• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

MHO: Venezuela es un caso de preocupación internacional

Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional | Manuel Sardá

Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional | Manuel Sardá

El presidente editor de El Nacional contestó publicamente a nuevas acusaciones que hiciera el presidente de la Asamblea nacional, Diosdado Cabello

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional, respondió en carta pública al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, quien volvió a aludirlo en su programa de televisión. A continuación el texto completo de la misiva

Sr. Diosdado Cabello:
El miércoles 5 de agosto de este año, en su programa Con el mazo dando, espacio televisivo, que por cierto es el único en el mundo en el que el presidente de una Asamblea Nacional se dedica a amenazar, difamar e insultar todas las semanas impunemente a quien quiera, usted leyó el tercer cartel en el cual se me cita para ir al tribunal en relación con el juicio de difamación interpuesto en mi contra.

Diosdado Cabello, déjeme hacerle saber lo que es periodismo, ese periodismo serio, de credibilidad, de trayectoria, de altura, que yo conozco y represento. La misión del diario El Nacional es informar, denunciar, hacer crónicas, análisis, perfiles, convocar opiniones. Nunca un periódico es un juez que emite sentencias o califica.

Diosdado Cabello, también quiero decirle que como lector no está bien entrenado porque en la noticia referente a usted que tanto le ha inquietado y por la cual se ha ocupado en demandarnos a El Nacional, La Patilla y Tal Cual, noticia que salió por primera vez en ABC de España, y que fue retomada por decenas de medios, entre ellos nosotros, en ningún medio se le sentenció como narcotraficante.

La información señalaba que un fiscal del estado de Nueva York le había abierto una investigación por tráfico de drogas, noticia que luego fue ratificada por el Departamento de Estado. Espero que esta vez entienda que nunca lo hemos condenado, como usted en repetidas ocasiones así lo ha manifestado. Nosotros lo que hicimos fue cumplir con nuestro deber, informar sobre su investigación. Explíqueme usted cómo un medio de comunicación independiente no publica una noticia de un alto personero del gobierno al que se le abre una investigación de ese calibre en Estados Unidos. Esta investigación llegará a un final y tenga usted la seguridad de que el veredicto, sea cual sea, inocente o culpable, El Nacional lo publicará. 

Usted habla del juicio interpuesto en nuestra contra como si Venezuela fuera un país donde se respeta el Estado de Derecho. Venezuela es un caso de preocupación internacional por la no independencia del sistema judicial. Los jueces que son casi todos provisorios, o sea, nombrados y destituidos a dedo, actúan según las instrucciones del Poder Ejecutivo.

En nuestro caso, el juez obviamente actuando bajo presiones, y sin cumplir el debido proceso, sin citar a los acusados y sin audiencia preliminar, dictó medidas cautelares contra 22 personas, acusadas todas de ser responsables de la supuesta difamación. Todos los demandados se vinculan a las juntas directivas, comités editoriales, y asesores. Ellos son victimas de las medidas cautelares. Un caso demostrativo de la parcialidad e injusticia es la inclusión en la demanda de Ramón José Medina, persona que está desvinculada totalmente de El Nacional y de cualquier otro medio.

Adicionalmente, ninguna de esas personas tiene responsabilidad en la línea editorial de periódico. Un juicio en el cual necesitarían estar simultáneamente las 22 personas demandadas en el país y que todos ellos asistan al tribunal de manera conjunta un día para que el juicio comience, es algo que nunca va a ocurrir, lo que equivale a que las medidas cautelares durarán eternamente. Por tanto, deje de utilizar su programa para responsabilizarme de que el juicio no comienza por mi ausencia. Usted tiene la intención con sus comentarios perversos de dividir e intrigar.
Diosdado Cabello sabe muy bien que en ningún país del mundo un juicio como este tendría cabida, salvo que se tenga el control arbitrario del sistema judicial. Por cierto, dónde está la demanda al diario ABC de España que Diosdado Cabello anunció con bombos y platillos. ¿Será que alguien le dijo que no hiciera el ridículo en España, o teme que le pase algo si aterriza en el aeropuerto Adolfo Suárez?
La manera como operan todos estos jueces es dictando medidas cautelares al inicio de cualquier procedimiento y así en Venezuela hay más de 70 presos políticos, más de 2.000 personas en régimen de presentación, todos castigados para criminalizar a la disidencia. Ya los funcionarios venezolanos no tienen argumentos para justificar los atropellos jurídicos que cometen todos los días. ¿Cómo ustedes les explican a los venezolanos y al mundo entero el atropello cometido contra el alcalde Antonio Ledezma y la violación cometida a la propia justicia en este caso? Se llevan un alcalde sin que medie un papel ni una orden. Otro caso es el de Leopoldo López que sin tener antecedentes penales lo tienen preso, sin que se cumplan los más elementales derechos humanos en un juicio sin pruebas, en el que se le ha negado su derecho a la defensa no admitiendo pruebas ni testigos. Casos como estos de antijusticia son innumerables.

En cuanto al tema del papel para producir el periódico, desde hace dos años el gobierno no nos otorga divisas para comprar papel por un mecanismo punitivo y discriminador, pero hemos sobrevivido gracias a la increíble solidaridad de periódicos latinoamericanos que creen en el regreso de la democracia en Venezuela y nos han prestado papel. Además, hemos tenido que restringir dramáticamente la paginación y circular con verdadero criterio de escasez. Seguramente el resentimiento y la envidia de Diosdado Cabello lo altera el que podamos seguir circulando diariamente y la extraordinaria edición aniversaria, hecha con gran sacrificio, en la que presentamos la Venezuela que la revolución bolivariana ha querido destruir pero que no ha podido.

Finalmente sí voy a regresar a Venezuela, cuando tenga garantías de que pueda defenderme de manera imparcial y apegado al derecho y no esté sujeto a las amenazas judiciales del régimen a través de Diosdado Cabello. Por lo pronto seguiré denunciando los atropellos del gobierno en todos los países que pueda visitar, porque la verdad es que en casi todas partes la gente es consciente de lo que está pasando en Venezuela pero necesitan información de primera mano. Con eso estoy haciendo patria.