• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Leopoldo López y el mapa que lo guía a su objetivo

Leopoldo López en manos de las autoridades | REUTERS

Leopoldo López en manos de las autoridades | REUTERS

Un tatuaje del mapa de Venezuela en su pantorrilla derecha evidencia, como él mismo afirma, su compromiso con el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un tatuaje del mapa de Venezuela en su pantorrilla derecha evidencia, como él mismo afirma, su compromiso con el país.

Leopoldo López es un político venezolano de 42 años de edad con una vasta experiencia. Apenas a los 28 años de edad ganó la Alcaldía de Chacao con 51% de los votos y, cuatro años después, fue reelecto con 81%.

Una pista del porqué: la organización City Mayors and World Mayors lo nombró en 2008, justo cuando culminó su segundo período, el tercer mejor alcalde del mundo.

López es un economista Cum Laude de la Universidad De Kenyon (Ohio, Estados Unidos) y posee una Maestría en Políticas Públicas en la Escuela Kennedy de Gobierno de la Universidad de Harvard (Massachussets, Estados Unidos).

Su siguiente objetivo, luego de Chacao, fue la Alcaldía Metropolitana de Caracas, el cargo que amerita más votos en Venezuela luego de la Presidencia. Pero el gobierno lo inhabilitó políticamente (no puede postularse a cargos de elección popular) por la supuesta recepción de fondos de Pdvsa para la entonces organización no gubernamental Primero Justicia (ahora partido político) y el traslado de partidas del presupuesto del municipio Chacao.

López fundó la organización política Voluntad Popular en 2009, de la cual hoy es el coordinador nacional.

En 2011, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos ordenó al Estado venezolano la restitución de sus derechos políticos, pero eso no ocurrió. La sanción se mantendrá hasta septiembre de 2014.

López se apoyó en la decisión de la Corte-IDH para inscribir su candidatura en las primarias presidenciales de la oposición venezolana. Sin embargo, su inhabilitación pesó en la intención de voto y, antes de los comicios, se retiró para respaldar a Henrique Capriles Radonski, quien ganó.

Este año López impulsó la iniciativa “La Salida”, una serie de protestas y asambleas ciudadanas en las que se discuten las opciones constitucionales para impulsar un cambio de gobierno en Venezuela y rechazar problemas como la inflación, el desabastecimiento y la inseguridad. Luego de que lideró una manifestación de estudiantes el 12 de febrero, en la que murieron tres personas por disparos de grupos armados contra los manifestantes, el gobierno acusó al dirigente de nueve delitos, entre ellos terrorismo, homicidio intencional calificado y asociación para delinquir.

El dirigente decidió entregarse a la justicia el 18 de febrero en una concentración masiva en Caracas, en la que aseguró que no podría irse del país ni permanecer en la clandestinidad. Encaramado en una estatua del líder cubano José Martí, con la ayuda de un megáfono, López expresó: “Si mi encarcelamiento sirve para despertar al pueblo, valdrá la pena”.

La camisa blanca que usó ese día en señal de paz tenía, al igual que López, el dibujo de un mapa de Venezuela.