• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

FARC: Crimen de Serra es parte de una "guerra sucia apátrida"

Cuestionan cobertura del caso Serra | Foto Archivo El Nacional

Cuestionan cobertura del caso Serra | Foto Archivo El Nacional

En un comunicado, la delegación de paz del grupo guerrillero opinó que el asesinato del diputado oficialista "tiene intenciones evidentemente políticas contrarevolucionarias". "(Los homicidios) deben encontrar justicia especialmente en la determinación imbatible del pueblo bolivariano en torno a no claudicar frente al intervencionismo imperialista ni frente a las presiones de los sectores oligárquicos que por todos los medios quieren ver a Venezuela retornando a los tiempos del neoliberalismo salvaje", apuntó la guerrilla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La delegación de las FARC en el proceso de paz con el Gobierno colombiano afirmó hoy desde Cuba que "deplora y rechaza el atroz asesinato" del diputado venezolano chavista Robert Serra, en un comunicado en el que también expresaron condolencias a sus familiares.

El grupo guerrillero, que negocia la paz con el Gobierno de Colombia en La Habana, aseveró que la muerte del político chavista es una "grande pérdida" y se solidarizó con Venezuela ante "los desmanes de conspiradores locales y extranjeros" que buscan la "desestabilización" del país y su "proceso revolucionario".

Serra fue asesinado el pasado 1 de octubre junto a una mujer identificada como María Herrera, en su residencia ubicada al oeste de Caracas.

El hecho fue calificado por las autoridades venezolanas como un crimen por encargo y planificado al detalle, de cuya autoría "intelectual" el presidente Nicolás Maduro acusó al exmandatario colombiano Álvaro Uribe y a "criminales" protegidos por el Gobierno de Estados Unidos.

Serra, de 27 años y elegido diputado en diciembre de 2010, era uno de los más encendidos defensores del chavismo y uno de sus líderes juveniles más carismáticos.

En su pronunciamiento de hoy, las FARC consideraron que ese crimen es "parte de una guerra sucia apátrida" y tiene "intenciones evidentemente políticas contrarevolucionarias".

"(Los homicidios) deben encontrar justicia especialmente en la determinación imbatible del pueblo bolivariano en torno a no claudicar frente al intervencionismo imperialista ni frente a las presiones de los sectores oligárquicos que por todos los medios quieren ver a Venezuela retornando a los tiempos del neoliberalismo salvaje", apuntó la guerrilla.

El Gobierno del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) iniciaron en noviembre de 2012 un diálogo de paz en La Habana, en el que Cuba y Noruega son países garantes y Chile y Venezuela son naciones acompañantes.