• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Ibahri insta firmemente al gobierno a que anule la condena de Graterol

José Amalio Graterol, abogado de la jueza María Lourdes Afiuni | Omar Véliz

José Amalio Graterol, abogado de la jueza María Lourdes Afiuni | Omar Véliz

El Instituto de Derechos Humanos de la Asociación Internacional de Abogados emitió un informe donde asegurá que en el enjuiciamiento de José Amalio Graterol fue arbitrario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Baronesa Helena Kennedy, en su grado de Consejera de la Reina, sostuvo que "la condena de José Graterol constituye otro golpe al estado de derecho y a la independencia de la profesión jurídica en Venezuela".

Kennedy indicó que "existe un peligro real de que el caso Graterol produzca un efecto intimidatorio entre los abogados venezolanos, atemorizados de ser privados de su libertad por aceptar casos relacionados con la política".

"El Instituto de Derechos Humanos de la Asociación Internacional de Abogados insta firmemente al gobierno venezolano para que anule las sentencias penales que condenaron al Dr. Graterol y respete los tratados internacionales sobre los derechos humanos que ratificó, especialmente en consideración del lugar que ocupa actualmente en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU", agregó la Consejera de la Reina de Gran Bretaña según nota de la Web Internacional Bar Association.

Asimismo el Instituto de Derechos Humanos de la Asociación Internacional de Abogados (Ibahri, por sus siglas en ingles) aseguró a través de un informe que el procesamiento del abogado venezolano José Amalio Graterol fue arbitrario y no respetó las garantías básicas del debido proceso.

Ibahri ha sido la única organización internacional que ha mantenido observaciones durante las audiencias llevadas a cabo entre julio y diciembre de 2012.

El informe de 20 páginas, titulado "El juicio penal contra el abogado venezolano José Amalio Graterol", establece que además de las múltiples violaciones al debido proceso según el derecho nacional e internacional, el procesamiento y la condena de Graterol infringen numerosas garantías para el ejercicio de la abogacía establecidas en los Principios Básicos de las Naciones Unidas sobre la Función de los Abogados.

En particular, el informe menciona la preocupación del IBAHRI sobre:

La falta de una orden judicial al momento de la detención del abogado Graterol. La sanción penal retroactiva impuesta once días después de su detención, el día 15 de junio de 2012. Efectivamente, el Código Orgánico Procesal Penal de Venezuela se reformó para legalizar los juicios en ausencia, criminalizando el rechazo por parte del Dr. Graterol de seguir con el juicio en ausencia de su cliente. Esta acción llevada a cabo por parte de las autoridades venezolanas contradice las normas internacionales de derechos humanos, particularmente el artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (Pidcp) y el artículo 9 de la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos (CIDH).

Además, las contradicciones entre los argumentos del fiscal y la falta de testigos; así como las importantes demoras procesales durante el juicio.

Reacción de Graterol

En una entrevista exclusiva que se dio a conocer este martes Graterol le dijo al Ibahri: "Como abogados de la jueza Afiuni, las dificultades que hemos tenido son inmensas. Desde persecución política, persecución personal, sobre todo como abogado de la jueza Afiuni; hasta ser satanizados por algunos jueces y por algunos funcionarios del poder judicial, al punto de decirles a los clientes que tenemos, que no deben actuar con nosotros, independientemente seamos o no seamos buenos abogados, que sencillamente somos los abogados de la jueza Afiuni. O sea, se nos  ha tratado de evitar que ejerzamos la profesión de abogados. Pero nosotros seguimos en la lucha por una autonomía del poder judicial".

Agregó: "Como abogados de la jueza Afiuni, el caso más emblemático de tortura y de prisión política en Venezuela, nos han tratado de sacar del juego judicial. Es decir, han tratado de que nosotros no ejerzamos nuestra profesión. Han tratado de que no sigamos diciendo las cosas que están ocurriendo en el poder judicial, pero lamentablemente, se toparon con un grupo de personas que no tenemos miedo".