• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Fiscalía dicta siete órdenes de captura por asesinato de Robert Serra

Sede del Ministerio Público / Archivo

Sede del Ministerio Público / Archivo

Recordó que hasta el momento dos personas se encuentran detenidas por este crimen, ejecutado en la residencia del parlamentario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Fiscalía General de la República emitió ordenes de captura contra siete personas por su presunta participación, como autores materiales, en el asesinato del diputado socialista a la Asamblea Nacional Robert Serra y de su compañera María Herrera, hecho ocurrido el 1° de octubre pasado.

La información la ofreció ese viernes la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, en su programa semanal Justicia y Valores, que se transmite por Unión Radio.

Allí, precisó que a dos de las siete personas también se les solicitó ante la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) con código rojo.

Recordó que hasta el momento dos personas se encuentran detenidas por este crimen, ejecutado en la residencia del parlamentario, ubicada en La Pastora, en el oeste de Caracas. Ambos fueron presentados ante los tribunales de control y se les imputa por los delitos de homicidio agravado en perjuicio del diputado Serra, y de homicidio calificado por el asesinato de Herrera.

También sobre ambos pesa la imputación por el delito de asociación para delinquir. "Estamos investigando con mucha seriedad y firmeza. Vamos a hacer justicia", dijo.

Entre las dos personas detenidas está el jefe de escoltas de Serra, Edwin Torres Camacho, quien confesó quiénes y cómo se planificó este asesinato.

Fue una banda paramilitar colombiana dirigida por Padilla Leive, conocido como "El Colombia", la que planificó el asesinato. En él participaron ocho personas: seis que ejecutaron el crimen y dos que permanecieron en dos carros fuera de la vivienda.

El asesinato fue planificado durante tres meses, tiempo en el que Padilla Leive realizó una persecución detallada para registrar la cotidianidad de Serra, para lo cual el jefe de escoltas de Serra, conocido como "El Poli", fue comprado para ayudar a cometer el crimen.