• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Jaua: Hay voluntad de avanzar con EE UU tras encuentro "cordial" con Kerry

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, con el ministro venezolano de Relaciones Exteriores, Elías Jaua / EFE

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, con el ministro venezolano de Relaciones Exteriores, Elías Jaua / EFE

En el encuentro sconversaron sobre la posibilidad de que los embajadores de ambos países vuelvan a Caracas y Washington

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro de Exteriores de Venezuela, Elías Jaua, afirmó hoy que mantuvo un encuentro "cordial" y "franco" con el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, en el que ambos expresaron la voluntad de avanzar en la mejora de las relaciones bilaterales.

Jaua señaló en declaraciones al canal interestatal Telesur que en el encuentro conversaron sobre la posibilidad de que los embajadores de ambos países vuelvan a Caracas y Washington, y expresaron la voluntad de tener las mejores relaciones.

"Tenemos la mejor voluntad así se lo hemos manifestado porque nos lo pidió el presidente (de Venezuela) Nicolás Maduro, de que esto sea así, pero tenemos que esperar", indicó Jaua.

"Hay toda la buena voluntad de hacerlo, creo que en el secretario Kerry hay toda la buena voluntad, pero mucho más allá de la buena voluntad a veces de un servidor publico por alto que sea el cargo que desempeñe depende de muchos otros factores", agregó, al asegurar que la reunión fue "cordial, franca".

Comentó que se habló de "la posibilidad de avanzar relativamente en el establecimiento de una representación de más alto nivel diplomático en ambos países".

Las representaciones diplomáticas de Venezuela y EE.UU. en Washington y Caracas, respectivamente, están en manos de encargados de negocios desde 2010 tras la retirada del plácet del Gobierno venezolano al embajador propuesto por la Administración de Barack Obama y la respuesta de ésta retirándole la visa al embajador del país suramericano en la capital estadounidense.

Jaua se mostró confiado en que "esta reunión marque el inicio de una relación de respeto. Una buena relación entre el Gobierno del presidente Nicolás Maduro y el Gobierno del presidente Barack Obama es lo que conviene a ambos pueblos, es la garantía de paz y estabilidad para nuestros pueblos", dijo.

El canciller venezolano indicó que se pueden tener buenas relaciones sobre la base del respeto mutuo, la no injerencia en los asuntos internos y el tratamiento adecuado de los desacuerdos.

"Cada uno puede tener las criticas a las visiones, a las orientaciones, a las percepciones de procesos políticos tanto interno como de la agenda internacional, pero podemos tratarlos adecuadamente por canales diplomáticos en algunos casos, y en otros casos de manera adecuada, públicamente", dijo.

Señaló que la secretaria de Estado adjunta para Latinoamérica, Roberta Jacobson, y el encargado de negocios de Venezuela en Washington, Calixto Ortega, trabajarán en una agenda de temas que, una vez haya avanzado, se tendrán fechas "de próximas reuniones entre altos funcionarios de ambos Gobiernos".

Jaua señaló que aprovechó para entregar un informe sobre los incidentes sucedidos en Venezuela tras las elecciones del 14 de abril, que dejaron 11 muertos y 80 heridos, y "alertar" a Kerry de la actuación de "grupos antidemocráticos en Venezuela, que amenazan la democracia venezolana".

"Hay mucha desinformación a veces sobre la actuación antidemocrática de la oposición en el mundo, quisimos que él tuviera una información de primera mano para que se haga su propio juicio", afirmó.

Venezuela y EE.UU. atraviesan uno de los puntos más bajos en sus relaciones diplomáticas, pese a la intensa agenda comercial que mantienen, fundamentalmente por el petróleo.

En los últimos meses diversos incidentes han ido enfriando más y más una relación que ya trataron de encauzar a finales de noviembre con unas conversaciones inicialmente reservadas que no prosperaron.

A mediados de marzo, el Gobierno venezolano suspendió ese diálogo tras unas valoraciones del Departamento de Estado sobre las elecciones que se iban a celebrar en abril en el país suramericano que el Ejecutivo de Nicolás Maduro consideró ofensivas.

El 5 de marzo, poco antes de conocerse el fallecimiento del presidente Hugo Chávez, Venezuela expulsó a dos agregados militares estadounidenses en Caracas a los que acusó de "proponer proyectos desestabilizadores" a militares, y EE UU respondió seis días después con la expulsión de dos diplomáticos venezolanos.

Posteriormente, el propio Jaua amenazó con represalias económicas a EE UU si adoptaba sanciones contra Venezuela tras las elecciones del 14 de abril, ganadas por Maduro, comicios que la oposición no reconoce y ha impugnado.