• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Judas no escapó a la polarización

La Quema de Judas es parte de una tradición que expresa el descontento popular sobre una figura pública o situación política | Foto: Raúl Romero

La Quema de Judas es parte de una tradición que expresa el descontento popular sobre una figura pública o situación política | Foto: Raúl Romero

La cita electoral del próximo 14 de abril y la coyuntura política tuvieron una poderosa influencia en la escogencia del muñeco traidor. En la parroquia El Cementerio, sin embargo, hubo una excepción

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con un beso en la mejilla, Judas Iscariote entregó a Jesús. Después, ni las 30 monedas de plata que recibió como recompensa le bastaron para tranquilizar su conciencia y por eso, según narran las escrituras sagradas, decidió suicidarse ahorcándose en un árbol.

En Venezuela, además de la misa de Pascua, la Semana Santa concluye con la tradicional Quema de Judas, en la cual las comunidades y pueblos prenden fuego al muñeco que simboliza la traición.

A menos de 15 días para que se celebre una nueva contienda electoral, la polarización política logró colarse en esa ancestral expresión cultural y ayer, Domingo de Resurrección, algunas calles de la capital mostraron rostros alusivos a los contendores principales de los comicios.

Por mentiroso. Un muñeco con traje gris y dólares falsos en la solapa, una gorra roja con las siglas del PSUV sobre la cabeza y una foto con la imagen del presidente candidato Nicolás Maduro a la altura del rostro, fue colocado frente a un árbol en la avenida Las Fuentes de El Paraíso. Ismael León, quien coordina el partido Voluntad Popular en la parroquia, dijo que estaban ante la presencia de un mentiroso: “Durante 106 días engañó al país”.

“¡Maduro, sin duda, tú eres este Judas!”, gritó un coro de cerca de 15 personas que rodeó la imagen ayer antes del mediodía.

 Con sancocho y piscina. Oscar Torres lleva 26 años haciendo Judas de papel bond, cartón y tirro, en San Agustín del Sur. Aclara que en la elección del apóstol participa la mayoría de los vecinos y que los escogidos siempre expresan un tema imposible de obviar. Mostró una carpeta de fotos con sus trabajos anteriores y por allí desfiló desde Ricky Martin hasta un joven que representaba la inseguridad. En la calle Atrás de los Pasajes, de esa comunidad, los niños vencían el sopor bañándose en una piscina, mientras los adultos le daban vuelta al sancocho. Entretanto, un muñeco alusivo a Henrique Capriles vestía una impecable camisa Calvin Klein y calzaba zapatos de cuero marrón para su debut como Judas.

Guasa y tradición. Ayer, las redes sociales informaron de una insólita captura: en la urbanización Menca de Leoni, de Guarenas, agentes de Poliplaza detuvieron al “Judas de la mentira”. Los usuarios comentaban sarcásticamente que reunirían para comprarle una pizza, pues se lo habían llevado sin siquiera leerle sus derechos constitucionales.

La actividad fue absolutamente distinta en la avenida Los Cármenes de El Cementerio, donde toda la comunidad festejaba una tradición iniciada 72 años atrás. Juan Loaiza dijo que estaban quemando la mentira, pero advirtió que en más de siete décadas jamás le han colocado un nombre al muñeco, pues prefieren que cada quien le otorgue su propio significado. “Queremos que se preserve el acervo cultural de nuestras raíces”, afirmó.