambio, leyó y explicó los artículos de la Constitución que sustentaban el acto. Él sí le habló a los otros dos públicos”, sostuvo.

Stelling señala que ese binomio discursivo Maduro-Cabello tuvo un objetivo adicional: “Ambos estaban de acuerdo en enviar un mensaje de que estamos ante un equipo y no ante un personalismo. Incluso, se refirieron al comando político militar, para expresar que no será una persona sino un equipo de trabajo el que tomará las decisiones”.

D´Avolio afirma que detrás de ello hay un factor de advertencia: “Cuando habla del equipo o del comando político militar, le dice a la oposición que él no está solo, sino que está apoyado por la institucionalidad del Estado, representada en el Alto Mando Militar, los ministros, los gobernadores y los diputados”.