• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Frenar acoso a la prensa requiere de ciudadanos comprometidos

En el foro Sin medios no hay democracia se condenó la demanda a El Nacional | Foto Omar Véliz

En el foro Sin medios no hay democracia se condenó la demanda a El Nacional | Foto Omar Véliz

El editor adjunto de El Nacional, Elías Pino Iturrieta, lamentó la pasividad ante los ataques a la libertad de expresión: “Se van aprovechando quienes se burlan de las leyes” 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los cercos a la libertad de expresión son un problema medular para cualquier sociedad, pero no significan mucho si a la gente no le importa que existan. La reflexión es del editor adjunto de El Nacional, Elías Pino Iturrieta, quien expresó preocupación por la pasividad de los venezolanos ante las restricciones, acoso y ataques a los medios de comunicación independientes.

“¿Le importa a la gente que El Nacional tenga ocho páginas? ¿Dejarán de leer medios que fueron comprados en condiciones extrañas? ¿Se indignarán los anunciantes por esas compras? ¡Pamplinas! Hay una indiferencia colectiva de la cual se van aprovechando quienes se burlan de las leyes”, expresó en el foro Sin medios no hay democracia, organizado por Carlos Valero, secretario de participación ciudadana de Un Nuevo Tiempo.

El historiador refirió cómo en Venezuela el periodismo ha sido una herramienta para frenar los abusos del poder, incluso desde la época en la que personalidades como Simón Bolívar o José Antonio Páez –no Nicolás Maduro– tuvieron las riendas de la nación.

Recordó cómo en la presidencia de Páez, el lancero más famoso de Venezuela, se obligaba a llamarlo en los periódicos el esclarecido ciudadano, lo que ocasionó como reacción que los periodistas colocaran el adjetivo “esclarecido” a cualquiera: el esclarecido delincuente, se llegó a escribir comúnmente en la prensa.

“Empezó un chalequeo contra el lancero de Venezuela, pero Páez lo soportó y se dio paso a un periodismo con lectores. El periodismo se volvió capaz de multiplicar el rechazo al orden establecido. Eso es la libertad de prensa. Pero el monstruo viene de antiguo y nos amenaza de nuevo”, indicó.

Pino Iturrieta advirtió que “la dictadura perfecta del PRI” en México, como la definió el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, se apoyó justamente en el control del Legislativo y en las limitaciones en la asignación de papel a los periódicos para perpetuarse en el poder.

Aseveró que la capacidad de periodistas de fundar periódicos a pesar de la adversidad hizo posible que se recuperara la democracia en ese país: “Sabemos que sin medios no hay democracia, pero si no le importa a la gente, esto se lo llevó la chingada”.


Mecanismos de control. En el foro también participó el abogado Juan Manuel Raffalli, quien aseveró que hay que rescatar la libertad de expresión porque forma parte de la propia Constitución y de todos los pactos internacionales suscritos por Venezuela.

“La libertad de expresión no se trata solo de poder hablar de lo que se quiera, sino de que por hacerlo no haya consecuencias. No es solo el derecho de expresarse, sino también de estar informado”, señaló.

Advirtió cómo se han perfeccionado los mecanismos del gobierno para incrementar su control mediático: con normas penales que castigan por hablar mal de alguien, lo que dificulta cómo determinar cuándo se irrespetó a la otra persona; con la Ley Resorte; con sanciones administrativas; con la persecución judicial; los ataques físicos a periodistas, y hasta restricciones en la asignación de materia prima como el papel periódico.

El abogado rechazó la demanda contra El Nacional, Tal Cual y La Patilla, porque “quien la introdujo tiene la capacidad de presentar una demanda un viernes y que tenga respuesta el lunes”.

“Quien demandó no tiene ni que ejercer su influencia, eso pasa solo. Todo esto evidencia que aquí no hay libertad de expresión, ni siquiera en la Asamblea Nacional, donde se prohíbe hablar a la oposición”, añadió.

El periodista Kiko Bautista manifestó que los medios de comunicación libres, desde un principio, se convirtieron en un problema que el chavismo necesitó vencer.

Aseguró que la idea de controlar los medios es un plan de dominación del chavismo en su pretensión de perpetuarse en el poder.

“El gobierno, con la compra y las presiones, logró su objetivo: la dictadura mediática, ser ellos los grandes propietarios. 70% de los medios están en manos del gobierno. 40% del país solo tiene acceso a la información que el gobierno quiere transmitir”, dijo.

Entender al adversario
“Es condenable la demanda a El Nacional, Tal Cual y La Patilla”, expresó la diputada al Consejo Legislativo de Miranda Clara Mirabal en el foro Sin medios no hay democracia, organizado por UNT.

La dirigente lamentó que Venezuela, de acuerdo con Reporteros sin Frontera, esté entre los países con menos libertad de prensa (puesto 116, escala en la que 1 equivale a mayor libertad de prensa) y que se encuentre en el quinto lugar en cuanto a la mayor cantidad de detenciones de periodistas, con 34 en 2014.

En el foro los participantes coincidieron en que el control mediático solo busca que el chavismo se perpetúe en el poder.

El editor adjunto de El Nacional, Elías Pino Iturrieta, aseveró que la oposición debe entender a su adversario y no subestimarlo.

“El discurso de Nicolás Maduro no es idiota. Contempla la revolución a largo plazo. El chavismo y su proyecto más allá de las personas es algo que nunca ocurrió en Venezuela. Hasta Juan Vicente Gómez tenía conciencia de su finitud. Lo nunca visto requiere de conductas inéditas ante el adversario”, señaló.