• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Leopoldo López: “Lo mejor que podría hacer Nicolás Maduro es renunciar”

Leopoldo López | Foto: AFP

Leopoldo López concedió la entrevista telefónica a CNN el pasado 8 de febrero | Foto: AFP / Archivo

Desde Ramo Verde, el líder de Voluntad Popular concedió una entrevista telefónica a CNN

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Leopoldo López, dirigente opositor que hoy cumple un año preso en la cárcel militar de Ramo Verde, dijo a CNN en Español que este era un momento de dar esperanza a los venezolanos.

En entrevista telefónica concedida al periodista Fernando del Rincón, el líder de Voluntad Popular manifestó que conceder la entrevista —desde un teléfono público dentro del centro penal— le traería con seguridad castigos y aislamiento, pero aseguró que el riesgo bien valía la pena: “Yo estoy convencido de que en este momento nosotros debemos darle a los venezolanos esperanza”.

Hay que enfrentar la persecución aunque haya consecuencias
López aseguró: “Hoy más del 85% de los venezolanos quiere un cambio. Ya no hay ningún piso político ni social que sustente a este gobierno y por eso (…) busca restringir cada vez más las comunicaciones, busca restringir cada vez más las voces disidentes (…). Eso es lo que el gobierno está buscando sembrar, que es el miedo (…). Nosotros, ante esa situación generalizada de persecución, tenemos que tener el coraje de enfrentar, entendiendo que va a haber consecuencias, porque las va a haber”.

El dirigente político opositor aseguró sentirse más fuerte física, moral y espiritualmente ahora que hace un año. Reconoció que su estancia en Ramo Verde no ha sido fácil: “Ni que fuese una jaula de oro, es algo que yo le desearía a nadie que no haya cometido un delito”.

Agregó: “Ha habido momentos duros, momentos de tortura, momentos en que hemos sido sometidos a situaciones vergonzosas, como el hecho de que nos lanzaron excremento humano por las ventanas, que hemos sido sometidos no solamente al aislamiento sino a requisas violentas, en donde han entrado en la madrugada a robarnos nuestras pertenencias (…). Esas son parte de las situaciones que nosotros hemos tenido que enfrentar aquí, pero estoy seguro de (…) que esa situación solo nos ha hecho más fuertes, solo nos ha permitido a nosotros enfrentar la dificultad y superarla con coraje”.

López señaló, además, que los venezolanos también se encuentran en prisión en su propio país por la situación de inseguridad, de crisis de salud, de escasez: “Estar preso ciertamente es difícil pero tenemos que tener la convicción de que podemos salir en libertad. Y así como yo estoy seguro que mi prisión es transitoria también estoy seguro que la prisión a la que están sometidos todos los venezolanos hoy también es transitoria”.

“Lo mejor que podría hacer Nicolás Maduro es renunciar”
Leopoldo López no dejó pasar la oportunidad de dirigir un mensaje al gobierno y quienes están al frente de los destinos del país. Durante la entrevista a CNN, declaró: “Yo diría a quienes hoy están gobernando Venezuela que entiendan que su propuesta fracasó, que han traído a Venezuela a un colapso generalizado, que ya la oportunidad que les dieron los venezolanos a lo largo de todos estos años y, en particular, a partir de la llegada de Maduro, ha probado ser un fracaso en todos los ámbitos”.

También se dio tiempo de hacer una sugerencia al presidente Nicolás Maduro: “Yo no tengo duda de que lo mejor que podría hacer Nicolás Maduro para todos los venezolanos, en estos momentos, es renunciar. Que renuncie y que ponga a la disposición de todos los venezolanos la posibilidad de que se elija una nueva AN, un nuevo presidente de la República, que se renueven todos los poderes públicos, tal como lo dice la Constitución”.

Aunque López reconoció que el país estaba en profunda crisis, también acotó que no era más grave “que otros países que han tenido que recomponerse totalmente después de guerras”. Por ello, recalcó su convicción de que “vamos a salir adelante, y esa convicción la he venido nutriendo con las experiencias, con las historias de tanta gente que he venido leyendo a lo largo de este año”. Añadió: “La idea fuerza para la Venezuela que está por venir es un país que se construya sobre la convicción de que todos los derechos deben ser para todas las personas”.

Final abrupto
El final de la entrevista llegó con brusquedad y el sonido lo indica. Mientras Leopoldo López asegura no estar arrepentido de sus planteamientos, se filtró a través del auricular ruido de forcejeo y la propia voz del dirigente discutiendo con alguien más a quien le dijo: “Aquí están ya dándole al teléfono… Que no, vale, Coronel. ¿Qué pasa, hermano? ¿Qué pasa? Que no puede, no puede. No puede quitarme la llamada. ¡No puede quitarme la llamada! Si me quieren castigar, me castigan, pero no pueden quitarme la llamada… ¡Aló!”.

López todavía pudo disponer de unos minutos para decir que ya estaba rodeado por funcionarios de seguridad que lo grababan con cámaras: “Quieren arrancarme el teléfono pero no lo voy a permitir”.

Reiteró que asumiría las consecuencias de haber hablado por teléfono con un medio de comunicación: “No podemos encarcelar lo que son nuestros derechos, y es un derecho de que yo tengo de poder hablar. Es un derecho que yo tengo, como lo tienen todos los presos, de recibir visita. Yo no puedo recibir visitas, yo no puedo recibir a las personas que quieran venir a conversar conmigo y he estado sometido a una situación de aislamiento, a una situación de incomunicación”.

Tras esa declaración, el dirigente opositor logró concluir: “Nosotros aquí, en todo momento, estamos siendo perseguidos. Estamos siendo seguidos por los funcionarios de la dirección de Inteligencia Militar. Incluso, en nuestras conversaciones privadas, siempre hay una cámara, siempre hay un micrófono. Siempre hay un funcionario que está buscando evitar que nosotros podamos comunicarnos”.

Fue lo último que Leopoldo López dijo pues se escuchó un forcejeo aun más breve antes de que la comunicación se cortara definitivamente.