• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

María Corina Machado se solidarizó con el pueblo francés

María Corina Machado indicó que es necesaria una observación internacional

María Corina Machado | Archivo

La dirigente opositora le comunicó al presidente francés, Fraçois Hollande, que contaba con Venezuela en la lucha contra el terrorismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

María Corina Machado le envió el pasado lunes una comunicación escrita al presidente de Francia, François Hollande, en la que le expresó su conmoción y solidaridad por los ataques terroristas ocurridos en París el pasado 13 de noviembre. “Cuenten con nosotros en la lucha contra el terrorismo”, le expresa la dirigente al mandatario, al tiempo que le subraya que es hora de que los demócratas del mundo trabajen juntos.

Asimismo, le expresó: “Desde la llegada al poder del llamado chavismo, Venezuela ha sido sistemáticamente separada, tanto de sus lazos tradicionales con países democráticos, como de la democracia misma, en beneficio de vínculos con regímenes autoritarios de todo signo ─Cuba, Siria, Bielorrusia, Irán, el Irak de Hussein, la Libia de Gadafi─ y  con organizaciones que van desde el narcotráfico hasta la guerrilla y el terrorismo ─las FARC [Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia], la ETA [País Vasco y Libertad], el Hezbolá, el ELN [Ejército de Liberación Nacional]─”.

Con información de nota de prensa


La carta completa:

Señor Presidente:

 Es impostergable la unidad de los demócratas.

Los atroces atentados cometidos en París el 13 de noviembre de este año han establecido nuevas coordenadas mundiales. Tal como lo ha caracterizado usted, nos hallamos ante una guerra y se trata de una guerra contra un valor sin el cual lo más esencial, la dignidad humana, no puede desplegarse. Se trata de una guerra en contra de la libertad.

Los enemigos de la libertad proliferan con particular virulencia allí donde no impera el Estado de Derecho, allí donde la institucionalidad es débil, donde se estimulan discursos de justificación de la violencia, amén de practicarla y de generar redes de apoyo a quienes la practican.

En la Venezuela actual, tal como la acaba de caracterizar Felipe González, rige una “tiranía arbitraria”. Apreciamos así como la institucionalidad formal, en vías de desmantelamiento, es apenas una máscara, cada vez más transparente, que pretende cubrir una amplia gama de actividades criminales que van desde el narcotráfico, pasando por el tráfico de armas, hasta el terrorismo.

Desde la llegada al poder del llamado chavismo, Venezuela ha sido sistemáticamente separada, tanto de sus lazos tradicionales con países democráticos, como de la democracia misma, en beneficio de vínculos con regímenes autoritarios de todo signo ─Cuba, Siria, Bielorrusia, Irán, el Irak de Hussein, la Libia de Gadafi─ y  con organizaciones que van desde el narcotráfico hasta la guerrilla y el terrorismo ─las FARC, la ETA, el Hezbolá, el ELN─. Peor aún: funcionarios del Estado venezolano ─civiles y militares─ al más alto nivel están señalados de dedicarse directamente al narcotráfico. Y sabemos que éste constituye una de las principales fuentes de financiamiento del proteiforme terrorismo internacional.

El régimen venezolano actual es una amenaza para la libertad y el derecho.. En el nuevo contexto,  la perpetuación del chavismo afectaría no solo a los venezolanos: Venezuela terminaría su mutación hacia un Estado forajido  y, aprovechando su ubicación estratégica y múltiples recursos, devendría en formidable plataforma de toda suerte de actividades hostiles a un orden civilizado.

Los demócratas de Venezuela hemos dado y damos auxilio a todo aquel que lucha por la libertad. Es por ello que nuestra solidaridad con la República Francesa en esta hora es total. Y es por ello que a Francia pedimos, en su carácter, además, de piedra fundacional de la democracia moderna, auxilio.

El chavismo agoniza. Se palpa en cualquier rincón  del país, se constata en todos los estudios de opinión. Las elecciones parlamentarias que tendrán lugar el seis de diciembre próximo constituirán un giro fundamental. De cara a lo ineluctable, la violencia del régimen ha recrudecido. El Sr. Maduro, apenas el 17 de noviembre, declaraba, dirigiéndose a la oposición: “pónganse a rezar por que la revolución triunfe el seis de diciembre para que haya paz, tranquilidad. Porque si no, nos vamos para la calle y en la calle nosotros somos candela”.

Señor Presidente: estamos en tiempos peligrosos para Francia, para Venezuela, para la libertad y los demócratas del mundo actuamos en función de valores universales. Por ello insitimos: la unión de los demócratas es impostergable. Se trata de un imperativo político y moral. Cuenten con nosotros en la guerra contra el terrorismo. Contamos con ustedes para que alcen su firme voz a favor del respeto a una limpia y pacífica expresión de la soberanía popular en Venezuela, requisito indispensable para la transición a la democracia y la estabilidad en la región.

¡Viva la libertad! ¡Viva Francia! ¡Viva Venezuela!