• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

¿Ley o Decreto de Amnistía?: Esta sería la mejor opción

Juan Carlos Gutiérrez, abogado de Leopoldo López (izquierda) y Luis Vicente León, presidente de Datanálisis (derecha) | Foto: Edición

Juan Carlos Gutiérrez, abogado de Leopoldo López (izquierda) y Luis Vicente León, presidente de Datanálisis (derecha) | Foto: Edición

Los parlamentarios discutirán la norma que permitirá la libertad de los perseguidos políticos el próximo jueves, 4 de febrero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una amnistía es un documento legislativo que permite inhibir a ciertos ciudadanos la responsabilidad penal sobre delitos cometidos en un período y un territorio determinado.

Freddy Guevara, diputado de la Asamblea Nacional por la Mesa de la Unidad Democrática, indicó que los parlamentarios discutirán esta ley que permitirá la libertad de los perseguidos políticos el próximo jueves, 4 de febrero.  

Un grupo de juristas califican el decreto como una medida efectiva y rápida a través de un acto legislativo, mientras otros prefieren la ley por ser una medida “más completa”, así lo indicó Juan Carlos Gutiérrez, abogado defensor del coordinador de Voluntad Popular, Leopoldo López.

El jurista señaló que Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, no podrá intervenir en el Decreto de Amnistía, pero la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia si tendría una participación en la norma.

Por otro lado, la amnistía como ley implica un trámite legislativo que debe pasar por una revisión del mandatario venezolano. “Esta ley es más demorada, pero es un instrumento más depurado”, sostuvo el defensor del líder de la tolda naranja.

Los asesinos no serán declarados impunes. Este derecho hará que cese la persecución de venezolanos y extranjeros por pensamientos políticos diversos al que sugiere el gobierno actual, aseguró Gutiérrez. 

Decreto vs. Ley: ¿Cuál ganaría?

El abogado aseguró que la ley compensará las necesidades históricas de los ciudadanos y contará con los siguientes aspectos positivos:

-Reconciliará a los ciudadanos.
-Fortalecerá el sistema democrático.
-Solucionará problemas sociales.
-Fortificará el sistema judicial.
-Protegerá efectivamente los derechos humanos.

Hay indicaciones precisas para evitar que se perdonen a quienes hayan cometido delitos de lesa humanidad y violaciones graves en contra de los derechos humanos, como lo contempla el artículo 29 de la Constitución venezolana. “Puedo asegurar que la amnistía bajo ningún concepto contempla parámetros de impunidad, ni graves delitos”, agregó el jurista.

 

Foto: Nicolás Maduro, presidente de Venezuela | Notihoy 

Nicolás Maduro no podrá “vetar la ley”

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, sostuvo que tanto el decreto como la ley son viables para la ciudadanía y reafirmó que ninguna podría ser prohibida por el mandatario venezolano. “Ley o decreto, es lo mismo, porque el resultado final es lo que cuenta (…) La Asamblea puede decidir una amnistía con la mayoría de 3/5”, informó el economista a través de una entrevista para El Nacional Web.

Maduro podría devolver la ley con recomendaciones de cambio durante un periodo de tiempo y automáticamente sería aprobada por los parlamentarios. “No existe ni la más mínima posibilidad de que el presidente la limite”, agregó.

El analista político aseguró que el objetivo de ambas normas es el mismo. “Ambas tienen como objetivos favorecer a un grupo de presos que ellos consideren convenientes y eso es un derecho constitucional”, espetó.


Foto: Tribunal Supremo de Justicia | Noticia al Día 

La posible estrategia del TSJ

Una vez promulgada la ley o el decreto, el TSJ podría decidir específicamente cuáles  son los actores que se desean amnistiar y cuáles no. Lo correcto es que este beneficio no sea concebido por aquellos que han cometido crímenes de lesa humanidad. “Si eso lo hace el tribunal, esas personas no pueden ser favorecidas, no importa ni la ley, ni el decreto.”, comunicó.

El impacto de la ley podría quedar sin efecto sobre las personas escogidas por el ente gubernamental y no podrían ser liberadas.

Para el economista, el proceso del decreto es más rápido que el que conlleva la ley. “El decreto no tendría que pasar por el presidente, pero la ley pasa por el presidente, se devuelve y automáticamente queda aprobada”, añadió.

Este documento legal es una oportunidad para que el gobierno eleve su índice de popularidad ante la sociedad. “Para ganar el beneficio de ser él quien decide un acuerdo nacional para garantizar la paz en Venezuela”, puntualizó.