• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Insulza: La oposición venezolana no puede dialogar si están presos sus dirigentes

Insulza salió al paso a Ecuador que recomendó a la OEA que abandone su sede permanente en Washington | Foto EFE

José Miguel Insulza, secretario general de la OEA | Foto EFE

El secretario general de la OEA considera que el gobierno debe demostrar con "gestos" que es posible una negociación que resuelva la crisis. "La oposición no se puede sentar a la mesa (de diálogo) cuando están presos una cantidad de dirigentes que, aunque quizás no querían ir al diálogo, son parte de la oposición", dijo en entrevista al diario español El País

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En entrevista con el diario español El País, José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, señaló que el diálogo "serio" es "indispensable" para poner fin a la crisis política en Venezuela, una situación que parece haberse agudizado desde las protestas de febrero.

Para Insulza, hasta los momentos "no ha existido una voluntad de diálogo real" entre los distintos actores políticos del país, sino "una cantidad de monólogos".

"Un diálogo significa primero que, además de hablar, uno escucha. Y escucha las razones de los otros y está dispuesto a hacer concesiones y a encontrarse a medio camino", dice el secretario general de la OEA en declaraciones a El País.

A su juicio, la oposición venezolana debe ver "gestos" de parte del gobierno que le demuestren que es posible una negociación. "La oposición no se puede sentar a la mesa (de diálogo) cuando están presos una cantidad de dirigentes que, aunque quizás no querían ir al diálogo, son parte de la oposición".

Aunque considera que uno de esos "gestos" fue la medida de casa por cárcel que benefició al excomisario Iván Simonovis, aún falta un acercamiento sincero entre gobierno y oposición.

"A lo mejor es un empujoncito [la liberación de Simonovis], pero no es suficiente probablemente para reiniciar el diálogo (...) Esto empezó en febrero. Estamos ya a fines de septiembre y, a pesar de que el diálogo empezó con un debate en que todos dijeron lo suyo, después había que sentarse y decir qué a cambio de qué, y la verdad es que eso no ocurrió", reconoce Insulza.

Lea la nota completa en El País.