• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

G20 propone que estudiantes sean incluidos en el diálogo

Un grupo de estudiantes durante las protestas en Venezuela | Foto: Manaure Quintero

Un grupo de estudiantes durante las protestas en Venezuela | Foto: Manaure Quintero

La organización que agrupa a personalidades de distintos sectores del país expresó algunas consideraciones sobre las reuniones que comenzaron a realizarse entre la MUD y el gobierno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El grupo de los 20 divulgó un comunicado en el que fijan posición sobre el diálogo entre la Mesa de la Unidad Democrática y el gobierno para resolver la crisis del de país. Considera que las conversaciones entre los dos factores son favorables para resolver los conflictos, sin embargo exhortan a los dirigentes a incluir a los estudiantes en las próximas actividades. Afirman que los últimos acontecimientos que derivaron en la protesta de 12 de febrero son, fundamentalmente, una crisis “de la institucionalidad democrática que afecta a los sectores representativos del país”.

Además recomiendan que el lugar en donde se den los próximos actos debe ser neutro. “Es importante que el diálogo debe ser franco, sincero y público. El escenario ideal podría ser la Nunciatura, las Academias Nacionales o la oficina regional de la Organización de las Naciones Unidad”, dice el comunicado, del grupo que encabeza Gustavo Briceño, entre otros.

Insisten que en el seno del diálogo deben existir personas o instituciones, nacionales o internaciones, que gocen de prestigio y credibilidad para que sean veedores de las conclusiones a las que se lleguen.

Aspiran que el gobierno demuestre buena voluntad en el marco de las conversaciones con la liberación de los presos políticos, no solo con los que permanecen detenidos luego de las protestas de febrero, también otros casos como el del comisario Iván Simonovis y el de María Affiuni.

Agregan que como expresión de tolerancia devuelvan las prerrogativas parlamentarias a María Corina Machado y el desarme de los grupos paramilitares que operan en todo el país con supervisión de organismos internacionales.