• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

"Impediremos que militantes del PSUV usurpen el voto opositor"

Dirigentes del Comando Simón Bolívar de Táchira y Mérida afirman que con testigos bien entrenados se pueden detener los abusos contra empleados públicos y beneficiarios de las misiones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Empleados públicos, beneficiarios de las misiones, pensionados y jubilados o cualquier que tenga alguna dependencia con el Gobierno son los más vulnerables a las presiones ejercidas por la maquinaria electoral oficialista, aseguran Eduardo Marín y Carlos García, representantes del Comando Simón Bolívar en Táchira y Mérida, respectivamente, estados en los que la oposición ha sido exitosa en sus esfuerzos para detener los abusos.

Marín cuenta que en las elecciones presidenciales del 7 de octubre los testigos del PSUV presentes en cada mesa pretendían votar hasta por cinco personas con la excusa de que se trataba del voto asistido que permite que el elector sufrague acompañado de una persona de su confianza.

"Nosotros estábamos pilas y con el apoyo de la gente que se sumaba a la denuncia de este tipo de irregularidades logramos disminuir su impacto en los resultados definitivos. Para el 14 de abril hemos afinado el entrenamiento de nuestros testigos e impediremos que militantes del PSUV usurpen el voto opositor", advirtió el dirigente tachirense.

En Mérida, explica García, organizaron grupos de abogados que se dirigen a los municipios rurales donde es más recurrente este tipo de irregularidades.

"Tratamos de evitar que muchos funcionarios públicos que estaban en condiciones físicas óptimas fueran asistidos por testigos del PSUV. Se supone que ellos tienen la lista de los empleados públicos y beneficiarios de las misiones, a los cuales obligan a pasar por los puntos rojos. En la práctica, esos puntos rojos operan como alcabalas ilegales, donde se chequea la asistencia de los funcionarios y se intenta asegurar que votarán por el oficialismo", señala el integrante del Comando Simón Bolívar.

La experiencia acumulada en los dos estados andinos indica que los mayores esfuerzos en la defensa del voto se deben realizar en los centros de votación ubicados en zonas de difícil acceso donde el Gobierno concentra las fuentes de empleo y los programas sociales son instrumentados electoralmente.

"El 7 de octubre la oposición ganó en Mérida con 12.000 votos de ventaja. Pensamos que el 14 de abril podemos hacerlo con más de 30.000 sufragios, pues el chavismo está dividido y los seguidores del candidato execrado por el PSUV, Florencio Porras, están desmovilizados y no votarán por Nicolás Maduro", aseguró García.

En Táchira, donde la oposición también ganó el 7-0, se entiende que la clave para detener los abusos del voto asistido está en el efectivo desempeño de los testigos que trabajen a favor de la candidatura de Henrique Capriles Radonski. "Tenemos presencia en los 667 centros de votación del estado. Y a donde suelen ocurrir mayores atropellos hemos enviado nuestros testigos más capacitados", afirmó Marín.