• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Isabel Carmona de Serra: “Debemos convencer al sector oficial de que abraza una causa perdida”

Isabel Carmona: “El tiempo libre de la mujer es un derecho humano” | Foto Archivo El Nacional

Isabel Carmona: “El tiempo libre de la mujer es un derecho humano” | Foto Archivo El Nacional

La presidente de AD entregará hoy al Parlamento la propuesta de ley de paridad de género para la elección de cargos públicos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidente de Acción Democrática, Isabel Carmona de Serra, consignará ante el Parlamento una propuesta para elevar a rango legal la resolución de paridad de género aprobada por el Consejo Nacional Electoral en 2015.

“Ayer, hace 70 años Acción Democrática le dio el voto a la mujer a través del decreto 217, durante la presidencia de Rómulo Betancourt. Hoy le tocará a Henry Ramos desde la Asamblea ser el propulsor del derecho a la igualdad para la elección de cargos públicos”, expresó Carmona por vía telefónica.

Carmona será una de las oradoras de la sesión especial convocada para hoy por la AN para homenajear a las mujeres venezolanas por el Día Internacional de la Mujer, celebrado ayer.

—¿Cuál debe ser el papel de la mujer en el proceso de cambio democrático y constitucional que impulsa la oposición venezolana?
—Las mujeres somos estrategas de la concertación y el entendimiento. Nuestro aporte será más eficaz en la medida que seamos capaces de convencer al sector oficial de que abrazan una causa perdida y de que es indispensable salvar a Venezuela de la destrucción a que ha llegado. Considero de suma gravedad las respuestas de violencia con que el oficialismo recibe los acontecimientos llevados a cabo por el pueblo en beneficio de un cambio democrático. Las mujeres estamos convencidas de que el camino es el diálogo y la concertación para evitar el sacrificio del pueblo.

—En ese contexto, ¿cuál es el papel de la mujer oficialista?
—Las mujeres del oficialismo padecen igual que nosotras las carencias de este modelo: sin comida, sin medicinas, sin agua, sin luz, sin seguridad. Todas, independientemente de la simpatía partidista, estamos en capacidad de garantizar el rencuentro y la búsqueda de un camino pacífico.

—¿Cómo convencer a la mujer que aún milita en esa causa perdida, como usted la define, para que se sume al cambio?
—No es cuestión de sacarle la idea de la cabeza a la gente. La idea se quebranta en la medida que el mensaje no es cumplido. Si se les prometió que el socialismo del siglo XXI era la redención de los oprimidos y los oprimidos se ven hoy más empobrecidos y ultrajados que ayer, esa idea va apagándose. Ellas interiormente están convencidas, porque son parte de este drama. Vamos a pedirles que sean aliadas de la causa para la recuperación de la República, en honor de sus propios hijos.

—¿Cómo valora el trabajo de las actuales diputadas en comparación con las que hicieron vida en el Parlamento anterior?
—No hay punto de comparación. En la legislatura anterior, la reforma de la ley de igualdad permaneció engavetada porque la fuerza de las mujeres chavistas negó la segunda discusión, y eso que se decían feministas. Hoy me siento muy contenta de encontrar a Delsa Solórzano presidiendo la Comisión de Política Interior. Es un signo de la confianza que se tiene en la capacidad y criterio políticos de las mujeres del país. Aunque el machismo sigue arraigado, hay un avance que no podemos ignorar.

—¿Cuál debe ser el aporte de las diputadas en la Asamblea Nacional de aquí a cinco años?
—Deben ser abanderadas de la paridad de género para la elección de cargos públicos que le otorga rango legal a la resolución administrativa del CNE. Tienen que luchar por crear los servicios necesarios para aliviar la carga doméstica que la mujer soporta en su vida cotidiana: el tiempo libre de la mujer es un derecho humano, pero no descansamos nunca porque vamos al trabajo y luego llegamos a la casa a seguir trabajando. Otro aspecto fundamental es procurar la desaparición de la violencia de género, desterrar las faltas de respeto a la dignidad de la mujer.