• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Caso Leopoldo López, una historia de año y seis meses

Carmen Inés Torres I, @ctinciarte59, destaca: "Lo correcto sería la libertad para Leopoldo, pero con estos tipos nunca se sabe qué puede pasar. Amanecerá y veremos".

El dirigente opositor se entregó el 18 de febrero de 2014 / Foto: Archivo

El dirigente opositor, que se encuentra detenido en Ramo Verde tras los hechos violentos del 12 de febrero, fue condenado a más de 13 años de prisión 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En febrero de 2014 comenzó la historia que llevó a Leopoldo López a la cárcel. El coordinador nacional de Voluntad Popular (VP) apoyó el llamado que hizo la juventud a una marcha el 12 de ese mes. La manifestación, que terminó en violencia, cobró la vida del coordinador del colectivo 5 de marzo, Juan Montoya, y los jóvenes Bassil Da Costa y Robert Redman.

Al día siguiente fue emitida la orden de captura contra López, razón por la cual los funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) allanaron la sede del partido político VP y la casa de su padre.

El 16 de febrero empezó a circular un video del dirigente de la tolda naranja desde la clandestinidad, en el cual convocó a una concentración en la plaza Brión de Chacaíto, lugar donde se entregó al mediodía del 18 ante la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Acompañado de su esposa, Lilian Tintori, y algunos representantes del partido de oposición, López dirigió un mensaje a sus seguidores antes de ser trasladado en una tanqueta blanca a la cárcel militar de Ramo Verde.  “Una opción era irme de Venezuela, y no me voy a ir nunca. La otra era quedarme en la clandestinidad, pero no podía dejar la duda de que nosotros teníamos algo que esconder”, expresó en su última aparición pública hasta el día hoy.

El Ministerio Público (MP) presentó los cargos contra López al día siguiente, por los presuntos delitos de instigación pública, daños a la propiedad, determinador en el delito de incendio intencional y asociación para delinquir. 



El 19 de marzo, la Sala 3 de la Corte de Apelaciones de Caracas admitió un recurso interpuesto contra la privativa de libertad impuesta a López. Sin embargo, seis días después venció el plazo establecido en el Código Orgánico Procesal Penal (Copp) para que dicha Sala decidiera si anulaba o confirmaba la privativa de libertad.

La Fiscalía General de la República confirmó el 4 de abril la acusación contra el dirigente opositor por los cuatro delitos mencionados. El 8 de mayo suspendieron la audiencia preliminar donde se determinaría si el acusado iría a juicio o no. Durante este mes, la Universidad de Harvard (Estados Unidos) y el papa Francisco enviaron mensajes de apoyo a López.

Finalmente, en la audiencia preliminar, que se celebró entre el 2 y 3 de junio en el Palacio de Justicia, la jueza Adriana López admitió la acusación realizada por el MP y convocó el juicio para el 23 del próximo mes.

Un juicio irregular

En julio de 2014 inició la lucha de los abogados Juan Carlos Gutiérrez y Roberto Marrero para demostrar la inocencia del dirigente de Voluntad Popular. El juicio ,que también incluía a los estudiantes Marco Coello, Cristian Holdack, Ángel González y Damián Martín, fue postergado para el 6 de agosto. La defensa de López denunció agresiones contra su representado, el ex alcalde Enzo Scarano y el comisario Salvatore Luchesse, en Ramo Verde. Posteriormente, Gutiérrez presentó un “llamado urgente” ante el relator especial de la ONU sobre la tortura.

El 6 de agosto fue diferida la audiencia para el 13 del mismo mes, fecha en la cual volvieron a postergar el encuentro para el 28. La defensa de López denunció vencimiento del lapso procesal en fallo de Corte de Apelaciones.

La audiencia del 28 de agosto sirvió para tomar testimonios de cuatro funcionarios de la policía científica, quienes inspeccionaron las patrullas destruidas, por las cuales acusaron a López de "incendio y daños, instigación pública y asociación delictuosa".

El 10 de septiembre el abogado Gutiérrez aseguró que los testigos determinaron que no hubo ningún incendio en la Fiscalía el 12 de febrero (12F).



A siete meses de su detención, autoridades internacionales manifestaron su apoyo a López. El presidente Barack Obama y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU pidieron la liberación del considerado preso político.

En octubre siguieron las declaraciones en apoyo al ex alcalde de Chacao. El hermano de Juancho Montoya dijo que era “jalado por los pelos” acusarlo por los asesinatos del 12F, el presidente español Mariano Rajoy se solidarizó con el caso y Human Rights Watch respaldó la declaración de la ONU sobre liberar al líder opositor.

Leopoldo López se negó a asistir a una próxima audiencia hasta que se emitiera una decisión sobre esta petición de libertad por parte de la  ONU.

Una vez más, la audiencia de juicio del 4 de noviembre fue diferida al 11 de ese mes, debido a que el Tribunal 28 no tenía despacho, explicó en su momento el abogado Gutiérrez. Esta situación se mantuvo y por esa razón López se negó a presentarse el día acordado, por tercera vez.

En diciembre el Comité contra la Tortura de ONU, el Parlamento de Canadá, el Parlamento Europeo y la Unión Europea también se sumaron a las peticiones internacionales para liberar al dirigente opositor.

