• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Jesús “Chuo” Torrealba responderá mañana a petición de la MUD

“No se trata de ver esto como una amenaza, es una oportunidad para avanzar”, expresó Torrealba | Foto ARCHIVO/MANUEL SARDÁ

Jesús "Chuo" Torrealba | Foto ARCHIVO / MANUEL SARDÁ

La alianza de partidos de oposición propuso al comunicador social como secretario ejecutivo, en sustitución de Ramón Guillermo Aveledo. Analistas políticos coinciden en que el fundador de la asociación civil El Radar de los Barrios ayudaría a la oposición a acercarse a la realidad de la gente y conquistar los sectores populares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jesús “Chuo” Torrealba informó que este miércoles responderá oficialmente a la solicitud hecha por la Mesa de la Unidad Democrática de asumir la Secretaría Ejecutiva.

El periodista, que en caso de aceptar sustituiría en el cargo a Ramón Guillermo Aveledo, ayudará a la oposición a acercarse a la realidad de la gente y conquistar los sectores populares, de acuerdo con analistas políticos.

José Vicente Carrasquero, profesor en Ciencia Política y consultor en Opinión Pública y Campañas Electorales, considera que Torrealba tiene un conocimiento de las demandas de la gente y sabe cómo canalizarlas.

“Es una persona de trabajo social, dedicada a fomentar la interacción entre los actores sociales”, dijo.

A su juicio, que sea un profesional de la comunicación hace que logre una mayor conexión con los demás.

Carrasquero precisa que la diferencia básica entre él y Aveledo es que el ex secretario ejecutivo de la MUD es un político de profesión, que tiene un mejor dominio de cómo se manejan los partidos políticos y la vinculación que existe entre ellos y la sociedad civil.

Sin embargo, destaca que la posible designación de Torrealba en el cargo sería positiva, porque “a cualquier partido político le hace falta saber cuáles son los problemas de la gente y cómo se pueden resolver”.

El fundador de la asociación civil El Radar de los Barrios representaría una cara opuesta a Aveledo, más precavido y diplomático.

De acuerdo con Carrasquero, el periodista también tiene las herramientas necesarias para lidiar con los partidos políticos que integran la MUD y para conversar con el Gobierno, en caso de ser necesario.

“Puede impulsar un proceso de entendimiento o de acercamiento con el Gobierno, no necesariamente de diálogo. Lograr que se depongan actitudes que no colaboran”, dijo.

Para el éxito de su gestión, considera que sería necesaria la colaboración de los miembros políticos de la MUD.

“Tienen que poner de su parte. Si lo van a llamar para coordinar algo no van a venir luego con imposiciones. Él debe tener la autonomía de reaccionar y ser proactivo ante alguna circunstancia sin tener que pedir permiso a todos. La MUD debe responder con velocidad”, ratificó.

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, coincide en que asumir el cargo representaría un reto para Torrealba, tomando en cuenta que están involucrados diversos partidos políticos.

“Para @ChuoTorrealba estar ahí no será fácil. La objetividad no indica complacer a todos, sino lograr mecanismos concertados para decidir”, escribió en su cuenta en Twitter.

Al igual que Carrasquero, piensa que la oposición ganaría con Torrealba “una cara más social y vinculada a los problemas del pueblo básico, que tanto le hace falta”.

“Afirmamos hace un tiempo que la MUD necesitaba un notable. @ChuoTorrealba lo es para país grande y para las élites”, agregó en su perfil en la red social.

Reestructuración

El presidente de la encuestadora Keller & Asociados, Alfredo Keller, informó que 70% de los opositores pide una reestructuración de la Mesa de la Unidad Democrática.

De acuerdo con la encuesta del tercer trimestre del año, la gente quiere que sea más política y menos administrativa.

“Se quiere más contacto con la gente, una oposición más aguerrida que desmonte el proyecto extremista del Gobierno, que actualmente tiene el rechazo de 40% de los chavistas”, expresó.

Keller agregó que la exigencia de la oposición de reestructurar la MUD comenzó después de las elecciones de abril: "Un 83% de los opositores estaba convencido de que había que confrontar al Gobierno porque se había robado las elecciones. La MUD pedía dialogar, no hacer olas. Eso generó una gran frustración”.