• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Gonzalo Himiob: Con Chávez uno sabía a qué atenerse

El abogado Gonzalo Himiob | Samuel Hurtado

El abogado Gonzalo Himiob | Samuel Hurtado

El abogado y escritor recuerda que este gobierno no ha perdido ninguna demanda. "Especialmente ninguna contra Chávez", asegura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—Como opositor, ¿también extraña al Presidente en la Presidencia?

—Extraño la estructura que su discurso nos daba. Con Chávez uno sabía a qué atenerse.

—¿Qué tiene de él?

—¡Ay, caray!... El orgullo de ser venezolano.

—Bajo la lupa revolucionaria, ¿qué serían los que no son Chávez?

—Menos que seres humanos. Típico de regímenes fascistas.

—¿Quién gobierna en Venezuela?

—La anomia.

—¿El estatus real del Gobierno?

—Difícil saberlo. Creo que no lo tiene.

—¿Y de la oposición?

—Creo que no hay unidad de propósitos. Debe dejar el argumento y rescatar la emoción.

—¿Sus defendidos con menos esperanzas?

—Por su naturaleza política, todos.

—¿Lo han amenazado?

—Cíclicamente. Cuando cobro notoriedad mediática los locos siempre se desatan.

—¿Quién lo protege?

—La Virgen de Guadalupe y la Divina Pastora.

—¿Qué sintió cuando lo desalojaron a la fuerza del Sebin?

—Mucha indignación en mí y mucho miedo de quienes están en el poder.

—La falta de miedo es una consigna del soberano opositor…

—Aun así, pocos la ejercitan… Estamos subyugados al miedo todavía.

—¿Miedo al Gobierno?

—Sí, lo hay… Aunque del miedo se pasa a la ira, lo cual es muy peligroso.

—¿A cuál hampa teme más?

—A la del poder, ya que obra con la absoluta impunidad que nace del ejercicio de la autoridad.

—Que usted sepa, ¿cuántas demandas ha perdido este gobierno?

—Sé que ninguna, especialmente ninguna contra Chávez.

—¿Vale la pena demandar en Venezuela?

—Hay que dejar registros para una justicia a futuro. Son carreras de resistencia, no de velocidad.

—Y el gremio de abogados, ¿ha demandado al jefe del Estado por haber fungido de juez y acusador de la jueza Afiuni?

—El colegio siempre lo ha hecho, pero siempre engavetan las demandas.

—Al desunir al país, ¿viola un gobierno los derechos humanos?

—Definitivamente. Fomenta la intolerancia y deshumaniza al opositor.

—¿Los viola la oposición?

—Cuando se radicaliza y fomenta la polarización se iguala en su intolerancia al Gobierno.

—¿El derecho más violado?

—El derecho a la vida.

—¿La impunidad más implacable?

—La registrada sobre homicidios: cerca de 98%.

—¿Ha escuchado el acento cubano en el Ejército venezolano?

—Sí, en los tribunales militares.

—¿Es el venezolano ilegal por naturaleza?

—Irreverente.

—¿Los derechos que el proceso niega al soberano chavista?

—El derecho de conocer la verdad, aparte de privarle de la posibilidad de creer en ilusiones y sueños diferentes y mejores.

—¿Tiene derechos la derecha?

—Y la izquierda y el centro.

—¿Por qué tanto odio oficial hacia la derecha?

—Porque le interesa mantener el esquema de bipolarización ideológica, que además es ficticio.

—¿La institución que se viola a sí misma?

—El TSJ. Perdieron la capacidad de vergüenza, igual que el resto del Poder Moral.

—Luego, ¿se siente abogado de causas perdidas?

—Definitivamente, aunque la causa que en realidad se pierde es por la que no se lucha.

—¿Clama a la justicia divina?

—Esa la dejo en el cielo; allí pertenece, pero siempre llega.

—¿La defensa indefensa?

—Sigue siendo la de los más humildes; continúa el sistema selectivo de justicia, con el cual el Gobierno es poco humanista.

—¿El ente impecable?

—El Saime funciona muy bien.

—¿Cree que también es controlada por cubanos?

—Puede ser, pero funciona muy bien.

—¿Tan inoperantes serían los connacionales?

—¡Para nada!... Lo que estamos es desarticulados.

—¿El responsable de la vida de Iván Simonovis?

—Según la Constitución, es el Estado, el Poder Judicial. De hecho, es el Presidente.

—¿Lo fue de Franklin Brito?

—Y lo es de la jueza Afiuni, del general Usón, del capitán Otto Gebauer y del resto de los presos políticos.

—¿Una justicia de leyenda como la “bolivariana”?

—La película 1984 de George Orwell.

—¿Hay crímenes inéditos por impublicables?

—Muchísimos casos de secuestros y de índole sexual, con violencia física y psicológica.

—¿Se deja violar el soberano?

—Sin darse cuenta, a veces lo engañan con las expresiones de apoyo crédulo o ingenuo al Presidente en su regreso.

—¿Quiénes ganan en el juego de ladrones y policías?

—A veces es difícil distinguirlos.

—¿Fue superado el eslogan guerrillero de los sesenta de asesinar a un policía diario?

—Es peor hoy, porque hacen de la delincuencia una industria. Asesinan para proveerse de armas.

—Y desarmaron la Ley Desarme…

—Existía una y no se aplicó. No es un tema de leyes, sino de voluntad política.

—Mientras, arman a las milicias…

—Que son delictivas e ilegales.

—De pasar todo esto, ¿a dónde irán?

—Costará mucho cerrar ese grifo de violencia.

—¿Se le podría devolver a sus vectores?

—Absolutamente; una vez que la liberan, sucede.

—En fin, ¿es ciega y sorda la justicia en el país?

—No, y tampoco es muda cuando de sumisión al poder se trata.

—¿Qué pasaría en Venezuela si el Poder Moral ejerciera su derecho de ser independiente?

—Más de uno se iría a esconder hasta debajo de las piedras. La justicia llegará.