• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Aliados no hablan de disidencias sino de “candidatos alternativos”

Carlos Aquino | Archivo El Nacional

Carlos Aquino | Archivo El Nacional

El PCV insiste en revisar la conducta moral y la “ética revolucionaria” de lista de abanderados del Polo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los aliados lograron que el PSUV cediera en la lista de candidatos y aseguran que van unidos en 95% de los estados. Sin embargo, la “unidad” es parcial, no es perfecta y recurre a eufemismos para referirse a la disidencia.

El PCV, por ejemplo, lleva “16 candidatos alternativos” en 5 estados (6 en Zulia, 4 en Mérida, y 2 en Barinas, Táchira y Portuguesa, respectivamente), mientras que PPT inscribió fuera del Polo Patriótico a 5 abanderados a alcaldías (1 en Guárico y 4 en Zulia); el MEP, 4 propios a alcaldías, y el Movimiento Revolucionario Tupamaros, 4. El resto de los partidos, como Redes, UPV y Corrientes Revolucionarias Venezolanas, apoyarán a la mayoría de las fichas del PSUV.

El secretario de propaganda del PCV, Carlos Aquino, descartó que “los paralelos” afecten la votación del 8D o las eventuales victorias: “Se respeta y se reconoce las candidaturas alternativas. El PCV seguirá planteando la revisión de la ética revolucionaria de los aspirantes porque sabemos que las modificaciones en las listas o en las candidaturas nominales pueden hacerse hasta noviembre”.

Aunque atribuyó a “una campaña artificial” las pugnas por las candidaturas, indicó que el número de “alternativos” puede bajar o aumentar, pues todo dependerá de si el PSUV retira el apoyo a personas que cuentan con expedientes de supuesta corrupción en Zulia y Táchira.

Informó que el alcalde de Barinas, Abundio, declinó y aceptó la línea del PSUV, por lo que el oficialismo no se enfrentará entre sí en el estado llanero.


“Control posterior”. El secretario general de PPT, Rafael Uzcátegui, prometió que harán “control posterior” de los inscritos por el Polo Patriótico, aunque destacó: “Por primera vez logramos una alta unidad, no fue fácil. Existe un nuevo cuadro político que en las últimas tres elecciones resultaron victoriosas por la unidad. No hay unidad total. Y, por eso, vamos solos en cinco municipios”.

Entre los candidatos están Pablo Alvarado, en Infante, Guárico, y otros cuatro dirigentes de PPT en Zulia. No obstante, considera que estas opciones pueden ser revisadas por los aliados: “No tenemos inamovibles; el Polo puede evaluar, así como PPT investigará si los abanderados tienen expedientes en Fiscalía o Contraloría”.

Los pepetistas contarán con 110 abanderados a concejos dentro del Polo y el MEP con 6 aspirantes a alcaldías, entre ellos dos ex dirigentes de AD y Copei: Francisco Alvarado (Lagunillas) y Mario Urdaneta (Lozada), que respaldaron al gobernador Francisco Arias Cárdenas una vez que rompieron con Pablo Pérez.


“Fuera del partido”

Podemos lanzó una amenaza a dirigentes: “Quienes apoyen a candidatos fuera del Polo quedan fuera del partido; está en contra del legado de Chávez, que es la disciplina revolucionaria”, advirtió el primer vicepresidente de esa organización, Gersón Pérez. 

Dijo que en el caso de ellos alcanzaron una “alianza perfecta”, pues irán con todos los inscritos por el PSUV y el Polo, lo que les permitió que a cambio nominarán a 5 dirigentes podemistas a alcaldías y 110 a concejales.

“Se quedaron con las ganas de vernos divididos y vamos por 500.000 votos para la revolución”, prometió Pérez, al calcular que podrían subir la votación del 14A, cuando  aportaron 220.000 votos a la elección de Nicolás Maduro como presidente. 

Luego aclaró dos aspectos: Negó que el alcalde de Montes, Sucre, Rafael Barrios, hubiese saltado la talanquera y dijo que el funcionario aceptó la candidatura de Franklín Narváez; y  desmintió que Zobeida el Hinnaqui, aspirante en el municipio Miranda, Guárico, sea su esposa. 

En el PCV indicaron que la abanderada en el municipio Revenga, Aragua, Magalys Figuera, hija del secretario general comunista, Oscar Figuera, milita en el PSUV desde que se anunció la posibilidad de una fusión en 2007 de todos los partidos oficialistas.