• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Leocenis García: Yo creo que Nicolás duerme con un ojo abierto y otro cerrado

El editor del semanario Sexto Poder y promotor de los derechos humanos dice que la mayor derrota fue que "los pobres se le voltearon" a la revolución

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Entre San Miguel Arcángel y don Vito Corleone se mueve a diario Leocenis García: el jefe de los Ejércitos de Dios y el jefe de la Cosa Nostra neoyorquina, los ángeles y la mafia. Una combinación contradictoria ¿o complementaria? para quien se dedica a hurgar a diario en los conflictos del Gobierno y la oposición venezolana. Y a escribir sobre ellos.

No es metáfora. García se declara coleccionista y devoto del arcángel que, según el cristianismo, tendrá arte y parte el día del juicio final, y al mismo tiempo asegura que su pasión por la novela de Mario Puzo que Francis Ford Coppola llevó al cine como una trilogía es absoluta. "Casi me sé de memoria todos los diálogos de las tres películas", asegura entre risas.

Pero lo que lo trajo a la redacción del periódico es otra cosa: "Yo quería hablar porque entiendo bien lo que está pasando dentro del chavismo.

No es una puja para entregar el poder, sino para acabar con alguien que puede poner en peligro la propia supervivencia", dice. Como un mantra, casi al terminar cada respuesta, repite que asume la responsabilidad de lo que dice.

--Tres horas antes de que el CNE diera el primer boletín el domingo pasado usted puso en Twitter los números casi exactos y dijo que se los dio un alto funcionario militar. ¿Es el mismo militar que Henrique Capriles tenía pensado para ministro de la Defensa? --No.

--¿Por qué los militares le dan a usted ese tipo de información? --Ese día el CNE tuvo que convencer a los militares de que había ganado Maduro.

Por eso los militares tenían los resultados 3 horas antes. Así Maduro hubiera ganado por 200.000 votos, los militares son conscientes de que este no es un gobierno poderoso.

No hay transición sin militares. Cuando Capriles contó que Maduro le había dicho que tenía que consultar lo del recuento, a quien le consultó fue a los militares.

--¿Sólo a los militares? --La segunda consulta fue a los hermanos Castro. Nicolás habla todos los días con Raúl Castro, una cosa que no hacía ni Chávez. No pueden desmentirme.

El poder real. En marzo, cuando algunas encuestadoras decían que Maduro ganaría por 15% y hasta 20%, y otras daban ganador a Capriles, Leocenis García escribió en su Twitter que la diferencia entre ambos candidatos no sería mayor de 5 puntos.

--¿Pura intuición? --Yo sabía lo que iba a pasar con la movilización: Chávez podía pedirle 20 millones de bolívares a Pdvsa y se los daban, pero a Nicolás le decían `tengo 5’. Para el chavismo auténtico, Chávez era el líder de la revolución, Nicolás es como el vecino que se tienen que calar a la fuerza. Cuando Chávez nombró a Maduro como sucesor yo dije que fue una gran irresponsabilidad.

--¿A quién debió nombrar? --El líder natural del chavismo, el que estaban preparando varios sectores era Diosdado Cabello. Chávez, por su megalomanía, terminó negando la realidad y puso a un acólito de él. Eso generó fricciones que me transmitió gente cercana a la movilización del partido y a las bases.

Nicolás es un hombre leal a Chávez y a La Habana, pero no es un líder.

-- En las elecciones internas del partido en 2008 como en las legislativas de 2010, Cabello fue de los menos votados. ¿No es el malquerido del PSUV? --Difiero. De los 20 gobernadores, 15 son simpatizantes de Diosdado. Cuando analizas los puntos clave del Gobierno, todos simpatizan con Diosdado. No hay ningún ascenso militar desde 2003 que no haya pasado por sus manos. Yelitze Santaella, que manejaba las finanzas del PSUV y ahora es gobernadora de Monagas, es ficha de Diosdado.

Tres cabezas. García no duda en afirmar que en el chavismo sin Chávez el poder tiene tres cabezas, como el mitológico Cancerbero: Rafael Ramírez, Diosdado Cabello y Nicolás Maduro. "El que menos poder tiene es Maduro. Si tuviese poder, no tendría que hablar del `comando estratégico político militar de la revolución’, que es el equivalente a decir: `Yo no mando nada, sino que tengo que consultar’. No quisiera estar en sus zapatos", dice.

Pero sostiene que los hilos del poder los maneja Cabello, a quien define como "un jugador de ajedrez".

Afirma que fue el primer vicepresidente del PSUV quien movió las fichas necesarias en los poderes públicos entre diciembre y marzo, impuso la jugada de continuidad administrativa acogida por la presidente del TSJ, Luisa Estella Morales, se aseguró de mantener su relación con el Sebin y retrasó la toma de posesión de Chávez en la Asamblea para que Maduro terminara juramentado.

--¿De los votos que sacó Maduro, cuántos son de él y cuántos de Chávez? --La derrota más grande del chavismo no es haber ganado por un punto como dice el CNE o perdido por cinco, como dice Capriles, sino que los pobres se le voltearon y le dijeron a Maduro: "A usted no lo seguimos". Si la revolución no toma correctivos profundos, está condenada a muerte y eso lo saben quienes deciden en el partido.

--¿De qué depende que Cabello siga moviendo las piezas del ajedrez a favor de Maduro? --Llegará un momento de crisis en el que el chavismo tendrá que optar por su propia supervivencia. Y cuando hablo del chavismo, hablo de la FANB porque se trata de un cuerpo político, partidista y deliberante. Es un iluso quien crea lo contrario.

--Maduro impidió marchar a la oposición, Cabello silenció a los diputados de la unidad y Morales dijo que las papeletas no se cuentan ¿Esto es una continuación del chavismo conocido o algo diferente? --El Gobierno que amaneció el 15 de abril no es el que estaba un día antes de las elecciones, este es un Gobierno débil. Nicolás comete un profundo error cuando quiere comparar la victoria que obtuvo la oposición en el referéndum por la reforma por escaso margen, con esto. Son dos cosas diferentes. Recuerdo a Chávez cuando en 2007 dijo: "Yo, una victoria así no la hubiera querido".

--Claro, Chávez entendía que cambiar una Constitución con tan escaso margen mellaría su legitimidad. --Así es. La fortaleza de Maduro no es hablar, es callar. Yo creo que Nicolás duerme con un ojo abierto y otro cerrado, porque sus enemigos no son los millones de venezolanos que claman en la calle por el recuento de los votos, son las miles y miles de personas alrededor de un Gobierno burocratizado que no lo ven como un líder.

--Luego de 14 años de un sistema contrario a la libertad de expresión, ¿qué implica la advertencia de Maduro a los medios de comunicación al llamarlos a definir sus posiciones políticas? --Nicolás está tan desinformado que esta semana fue contra medios que hace tiempo colaboran con un sector del Gobierno. Él está desfasado de la realidad. Nicolás no ha entendido que su situación es distinta a la Chávez y que no tiene el poder de Chávez.

--¿Por qué los lectores deberían creer lo que usted dice? --Antes de las elecciones de octubre dijimos que Chávez ganaba con 8,2 millones y 10 puntos; después del 7-O dijimos que volvía el cáncer y que diciembre sería clave; en enero titulamos que Cabello repetiría en la AN; dos días antes de que el presidente muriera dijimos que ya no había nada que hacer por él; y luego el famoso twit del domingo con los resultados. Mi compromiso es con la verdad.