• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

HRW pide a comunidad internacional condenar “abusos y censura” en Venezuela

Las manifestaciones del jueves 20 de enero no escaparon de la represión en Anzoátegui / Foto @octaviopetit

Las manifestaciones del jueves 20 de enero no escaparon de la represión en Anzoátegui / Foto @octaviopetit

La organización de DD HH pide a los líderes "genuinamente interesados en la defensa de los principios democráticos en Venezuela, enviar un mensaje claro de que estas prácticas autoritarias son inadmisibles”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas han empleado fuerza ilegítimamente y cometiendo excesos contra manifestantes en múltiples ocasiones desde el 12 de febrero de 2014, lo cual incluyó golpizas a detenidos y disparar a multitudes que no estaban armadas, denunció  hoy en un documento la organización Human Rights Watch.

“El gobierno ha censurado a medios de noticias al interrumpir la señal de un canal de televisión por cable y amenazar con perseguir penalmente a medios de comunicación privados por informar sobre los sucesos violentos. El presidente Nicolás Maduro anunció el 20 de febrero que había comenzado el procedimiento para sacar del aire a CNN en Venezuela y según informó un sindicato de trabajadores de la prensa el 21 de febrero, el gobierno ya habría quitado las credenciales a la corresponsal de CNN en Caracas. Periodistas y defensores de derechos humanos denunciaron haber sufrido actos de violencia e intimidación por parte de agentes o partidarios del gobierno”, resaltan

“El gobierno venezolano ha adoptado abiertamente las tácticas habituales de los regímenes autoritarios, y ha encarcelado a opositores, censurado medios de comunicación e intimidado a la sociedad civil”, expresó José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

Al menos 3 manifestantes murieron por heridas de bala y decenas han sufrido heridas desde el 12 de febrero, denuncia la organización, que también condena la criminalización de los líderes opositores que han convocado las protestas, como Leopoldo López y Carlos Vecchio.

“El gobierno aún no ha presentado evidencias creíbles que vinculen estos hombres con la comisión de delitos”, aseguran

Varios gobiernos de América Latina, incluidos Argentina, Bolivia, Cuba y Ecuador, al igual que aliados internacionales como Siria e Irán, han expresado su apoyo al gobierno de Maduro y repudiado los acontecimientos que el gobierno califica de intentos por desestabilizar al país.

“Todos aquellos líderes genuinamente interesados en la defensa de los principios democráticos en Venezuela deberían enviar un mensaje claro de que estas prácticas autoritarias son inadmisibles”, comentó Vivanco.

HRW condenó también el uso excesivo de las fuerzas de seguridad contra manifestantes. “El uso de municiones por las fuerzas de seguridad solamente resultaría lícito según el derecho internacional cuando esté dirigido a actores que representen un riesgo inminente para la vida o la integridad de miembros de las fuerzas de seguridad o terceros. Existen grabaciones de video donde se evidencia que manifestantes opuestos al gobierno participan en actos de violencia y vandalismo, como arrojar piedras a policías. Sin embargo, el gobierno no ha mostrado —ni tampoco Human Rights Watch pudo encontrar luego de revisar decenas de videos publicados en línea— imágenes donde se vea a manifestantes opositores que lleven armas de fuego o empleen fuerza letal contra miembros de las fuerzas de seguridad o terceros”, detallan.

Otro aspecto que preocupa a la organización de Derechos Humanos es el uso de grupos civiles armadas afines al gobierno para disuadir las manifestaciones. Al respecto, citan al Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), organización que ha documentado evidencias “de que el gobierno de Venezuela ha tolerado y estimulado la presencia de grupos de civiles armados en el país. Estos grupos han intimidado a manifestantes y promovido incidentes violentos durante manifestaciones en distintas regiones del país desde el 12 de febrero, según indica la organización de derechos humanos”, añaden.