• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Insurgencia silenciosa” signa camino al III Congreso del PSUV

Maduro en reunión con las UBCH en Miranda/ Captura de pantalla

Se buscará reconocer a Maduro como presidente del PSUV

El partido de gobierno vive un intenso debate sobre la renovación de la dirigencia nacional y la división avanza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 19 de mayo se activaron las alarmas en el PSUV. La dirección nacional reporta que solo 35% de las 13.683 Unidades de Batalla Hugo Chávez, UBCH, habían efectuado reuniones preliminares a la escogencia de los delegados al III Congreso del PSUV.

La cúpula, que ocultó la cifra a la prensa, resolvió recorrer el país para acabar con la apatía en las UBCH, animar a la dirigencia y pedir “disciplina revolucionaria”.

Por eso el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, asumió las riendas en Cojedes, Monagas, Falcón y otros cinco estados; Nicolás Maduro participó en una reunión en Barinas y Miranda; el alcalde Jorge Rodríguez y la jefe de gobierno Jacqueline Faria visitaron las UBCH capitalinas, y Elías Jaua se desplegó por Miranda.

El trabajo político produjo un resultado: el 2 de junio 11.908 UBCH estaban registradas en el sistema del PSUV. Y en la jornada del 8 de junio 19.781 militantes se postularon como delegados.


Críticas

En mayo surgió un debate interno sobre lo que debía discutir y decidir el III Congreso.

La primera crítica: la elección de los delegados por las UBCH sería de segundo grado; es decir, deja sin derecho de participar a los 7,3 millones de militantes que se adjudica el partido.

La segunda: de 900 delegados que tendrá el Congreso, 540 serán escogidos por las UBCH mientras los demás entrarán directamente como miembros natos: gobernadores, alcaldes y ministros.

La tercera objeción: en la instancia nacional no se escogerán las nuevas autoridades. Solo se reconocerá a Maduro como presidente del PSUV y a Chávez como “presidente honorario”.

Cabello anunció, ante las quejas, que las nuevas autoridades del PSUV serán elegidas antes del 28 de enero de 2015 y que se trataría de un proceso de abajo hacia arriba. Primero se escogerán los equipos parroquiales, municipales y regionales, y finalmente la dirección nacional.

“¡Si no les gusta como funciona el PSUV, vayan y hagan otro partido!”, amenazó Cabello el 9 de junio a quienes, como la militancia de la Red Nacional de Círculos Bolivarianos y el Consejo Popular Revolucionario, denuncian la falta de democracia y la imposición de cogollos dirigidos por gobernadores y alcaldes del PSUV en la postulación de delegados, así como la prohibición de criticar al gobierno y al proceso.

Cabello pidió elegir delegados que respondan “al espíritu de la UBCH y no a grupos ni sectarismo”, y descartó el “dedazo”. Sin embargo, la división avanza.

Malestar. “El PSUV implosionará en el Congreso”, pronosticó un dirigente del Consejo Popular Revolucionario y militante del partido, que no entiende cómo se convoca a un congreso para revisar los principios y estatutos, en lugar de definir directrices al gobierno.

El consejo, integrado por 12 movimientos sociales y el Bloque Popular Revolucionario, ha surgido ante el sectarismo del PSUV y como espacio para que los grupos radicales tengan un eje de acción. En los próximos meses se constituirán otros grupos.

El ex alcalde de Coro, Rafael Pineda Piña, advirtió el 3 de junio en el artículo Debate o división, en la columna “Espartaco”, en Aporrea, el malestar en las bases chavistas: “En el municipio Miranda y en algunos otros municipios existe una queja permanente en las UBCH por la poca atención dada; expresan no haber recibido documentos para la discusión y el debate; que aparecen algunos candidatos entubados con la bendición de no se sabe quién, con el cuento de que quieren dividir el partido, pero la salvación son ellos como candidatos, incluso pretenden llenar unas planillas no se sabe para qué, a lo que las bases se están negando; como consecuencia, aparecen las amenazas”.

Pineda Piña señala que la “imposición es el orden del día”, lo que desdice de la democracia participativa y protagónica: “Frente a esa situación aparece una insurgencia silenciosa que reclama atención política y a los planteamientos que hacen a las instancias, sin repuesta; claman un debate. Un debate fructífero que contribuya a la unidad. Un debate en el cual el camarada no se sienta utilizado, se respete la disidencia y cesen las expresiones despectivas de guarimbero contra quien discrepe con la macolla”. 

Hernán Urbina expuso en “La Columna del Guerrillero”, del martes pasado en Aporrea, cómo veía la crisis interna: “Hasta ahora el PSUV se comporta como un apéndice del gobierno, sin la necesaria independencia para llamar la atención de los gobernantes. Al no producirse esta respuesta, ocurre, duélale a quien le duela, un hecho: la gente se está molestando y comienza a expresar su inconformidad”.


Afectada la “base social”

Las voces disidentes comienzan a expresarse y a ser reprimidas. Temir Porras Ponceleón escribió en Rebelión el artículo ¿Qué hacer en esta etapa de la revolución, que generó polémica por  comentarios duros contra el proceso.

“La incertidumbre política originada por la fatalidad (la muerte de Chávez) se ha venido agudizando como producto de un escenario económico complejo que, por primera vez, amenaza con resquebrajar la base social de la revolución. Nadie en su sano juicio, piensa que el principal responsable de sus problemas pueda ser la oposición”, expuso el ex diplomático.

Propuso fortalecer el liderazgo de Nicolás Maduro, no creando “el madurismo” sino exigiendo que ejerza la “jefatura política”.

Porras alertó sobre las siguientes amenazas: “a.- El fantasma de la regresión social nos acecha y es imperativo exorcizarlo; b.- el mal manejo macroeconómico conspira contra los esfuerzos sociales; c.- la revolución debe buscar un mínimo de estabilidad y gobernabilidad; d.- la revolución debe reconstruir su mayoría política para volver a ser la fuerza hegemónica; e.- las instituciones y políticas deben estar en sintonía con las aspiraciones de la inmensa mayoría”.

Porras después fue separado del cargo de comisionado presidencial de asuntos estratégicos del gobierno porque la “figura no se materializó” y cesan “en consecuencia sus efectos”.

Antes había sido desincorporado como presidente del Fondo de Desarrollo Nacional y del Banco de Desarrollo Económico Social.

Javier Biardeau rechazó las críticas de Porras, en especial el hiperliderazgo: “Chávez no avaló ni un liderazgo personalista ni cualquier otro de carácter antidemocrático. Si la cultura chavista reposa en un estilo político que concentra la jefatura en un solo hombre, entonces su carácter democrático estará definitivamente sellado”.

La jefe de El Correo del Orinoco, Vanessa Davies, también ha emitido críticas, por lo que ha sido castigada. Salió de VTV cuando le hizo una pregunta incómoda al ministro Rafael Ramírez. El miércoles pasado, en posición que fue criticada en Miraflores, se solidarizó con el humorista Luis Chataing.

 

La Cifra: 4% de las UBCH no se han registrado en el sistema del PSUV, aunque sí se han reunido.