• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Juicio por rebelión fue para condenar y no buscó la verdad”

Alonso Medina Roa aseguró que hubo irregularidades en el juicio / Álex Delgado

Alonso Medina Roa aseguró que hubo irregularidades en el juicio / Álex Delgado

Alonso Medina Roa, defensor del general Oswaldo Hernández, aseveró que el tribunal accidental que juzgó a oficiales por conspiración no demostró los hechos ni identificó a los instigados 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La defensa del general retirado Oswaldo Hernández y del capitán Juan Carlos Nieto Quintero, dos de los nueve oficiales condenados por instigación a la rebelión, aguarda por la publicación de la sentencia del Consejo de Guerra Accidental de Caracas para apelar ante la Corte Marcial. El abogado Alonso Medina Roa aseguró que el juicio estuvo lleno de irregularidades: “Hubo un proceso que se llevó a cabo para imponer una condena y no buscar la verdad, para dar apariencia de legalidad a un proceso con una condena preexistente”.

Refirió que Oswaldo Hernández, condenado como autor de la conspiración a la pena de 8 años y 7 meses, fue el único de los oficiales que habló en el juicio. “El general Hernández en su declaración contó las visitas que recibió, cuando estaba en la Dirección de Contrainteligencia Militar, de dos militares del gobierno que le ofrecieron llevárselo al exterior a cambio de involucrar a otros oficiales”, señaló.

Hernández, general de la Aviación, era director de Planificación y Doctrina del Viceministerio de Educación para la Defensa. Fue detenido, el año pasado, en medio del anuncio de una conspiración develada por el presidente Nicolás Maduro.

 Medina sostuvo que dentro de las ilegalidades del juicio destaca la instalación de un tribunal accidental, que según el Código Orgánico de Justicia Militar se constituye en estados de excepción. Llamó la atención sobre el hecho de que la Fiscalía dijo que dos reuniones con fines conspirativos se habrían realizado en Maracay, por lo que “no se justifica que el juicio no se hubiese radicado en Aragua”.

Añadió que el presidente del Consejo de Guerra Accidental, coronel Alfredo Enrique Solórzano, encabeza el tribunal militar de Maturín. “Algunos de los testigos ofendieron la justicia, hubo oficiales que negaron dónde ejercen funciones, algunos asignados en La Habana y Bolivia; se presentaron funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar con cédulas falsas”.

Afirmó que no se demostró que hubo instigación a la rebelión “porque para que se cumpla el delito se requiere la evidencia de instigador e instigado”. Tampoco hubo pruebas del delito contra el decoro militar por el que también fueron condenados seis de los nueve militares, recordó.

Indicó que  el capitán retirado Juan Carlos Nieto fue víctima de tortura y tratos crueles por parte de un funcionario de inteligencia militar. “Estos atropellos se denunciaron ante el tribunal pero no hubo pronunciamiento pese a las normas internacionales; uno de los testigos promovidos fue identificado por Nieto como su agresor”, declaró. Nieto deberá cumplir una pena de cinco años y cuatro meses en la Policía Militar.