• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Caldera justificó que Capriles lo excluyera de su proyecto político

Juan Carlos Caldera, diputado

El diputado Juan Carlos Caldera ofreció su versión sobre el caso

El candidato reaccionó en tiempo récord ante la acusación de presunta corrupción que involucró a un diputado de Primero Justicia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ceño fruncido, dedo índice alzado. El gesto acompaña una parte de la declaración en la que se percibe un temblor leve en la voz: "No voy a permitir nunca que nadie utilice mi nombre para beneficio personal". Henrique Capriles Radonski reaccionó con la rapidez de reflejos de un campocorto para atrapar una pelota en un ángulo imposible. Fue la misma velocidad que, como candidato presidencial a 24 días de medirse en las urnas, exhibió ayer a mediodía para deslastrarse de un compañero de partido en Primero Justicia, de fórmula en el llamado "Trabuco" y de luchas políticas por más de una década: el diputado Juan Carlos Caldera.

"Él queda fuera de este proyecto político. Él se puso al margen". El aspirante a la Presidencia había dicho esa frase cuando apenas terminaba de proyectarse en otra rueda de prensa un video en el que Caldera aparecía contando el dinero que un empresario le había dado a través de un intermediario. El diputado Julio Chávez del PSUV presentó la prueba audiovisual, pero se cuidó de proteger la identidad del hombre que dio los fondos que, aclaró Caldera después, era Wilmer Ruperti. El material parecía tener el poder destructivo de un misil lanzado contra el abanderado de la oposición, quien, sin embargo, envió un mensaje a simpatizantes y detractores: será severo para castigar aquello que apenas parezca corrupción, incluso si el involucrado es un colaborador entrañable.

Nadie sabe todavía si la respuesta de Capriles lo favorecerá en las encuestas o en los comicios. El primer termómetro, sin embargo, fueron las redes sociales en las que sus simpatizantes lo alababan por la firmeza de su proceder y lo contrastaban con Chávez y su entorno, a los que acusan de colocar bajo la alfombra innumerables expedientes de corrupción, incluso uno muy mencionado ayer por los tuiteros: el del maletín con 800.000 dólares que Guido Antonini Wilson intentó llevar a Argentina y del cual la justicia venezolana apenas ha arrojado luces. Al mismo tiempo, los usuarios de cuentas afines al Gobierno insistían en atacar a Capriles. Algunos, afirmaban que el castigo a Caldera era una maniobra para distraer a las bases del chavismo.

Todo ocurría mientras el país esperaba alguna señal de Caldera que llegó en un mensaje de Twitter, en el que anunció una rueda de prensa a las 4:00 pm. "Le voy a hablar al país", dijo mientras recordaban los recientes incidentes que califican de "guerra sucia". Dirigentes como David de Lima y William Ojeda habían desertado de la MUD y acusaron a Capriles de tener un plan económico neoliberal; voceros de partidos pequeños habían acusado a De Lima de ofrecerles sumas en dólares para abandonar al candidato opositor; Capriles había llegado en lancha a un mitin en Puerto Cabello cuando lo asediaron en el aeropuerto local y le bloquearon las vías terrestres.

Caldera apareció a las 4:00 pm en la quinta La Piragua de Las Mercedes. Hizo un esfuerzo de autocontrol en un día que calificó de largo. Dio su versión: se reunió tres veces con Luis Peña, un emisario de Ruperti, en un apartamento del empresario en Los Palos Grandes. El encuentro se hizo por gestión del diputado Heliodoro Quintero quien admitió haber sido intermediario.

Caldera dijo que recibió 40.000 bolívares para su campaña como candidato a alcalde de Sucre, Miranda, en las elecciones de marzo próximo: "Lo que recibí nada tiene que ver con Capriles". Defraudó a quienes apostaron que se enfrascaría en una controversia con el candidato presidencial.

Dijo que "no saltaría la talanquera", se puso a la orden para las investigaciones, se mostró seguro de que la verdad lo exculpará y reconoció que fue ingenuo al permitir que se le grabara en lo que le pareció un set de TV dispuesto para dañar a Capriles.

Dijo que no había conversado con Capriles. Muchos de quienes le escucharon pensaron que aceptó inmolarse para evitar que un escándalo afecte las posibilidades de su compañero. Afirmó que lo sigue apoyando: "Él hizo lo que tenía que hacer".

Ataca y sigue

Henrique Capriles Radonski se anticipó a las declaraciones del oficialismo sobre el dinero que un empresario le entregó a Juan Carlos Caldera, y atacó: se separó del parlamentario de dos maneras distintas.

Primero, le quitó sus responsabilidades en el Comando Venezuela, especialmente las que cumple ante el CNE y, segundo, se distanció de cualquier vínculo con el video, y recordó que siempre ha luchado contra la corrupción. Enumeró méritos: en el Congreso, organismo en el que fue el más joven; en Baruta, donde es el único que ha sido reelegido, y en Miranda, donde enderezó el desastre financiero que dejó Diosdado Cabello.

Capriles, que no se detuvo ni a responderle a la prensa, dijo: "Yo no estoy en ese pantano de corrupción". Su ritmo de campaña no se paraliza ante las adversidades. Como en Puerto Cabello, donde se apareció en un peñero; luego del video, Capriles se fue a cumplir con su agenda en Anzoátegui, en la noche.

Responsabilidad de Cabello

Juan Carlos Caldera sorprendió al responsabilizar al presidente de la AN, Diosdado Cabello, de su integridad y la de su familia.

"Es público y notorio la adversidad, las discusiones que he tenido con Cabello", destacó. Se resguardó en su trayectoria política para manifestar su confianza en que con el tiempo se despejarán las sombras que ayer lo cercaron. Refirió que la tempestad que atraviesa lo llevará a no ser tan ingenuo. Visiblemente afectado, insistió en que los 40.000 bolívares recibidos en dos reuniones con el vocero de Wiliam Ruperti, Luis Peña, eran para su campaña para Sucre y que los recursos los recibió luego de las primarias. "¿Cuál es el delito? Si se trata de aniquilarme moralmente, eso es otra cosa", señaló el diputado. Al ser consultado sobre lo prematuro del financiamiento, dijo que, aunque la prioridad es trabajar por el triunfo de Capriles, no ha descuidado la lucha por Sucre. Dijo que eran para la precampaña.