• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Luis Alberto Lacalle: “La salida será por un desmoronamiento del gobierno”

Luis Alberto Lacalle, expresidente uruguayo / EFE

Luis Alberto Lacalle, expresidente uruguayo / EFE

El ex presidente de Uruguay considera que las parlamentarias requieren de observación calificada: “La Unasur responde a orientaciones de democracias rengas”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex presidente de Uruguay Luis Alberto Lacalle sabe lo que es vivir y combatir una dictadura. Lo hizo durante 12 años (1973-1985) y por eso estuvo preso, y también en la clandestinidad, donde una vez recibió una misteriosa botella de vino llena de un veneno letal, que no lo mató porque su esposa, Julia Pou, le recomendó no probarla.

Con el asesinato, pretendían apagar un liderazgo que crecía durante el declive de la dictadura, lo que llevó a elegirlo senador y, seis años después, presidente de Uruguay para el período 1990 y 1995. Salió exitoso de una dictadura cruel, que forzó al exilio a cerca de 380.000 personas, casi 14% de la población de ese país.

Vivió el paso de un régimen opresor a una democracia, ¿qué recomienda a los venezolanos? Lacalle no se escuda en eufemismos, su opinión sobre las posibilidades de Venezuela es directa y dura: es necesaria la renuncia de Nicolás Maduro, de lo contrario “los venezolanos no tienen ninguna opción”.

—En Venezuela se vive la inflación más alta del mundo y una fuerte escasez. Mientras, el gobierno no cambia su política económica y dirigentes advierten sobre el riesgo de un estallido social y una crisis humanitaria. ¿Qué opciones tienen los venezolanos?
—Los venezolanos no tienen ninguna opción, toda vez que viven bajo un gobierno que no tiene en cuenta la opinión pública. El gobierno no quiere un camino, que es el de un gran acuerdo nacional, sin presos, con renuncia del presidente Nicolás Maduro, que es un camino posible.

—Entonces, ¿la única vía para salir de la crisis es la renuncia de Maduro? ¿No bastan las parlamentarias?
—Honestamente, creo que las elecciones parlamentarias, si se respeta un resultado adverso al gobierno, otorgarán a la oposición un escenario de denuncia y propuesta muy importante. Pero sigo dudando de que Nicolás Maduro y su gente quieran negociar. Para mí la salida será por un desmoronamiento del gobierno en función de una situación económica insostenible y contando con el apoyo de alguien de dentro del chavismo que se pliegue.

—Pese a la disponibilidad de la OEA y de la Unión Europea para enviar misiones de observación electoral, el Consejo Nacional Electoral se niega a la visita de estas organizaciones y solo admite la Unasur.
—La Unasur carece de autoridad para controlar elecciones, pues responde a las orientaciones de democracias rengas o parciales. Si no hay nada que ocultar sobre el proceso electoral, se debe de permitir que todas las organizaciones del continente, y fuera de él, controlen el proceso. Con todo lo relativo que es ese control cuando el voto es electrónico y la posibilidad del fraude está en las maquinas.

—Varios ex presidentes de América y de Europa consideran que el gobierno venezolano, pese a tener legitimidad de origen por surgir de un proceso electoral, no tiene legitimidad en el ejercicio porque ha violado los derechos humanos. ¿Es democrático y legítimo el gobierno de Nicolás Maduro?
—No hay democracia real si no se tiene origen legítimo y también ejercicio legitimo.

—¿Considera que hay riesgo de una suspensión de las elecciones parlamentarias?
—Si se suspenden las elecciones parlamentarias, hecho que es posible dentro de la lógica totalitaria del chavismo, se abrirá para Venezuela un terrible período de convulsión interna.

—¿Qué apoyo pueden tener los venezolanos en el ámbito internacional para superar la crisis? Muchos gobiernos de la región, incluido Uruguay, se hicieron de la vista gorda ante violaciones de derechos humanos.
—El gobierno de mi país está lamentablemente enredado con el de Maduro en negocios y solidaridades políticas e ideológicas lamentables, contrarias a la gran tradición democrática del Uruguay.

—¿Cómo ve la situación de los medios de comunicación en Venezuela? Los pocos periódicos independientes que quedan, como El Nacional, no reciben papel para operar. Además, se compran medios de forma poco transparente y luego cambian su línea editorial.
—Por algo estos regímenes como el de Ecuador se preocupan de amenazar cuando no de cerrar los medios independientes. Solo queda la libertad de Internet y ella debe ser usada a plenitud.

—¿Tiene intención de venir a Venezuela?
—No tengo pensado viajar a vuestro país.