• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Falta de autonomía incide en rendimiento de la AN

La incertidumbre entorpece el trabajo parlamentario. Exigen coherencia al bloque opositor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La extrema partidización de la bancada oficialista en la Asamblea Nacional ha sido una de las ataduras que le han impedido al Poder Legislativo cumplir sus funciones de control de los poderes públicos, elaboración de leyes y fiscalización del gasto durante 2012. Es la conclusión del politólogo Xavier Franco, coordinador de la Asociación Civil Entorno Parlamentario, que está dedicada al seguimiento del trabajo legislativo en Venezuela.

“Es preocupante la poca autonomía de las comisiones y de la directiva en lo que se refiere a la formulación de la agenda legislativa. Al cierre del primer período hicimos una consulta cualitativa entre diputados de oficialismo y oposición y lo que se desprende es la gran incertidumbre que tienen sobre su propio trabajo. Tanto de un lado como del otro reconocen que las instrucciones sobre los contenidos a discutir ‘vienen de arriba’, no de un plan de trabajo preestablecido y aprobado por el foro parlamentario”, reveló.

Explicó que el problema de tener un Parlamento partidizado, sobre todo en época electoral, va más allá: “Influye directamente en las investigaciones contra dirigentes de la oposición desde la Comisión de Contraloría. Son investigaciones que buscan tratar de incidir desde la Asamblea Nacional en la campaña por las elecciones regionales”, sostuvo Franco.

Un segundo elemento que incide en la poca productividad y en la escasa conexión del trabajo parlamentario con las necesidades ciudadanas es, a juicio de Franco, el bajo perfil de la bancada de oposición. “No hemos visto, por ejemplo, una evaluación crítica, analítica, pedagógica y sobre todo unitaria de los diputados de oposición sobre el presupuesto, por ejemplo; sólo comentarios individuales”. El tercer factor que ha mermado el trabajo de la Asamblea este año es la incorporación de los diputados a las campañas, primero presidencial y ahora regional, muchos como candidatos, dejando de lado sus tareas parlamentarias. Por último, la vigencia de una Ley Habilitante hasta junio pasado, que dejó al Presidente la tarea de hacer leyes.

Bajo llave

La directiva de la Asamblea mantiene bajo llave varias leyes de gran impacto en la opinión pública. La ley desarme espera desde julio por una reunión de trabajo que debe convocar el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello para fusionar la propuesta de la Asamblea con la del Ejecutivo. “Él convocará a la comisión especial cuando lo considere pertinente”, dijo recientemente Elvis Amoroso (PSUV).

Las reformas de la Ley contra la Corrupción (2011) y de la Ley Orgánica del Servicio Exterior (2010) esperan por la lectura final del informe. El proyecto de ley de bosques, aprobado casi en su totalidad en 2011, aguarda regresar a debate para su sanción. El proyecto de ley de comunicación del poder popular, cuya segunda discusión empezó en diciembre pasado, fue engavetado. La segunda vicepresidenta de la Asamblea, Blanca Eekhout, anunció que el instrumento volverá a debate público.

Respecto a la propuesta de ley de transparencia y acceso a la información pública, el diputado Pedro Carreño señaló que el proyecto no existe: “No hay ley de transparencia, eso son cosas de una ONG. Hay una ley de infogobierno en la Comisión de Ciencia. Se instruyó a Carlos Ramos (UNT) para que se reúna con Geovanni Peña (PSUV) e incluyan lo de la transparencia en un título de la ley de infogobierno”.

Ramos declaró a El Nacional que “no se ha adelantado nada porque el diputado Peña no ha ido a las sesiones. No hay ningún avance”.