Todo en contra

Inició 2015 con la misma dinámica. La defensa de López explicó que el acusado no se presentó en la audiencia pautada para el 5 de enero porque exigía el respeto al debido proceso y que se cumplieran los lapsos procesales, llamado que reiteraron una semana después, cuando exigieron celeridad procesal en la decisión de la Corte de Apelaciones.

El 21 de enero Leopoldo López volvió a los tribunales, pero la jueza Barreiros difirió otra vez la audiencia. El 26 de ese mes la autoridad judicial repitió la decisión sin motivo alguno, un día después de que se negara la visita de los ex presidentes Andrés Pastrana y Sebastián Piñera a las celdas de Ramo Verde.  La última cita de enero en el tribunal, el día 30, terminó con la expulsión del padre de Leopoldo López y de algunos periodistas de la sala de juicio.

La próxima audiencia no se celebró el 4 ni el 9 ni el 11 de febrero, fechas en las cuales se esperaba la presencia de aproximadamente ocho testigos: seis del CICPC y dos del MP.

Un año después de su detención, López volvió a dirigirse a los venezolanos. El programa Conclusiones, de la cadena televisiva CNN, presentó el 18 de febrero una entrevista telefónica realizada el 8 de ese mes al líder opositor recluido en Ramo Verde. Los partidos de oposición también se concentraron ese día en la plaza José Martí de Chacaíto para conmemorar un año de la captura.

Tintori denunció la madrugada del 12 de marzo la realización de una audiencia “secreta”, en la cual el director de la emisora YVKE Mundial del estado Mérida, Mariano Alí, aseguró que López era culpable de la violencia en las manifestaciones del 12F, luego de un análisis que hizo de la cuenta del acusado en la red social Twitter.

El 15 de marzo la Corte de Apelaciones rechazó el recurso de apelación impuesto por la defensa de López luego de que la ONU recomendó liberarlo en octubre. "La Carta Magna venezolana no dispone expresamente la obligatoriedad del cumplimiento de las decisiones de organismos internacionales”, manifestó el ente judicial.

Un testigo aseguró que López incitó la violencia del 12F. El supervisor de seguridad del Ministerio Público (MP), Luis Riva, explicó el 25 de marzo que luego de que el dirigente dijera  "hasta hoy dura el inquilino de Miraflores", los manifestantes empezaron los ataques contra la sede del MP y la quema de vehículos. Sin embargo, la madrugada de ese día, Tintori informó por su cuenta de Twitter que el perito presente en la audiencia indicó que los mensajes de López no llamaban a la violencia.

En la audiencia del 20 de abril el tribunal aceptó la solicitud de la Fiscalía de  “limitar el uso de la palabra” al acusado, aseguró Tintori en las redes sociales. Días después el MP desaprobó la presencia del abogado y ex presidente español Felipe González en el juicio de López. El político, que pretendía ser nombrado consultor técnico, fue declarado “persona non grata” por la Asamblea Nacional antes de la decisión.


Leopoldo López volvió a aparecer el 23 de mayo. Esta vez, el dirigente preso se dejó ver en un video donde anunció que junto con Daniel Ceballos iniciarían una huelga de hambre desde Ramo Verde, para exigir que se definan las fechas de las elecciones parlamentarias, presencia de organismos internacionales, liberación de presos políticos y cese de la represión.

Un mes después Lilian Tintori anunció el levantamiento de la huelga de hambre que mantenía su esposo desde su sitio de reclusión. "Asumimos esta protesta no para morir, la huelga de hambre es un método de lucha. Levantamos la huelga, pero la lucha continúa”, dijo en una rueda de prensa al leer una carta enviada por López.

El dirigente opositor volvió a los tribunales el 15 de julio en la audiencia 52 del juicio, cuando Tintori denunció que no permitieron entrar a un representante de la Unión Europea al Palacio de Justicia. Una semana antes, al enjuiciado le habían robado el expediente para su defensa, aseguró su esposa. El 23 y 29 de ese mes continuó el juicio.

Dirigentes nacionales, diputados,  legisladores, concejales y candidatos de Voluntad Popular exigieron, el 18 de agosto en las afueras de la cárcel militar Ramo Verde, la liberación del líder y fundador del partido político naranja.

Ese mismo día el programa Conclusiones presentó un video inédito de una conversación que mantuvo Leopoldo López con Daniel Ceballos entre los barrotes de sus celdas en octubre de 2014, cuando ambos coincidieron en Ramo Verde.



Año y seis meses después

El 26 de agosto la defensa del líder opositor comunicó que luego de 56 audiencias, el juicio había comenzado su fase final y el tribunal dictaría una sentencia pronto.

Finalmente el Ministerio Público informó el 31 de agosto, mediante una nota de prensa, que Leopoldo López había sido declarado culpable por los delitos de daños e incendio, instigación pública y asociación para delinquir, al hacer énfasis “en lo señalado por los dos expertos en análisis de discurso que participaron en el juicio”.

El viernes 4 de septiembre tuvo lugar la audiencia final, pero el encuentro, al que no asistió el estudiante Marco Coello porque se fugó a Estados Unidos, se extendió hasta la madrugada del día siguiente y se decidió postergar la sentencia para el próximo jueves.

Este 10 de septiembre Leopoldo López dispuso de su última oportunidad para demostrar su inocencia: durante tres horas presentó su defensa ante la jueza Susana Barreiros, a quien no le tembló el pulso para dictar una pena de 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión.

Año y seis meses despúes, el líder de Voluntad Popular tendrá que continuar su historia entre los barrotes de Ramo Verde.