• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Jaua: Revolución no reconoce como interlocutor a la MUD dirigida por EE UU

Jaua considera positiva la reunión de alcaldes y gobernadores de oposición con el presidente Maduro | Cortesía Prensa Miraflores

Jaua considera positiva la reunión de alcaldes y gobernadores de oposición con el presidente Maduro | Cortesía Prensa Miraflores

Propone identificar a los adversarios que pretendan derrocar al gobierno y que no reciba fondos internacionales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El oficialismo apuesta al diálogo, pero bajo condiciones. La principal es que desconoce a la Mesa de la Unidad Democrática. Elías Jaua, ministro de Relaciones Exteriores, duda de establecer relaciones con quienes participaron en la intentona en 2002.

“Quienes niegan al pueblo chavista y sueñan con una venganza fascista no serán nunca interlocutores válidos para el gobierno y los revolucionarios”, alertó, en un artículo titulado “Diálogo”.

Jaua considera positiva la reunión del presidente Nicolás Maduro-gobernadores y alcaldes de oposición, y espera que sea entendida en una “justa dimensión” del principio constitucional de corresponsabilidad y de garantizar la estabilidad y la paz. Sin embargo, indicó que un grupo de los asistentes a Miraflores estarían comprometidos con la “estrategia norteamericana” de debilitar y luego derrotar la revolución.

“Igual de peligrosos son quienes no asistieron, como el gobernador de Miranda, que quedó en solitario en su estrategia de desconocer al presidente de la República, lo que evidencia su falta de talante democrático y provocar una confrontación entre venezolanos, y justificar una intervención extranjera”, dijo, al tiempo que propuso identificar al adversario principal, escudriñar los propósitos de los asistentes a la reunión: en el primer grupo, “pitiyanqui y antidemocrático”; en el segundo, quienes quieren gobernar con apoyo del gobierno para fortalecer sus liderazgos locales y otros que pertenecen a una incipiente corriente socialdemócrata que procura una ruptura con la hegemonía fascista, en la llamada Mesa de la Unidad Democrática.

Aspira una “oposición democrática”, pero reconoce que es temprano para definirla y rechaza que traten, desde la MUD, de secuestrar la vocería de los alcaldes con la Comisión de Seguimiento Reunión con el Presidente.

“La revolución bolivariana no reconoce como interlocutor a esa coalición dirigida por burgueses financiados por el gobierno de Estado Unidos. El diálogo es con los alcaldes elegidos por el pueblo, no con una élite que hasta las propias bases opositoras desconocen por traerlos de derrota en derrota”.

Al igual que Maduro, impone las siguientes condiciones para el diálogo: “Que la oposición renuncie al financiamiento del gobierno de los Estados Unidos, de partidos europeos o cualquier organismo extranjero; que renuncie a la vía violenta para derrotar al gobierno; que en su programa político establezca la defensa de la soberanía, especialmente la soberanía petrolera, y el sistema de protección social público y gratuito (educación, salud, pensiones, etc.)”.

“El diálogo y la reconciliación son valores de los revolucionarios. Lo demostró Mandela, quien combatió con armas en la mano, por ello fue encarcelado por 27 años y sometido a tratos crueles, y al lograr la victoria electoral, tras la derrota política y militar del régimen del Apartheid, logró unir a los sudafricanos sobre unos principios básicos, pero a cambio los segregacionistas blancos, derrotados, renunciaron a sus intenciones de derrocarlo y de llevar al país a una guerra étnica, como lo intentaron en los primeros años, a través del grupo Inkata”, señaló.

El canciller afirmó que a pesar de ser de una generación que sufrió persecución, encarcelamiento, torturas, desapariciones y ajusticiamientos, no encarcelaron a los victimarios.

“El objetivo de nuestra revolución no es la venganza sino la justicia. En contrario, la derecha no ha dejado ni un solo día en intentar derrocarnos y cobrarnos el haberlos derrotado para hacer una revolución democrática, bolivariana y socialista”.