• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Human Rights Watch asegura que las condiciones en las cárceles son deplorables

Cárcel: tras las rejas

HRW afirma que las cárceles están controladas por pandillas armadas

La organización defensora de derechos humanos afirma que los penales están superpoblados y controlados por pandillas armadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La organización no gubernamental Human Rights Watch aseveró que las condiciones en las cárceles del país son “deplorables”, y que los centros penitenciarios en el país están entre los más violentos de América Latina.

“Diversos factores como seguridad deficiente, deterioro de la infraestructura, superpoblación, corrupción y cantidad insuficiente y capacitación inadecuada de guardias han permitido que pandillas armadas tomen el control de las cárceles”, detalla HRW en el capítulo dedicado a Venezuela de su Informe Mundial de 2012.

Explicaron que todos los años ocurren cientos de muertes violentas en estos establecimientos. “En junio de 2011 al menos 25 personas murieron y más de 60 sufrieron heridas graves, incluidos presos y miembros de la Guardia Nacional, tras una serie de enfrentamientos entre internos en las cárceles de El Rodeo”, detallaron.

Recordaron que la impunidad persiste en el país y que el sistema judicial no es independiente. Aseguraron que menos de 3% de los casos investigados concluyeron con acusaciones relacionadas con los delitos cometidos.

Alertaron sobre las ejecuciones policiales y los abusos cometidos por los cuerpos de seguridad, e insistieron en que las violaciones a los derechos humanos quedan impunes.

“El ministro del Interior y de Justicia estimó que policías son responsables de uno de cada cinco delitos. Según las estadísticas oficiales más recientes, más de 7.998 personas habrían muerto a manos de miembros de las fuerzas de seguridad pública entre enero de 2000 y la primera mitad de 2009”, indicaron.

Acoso a defensores. Para HRW el gobierno de Hugo Chávez ha debilitado el sistema democrático y ha contribuido a que la situación de los derechos humanos en el país sea precaria.

“Debido a la ausencia de control judicial, el Gobierno ha violado sistemáticamente el derecho de libertad de expresión, la libertad sindical de los trabajadores y la capacidad de las organizaciones de derechos humanos de defender derechos básicos”, enfatizaron.

Pusieron de relieve el acoso contra los defensores de derechos humanos y las ONG. “El gobierno de Chávez ha procurado activamente desacreditar a defensores de derechos humanos”. La Asamblea Nacional aprobó leyes como la Ley de Defensa de la Soberanía Política y Autodeterminación Nacional y la Ley de Contraloría Social “que de aplicarse podrían menoscabar gravemente su capacidad de acción”.

En el documento se refieren al clima de autocensura aupado por el Gobierno entre los medios de comunicación social, aunque reconocen que en el país hay un “dinámico debate público” entre opositores y seguidores de Chávez. Citaron el caso del canal Globovisión, que a instancias de Conatel ha sido objeto de siete investigaciones administrativas que podrían sacarlo del aire.

Dijeron que la actividad sindical está amenazada, pues el Consejo Nacional Electoral es la única autoridad legitimada para reconocer las elecciones en los sindicatos: “Esto resulta violatorio de los estándares internacionales”.

Juicio a opositores

Human Rights Watch destaca en su informe la persecución del gobierno de Hugo Chávez a sus críticos. Pone de ejemplos el juicio que se le siguió al dirigente político Osvaldo Álvarez Paz por emitir una opinión, la detención arbitraria de la jueza María Lourdes Afiuni, el juicio al sindicalista de Ferrominera Rubén González y la investigación penal contra el presidente de Globovisión, Guillermo Zuloaga, y su hijo.

“En los últimos años el gobierno de Chávez ha iniciado juicios penales contra varios de sus críticos más frontales. La falta de independencia de los tribunales redujo la posibilidad de que recibieran un juicio imparcial”, aseveraron.