• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Maduro acusó a Pastrana, Calderón y a Piñera de recibir dinero sucio

Marcha del PSUV este 23 de enero de 2015 | Foto: Omar Veliz

Chavistas no ven a Fabricio Ojeda como padre de la democracia, tal como sostiene Jorge Rodríguez | Foto: Omar Veliz

Dijo que los expresidentes apoyan un golpe en su contra. Postuló a la madre de Robert Serra a diputada por el PSUV

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de un discurso centrado en acusar “a la oligarquía parasitaria” de planificar otro golpe de Estado contra su gobierno y mantener una guerra económica contra el pueblo desde hace dos años, el presidente Nicolás Maduro enfiló sus palabras contra tres expresidentes latinoamericanos que visitarán el país en las próximas horas.

Señaló a Andrés Pastrana (Colombia), Sebastián Piñera (Chile) y a Felipe Calderón (México) de integrar “una especie de club de expresidentes vagos sin nada qué hacer, que les pagan con dinero sucio, del narcotráfico, para que vengan a apoyar un golpe”.

Los exmandatarios son invitados al foro “El poder ciudadano y la democracia de hoy”, organizado por la diputada destituida María Corina Machado.

“Si en Venezuela llegaran a ocurrir eventos graves, quedarían ustedes manchados de sangre por apoyar a terroristas. Serán responsables de un baño de sangre si la ultraderecha llegará a activarse”, sentenció Maduro.

El jefe del Estado ofreció el discurso central de la actividad titulada “Gran movilización en honor a las víctimas de la oligarquía de las décadas de los 60, 70, 80, 90 y 2000”, con motivo de los 57 años de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

El presidente habló en cadena nacional desde una tarima al pie de las escalinatas de El Calvario, frente a una modesta concentración de trabajadores públicos y militantes de su partido que se habían congregado en una cuadra y media en la avenida Sucre y en los alrededores de la plaza O’leary.

Ultimátum. El presidente dijo tener más pruebas de ese presunto golpe, así como de la guerra económica. Solicitó al Parlamento una investigación, y a sus seguidores pidió apoyo total: en la calle, denunciando la conspiración y respaldando todas las medidas que tome su gobierno.

“Ayer 70 grandes distribuidores comenzaron al firmar el ultimátum. No quiero tener que proceder, pero ellos son burgueses y me subestiman. Yo solo puedo vencer a la oligarquía con apoyo del pueblo”, aseguró.

El presidente aprovechó el acto para proponer a Zulay Aguirre, madre de Robert Serra, como candidata a diputada.

Desorden. “La logística fue desordenada. Hoy fue cuando nos dijeron que nos concentraríamos en el Ministerio de Finanzas”, dijo un trabajador de la banca pública mientras se desplazaba en el Metro.

En efecto, además del colapso de vehículos causado por el cierre de avenidas en el centro, la estación Silencio del Metro estaba cerrada. Al salir por Capitolio, los manifestantes encontraban todas las transversales bloqueadas con barandas. “No hay paso”, decían los funcionarios de Casa Militar. Solo había acceso por las avenidas oeste 6, oeste 8 o San Martín.

En el trayecto los empleados públicos entraban a perfumerías y farmacias: “¿Habrá algo aquí?”, se preguntaban mujeres con el uniforme de Pdvsa. Luego salían derrotadas: “Qué va; si no hay cola afuera, es que no hay nada”.


Betancourt versus Ojeda
“El padre de la democracia es Rómulo Betancourt, no Fabricio Ojeda”, respondió ayer Marlene Venegas, mejor conocida en el chavismo como “la caperucita roja” por vestirse totalmente de rojo (hasta las pestañas) y participar en todas las marchas peseuvistas.

La afirmación de la consecuente admiradora de Chávez, militante del PSUV y ahora defensora de Maduro, echa por tierra, al menos por los momentos, la intención manifiesta del alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, de cambiar la iconografía política del siglo XX.

Desde el lunes, cuando convocó a la marcha de ayer, Rodríguez reiteró: “Fabricio Ojeda, y no Betancourt, es el verdadero padre de la democracia que se instauró el 23 de enero de 1958”. Pero por lo visto el mensaje no ha llegado aún a las bases.