• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Fantasma del deslave de 1999 ronda campaña presidencial

12 años después de la tragedia aún hay damnificados

12 años después de la tragedia aún hay damnificados

Aunque la oposición asegura que ha ganado terreno al chavismo en los últimos comicios, todavía no se atreven a hablar de cifras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Esperanza es la palabra que se escucha entre los varguenses cuando hablan del presente y del futuro. El pasado inmediato ­el deslave­ es demasiado demoledor para querer hablar de él: hay damnificados de 1999 que todavía esperan una casa; hay militantes del oficialismo que esperan que el Presidente haga en los próximos 6 años todo lo que no hizo en 13; hay opositores que esperan que el próximo 7 de octubre Vargas vote por un cambio de gobierno.

En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, la palabra esperanza tiene tres acepciones: la virtud por la que se espera que Dios dé los bienes que ha prometido; el valor medio de una distribución de probabilidad y un estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos.

La esperanza de Mercedes Bolívar y su hija Joana Rodríguez se aferra a un poder supremo.

Viven desde hace tres años en el sector Puente de Jesús en el casco colonial de La Guaira. Su casa estuvo en el cerro El Zamuro, pero fue arrasada por el deslave. Vivió con familiares hasta 2009, cuando el consejo comunal le cedió la casa.

"Yo todo el tiempo le estoy pidiendo a Dios que me consiga una casa. Algo mejor, pues.

Sin Dios, uno no puede hacer las cosas. Ese es el que puede. No pido un palacio ni una quinta, pero algo digno, estable", afirma.

"Ni la gobernación ni Chávez me han ayudado. Me censé en todas partes desde que empezó la tragedia hasta ahora. Mi hija también se anotó en Hijos de Venezuela y nada. Yo siempre he votado por Chávez ¿y qué? Mira como vivo, no tengo nada. Estoy indecisa de si votaré de nuevo. No debería, porque no nos han metido la mano en nada", dice.

Mercedes considera que Vargas se reduce a Puente de Jesús. Le preocupa que los niños no tengan una cancha para jugar y que a veces se escuchen disparos, una realidad que arropa a todo el estado. Lejos de su casa, en la vía que conduce al barrio El Piache, los motorizados circulan armados a la vista de todos a plena luz de las 9:00 am.

En Los Corales, en Caraballeda, al menos un centenar de familias que hace aproximadamente 11 años invadió varios edificios abandonados tras la tragedia aún viven ahí. El edificio Coral Garden tiene las bases socavadas por las aguas negras, la plataforma de la planta baja partida y hay piedras de la montaña en lo que una vez fue su lobby. Ahí viven alrededor de 30 familias.

En las puertas de los apartamentos se ven las etiquetas del Censo 2011 y sus habitantes confirman que se han registrado en la Misión Vivienda.

"Vivimos aquí hace ocho años y nunca nos han atendido. A la mujer mía la han censado dos veces en este edificio, pero nunca nos han dado nada.

Ella sigue votando por Chávez porque ella tiene la esperanza", dice Ronald Barrios, habitante de Coral Garden.

La estadística. La esperanza de Miguel Farías, en cambio, es matemática. Es uno de los responsables electorales de la Mesa de la Unidad Democrática en la entidad, fue diputado ante el extinto Congreso y trabajó en el CNE.

"Para las primarias de febrero esperábamos movilizar 7.000 votos y logramos la participación de 31.000 varguenses. Si revisamos las últimas elecciones, en 2006 obtuvimos 44.000 votos, contra 118.000 que sacó Chávez; en 2008 sacamos 45.000 contra 86.000 del PSUV; en 2010 el resultado fue 78.000 contra 84.000 del PSUV", precisa.

Su diagnóstico de las oportunidades perdidas y las promesas incumplidas por el Gobierno es detallado: "En estos 14 años se ha podido construir una autopista alterna CaracasLa Guaira y una vía interna que descongestione la avenida Soublette. Carayaca aporta 60% de las frutas que se consumen en Vargas y la Colonia Tovar, pero el derrumbe de 2010 y el deterioro de las vías agrícolas provoca la pérdida de cosechas enteras. La inseguridad es creciente; ahorita tenemos un promedio de 6 homicidios por semana".

Denunció que más de 60% de aguas negras de todo el estado va directo a la playa y el proyecto de construcción de 827 viviendas no incluye planta de tratamiento de aguas servidas.

"Hay comunidades en Carayaca que no tienen luz y otras que no tienen agua. De las 26 cuencas que debieron ser embauladas tras el deslave, solo se embaularon 6", asegura.

Farías cree Chávez ha demostrado que desconfía de los venezolanos al darles trabajo y responsabilidades a cubanos, iraníes, turcos y bielorrusos.

"Ahora viene a pedirles a los venezolanos que confíen en él una vez más. Eso no va a pasar", sentencia.

Deseos cumplidos. Luis José Marcano es pescador y aunque conviene que el principal problema del estado es la inseguridad, su esperanza en Chávez se mantiene intacta porque ha visto cómo aquello que ha deseado se ha hecho posible con Chávez en el poder. Es integrante de la Comuna de Pescadores La Zorra en Catia La Mar y levantó a su familia con el producto de su trabajo de 40 años, pero enfatiza que ahora los pescadores están mejor atendidos, reciben créditos y financiamiento del Estado.

"Aquí en La Zorra tenemos mucho apoyo. Ahorita esperamos la terminación de la reforma del muelle; ya tenemos el presupuesto aprobado por la gobernación. Por eso Jorge García Carneiro tendrá, de parte de los pescadores y nuestras familias, todo el apoyo", asegura.

Aunque los 70 pescadores del sector Arrecife no han corrido con la misma suerte, Luis José no culpa al Presidente ni al gobernador: "Los compañeros de Arrecife están desasistidos por Corpoelec que hace cinco o seis años les ofreció una bahía y todavía nada".

Marcano está convencido de que Chávez va a ser reelecto el 7 de octubre. "Capriles no tiene chance porque se le ve la falsedad a simple vista; en cambio Chávez siempre ha ayudado al campesino, al pescador, al comerciante. El día de la elección yo estaré de primerito en la cola porque este gobierno le dio a mi hija un apartamento, a mi esposa le dio su casa, a mi hijo le consiguieron el cupo en la UCV; nos ha ayudado a todos y en la vida hay que ser agradecido, leal".

Reto para la oposición


El estado Vargas representa un reto para el oficialismo y la oposición. Los primeros buscarán preservar la hegemonía que mantienen desde 1998, y los segundos intentarán arrebatar ese dominio y romper con un comportamiento anómalo de varios centros de votación detectado en 2006.

Ese año se registraron 17 centros de votación (la mayoría en Caracaya) en los que el candidato opositor obtuvo entre 0% y 10% de los votos, cuando el promedio estatal le otorgaba 30,3% de apoyo.

En esos centros la oposición no tenía testigos de mesa.

En esta ocasión el Comando Venezuela emprendió un detallado plan de ubicación personalizada de testigos de mesa. No obstante, faltando menos de 30 días para los comicios, Néstor Merejo, activista de UNT en Carayaca, admitió que lo intrincado de la parroquia, que es montañosa, y el mal estado de la vialidad dificultan el traslado de los equipos promotores hasta las poblaciones más lejanas. "Aquí en Carayaca nos hace falta un vehículo 4x4 para poder llegar a los caseríos en los que se produce la votación irregular", indicó.