• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

MUD dialogará si incluyen al Vaticano, a la OEA, y cesan detenciones

José Luis Rodríguez Zapatero, ex presidente de España | Foto: Captura

La oposición demanda a los ex presidentes garantizar las condiciones para el diálogo | Foto: Captura

Maduro desarrolla un discurso y una práctica insultantes", alertó la coalición, que rechaza el irrespeto al Parlamento por parte del TSJ

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Mesa de la Unidad Democrática está dispuesta a reunirse "a partir del 12 de julio" con los mediadores de la Unasur si el gobierno acepta cinco condiciones: la ampliación de ese grupo con un representante de la Santa Sede, más ex presidentes y una delegación de la Organización de Estados Americanos ("amigos de Venezuela"); la rotación del lugar de los encuentros, de manera "pactada", y que no se suscriba a República Dominicana; el que "no tolerará ningún ardid" contra los trámites del referéndum revocatorio; la exigencia de las oportunas garantías a los facilitadores como un cronograma sobre el revocatorio y otro evento electoral; el cese de "detenciones ilegítimas", desde el 19 de mayo, y la liberación inmediata de los afectados.

En un comunicado, al país y al mundo, la MUD advierte: "Sin respeto a la Asamblea Nacional no habrá posibilidad de diálogo real, el cual se ve interferido con agresiones como la sobrevenida sentencia que pretende limitar la asistencia jurídica especializada para el Parlamento".

La coalición opositora envió el texto a los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández y Martín Torrijos: "Esperamos que los facilitadores propongan lugar y fechas para la primera reunión y al mismo tiempo sean garantes del esfuerzo para alcanzar las condiciones establecidas, para que podamos llevar a cabo un diálogo útil, serio y efectivo, que permita resolver la profunda crisis".

A su vez, indicaron: "El régimen presidido por Nicolás Maduro desarrolla un discurso y una práctica insultantes y provocadoras, que se acentúa en la medida que se agrava su propia debilidad y aislamiento. La inmensa mayoría clama por dar a la injustificable crisis humanitaria una solución urgente.  La Mesa encabeza los esfuerzos para que esa solución sea democrática, pacífica, constitucional y electoral.  Esta posición no ha cambiado ni cambiará, pese a las provocadoras acciones en los últimos días del gobierno.