• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Expertos exigen al gobierno actuar contra grupos armados

Bandas criminales y colectivos urbanos monopolizan el uso de las armas en las ciudades. La Ley Desarme no ha cumplido expectativas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desarmar a los colectivos urbanos que exhiben sus armas a plena luz del día en Caracas y en el interior, así como a las bandas delictivas, sería la primera muestra de voluntad política para propiciar la pacificación.

En el planteamiento coincidieron el criminólogo Javier Gorriño, el ex integrante de la Comisión Presidencial para el Desarme, Juan Carlos Caldera, y el coordinador de Políticas de Seguridad de la Mesa de la Unidad, Luis Izquiel.

“Si hubiera la voluntad de desarmar, se podría empezar por los colectivos que visiblemente ostentan sus armas de fuego. A mí me asombró esta semana cuando el ministro del Interior dijo que tienen identificadas a las bandas delictivas. Me pregunto: ¿si ya los tienen ubicados, por qué no van y los desarman?”, señaló Gorriño.

“Si es sincera la voluntad de frenar la violencia delictiva, un primer paso que debe dar el Gobierno es desarmar a los colectivos. Además, el presidente Nicolás Maduro debe ser más coherente: un día se retrata en fotos oficiales probando un fusil de asalto y al otro habla del desarme”, advirtió Izquiel.

“Una muestra inequívoca de voluntad de pacificación sería el desarme de los colectivos armados que los cuerpos de seguridad tienen identificados”, indicó Caldera.

¿Letra muerta? La Ley Desarme aprobada en junio de 2013 tiene tres ejes: el control de porte e importación de armas, el marcaje de municiones y el desarme de la población propiamente dicho. Además, establece varios plazos para su implementación. Por ejemplo, fija seis meses para la aprobación del reglamento de la ley y de otras normas adicionales que se desprenden del instrumento. Ese lapso venció la segunda quincena de diciembre de 2013 y apenas el jueves pasado el ministro del Interior informó que estaba trabajando en la redacción del reglamento.

Otro lapso vencido es el de registro de armas. Tres meses después de la aprobación de la ley se debió crear el Fondo para el Desarme, que daría incentivos para el desarme voluntario.

Impunidad

En lo que va de 2014 han sido asesinados 4 policías en la capital. En 2010 un total de 59 funcionarios de seguridad fueron asesinados y despojados de su armamento; en 2011 la cifra aumentó a 84; en 2012 los efectivos víctimas del hampa fueron 106. El año pasado el total de policías y militares asesinados se estableció en 99. “El hampa ha aumentado sus ataques a los funcionarios policiales y militares para despojarlos de sus armas de reglamento porque la venta legal está suspendida. Tengo esa percepción. Por eso plantearé el tema en la Comisión de Política Interior de la AN”, dijo el diputado Caldera.

Izquiel y Gorriño difieren. “Ese repunte es resultado de la impunidad generalizada. Es el envalentonamiento progresivo de los criminales al saber que no serán penalizados. Creo que roban las armas para negociarlas en el mercado negro y matan a los policías porque hay impunidad”, afirmó Izquiel.

“Antes, matar a un policía era algo a lo que los delincuentes no se atrevían porque los casos se resolvían y se hacía justicia. Ahora los asaltantes se enfrentan a las comisiones y matan a los policías, producto de la impunidad”, indicó Gorriño.

Deuda

Respecto al desarme, el gobierno está en deuda. “Ha habido mucha publicidad, pero no se han visto los puntos de canje ni las campañas de desarme”, dijo Caldera.

Gorriño, por su parte,  opinó que el desarme voluntario no ha tenido el efecto esperado porque en Venezuela las causas de la violencia no son comparables a las de otros países, donde los procesos de desarme tuvieron cierto éxito.

“Las entregas voluntarias han funcionado en contextos de guerra civil, donde un grupo toma las armas y ejerce la violencia por razones político ideológicas. A esas personas, en un proceso de diálogo, se les puede convencer para dejar las armas y entrar en el redil democrático. Pero en Venezuela el delincuente que usa el arma para matar o atracar no la va a entregar por un simple llamado del gobierno. La relación del delincuente con el arma no es política ni ideológica”, explicó.


LO DIJO

Miguel Rodríguez Torres, ministro de Interior, Justicia y Paz

“Tenemos un mapa de geo-referenciación de las bandas delictivas. Lo estamos afinando. A través de los bloques de búsqueda y captura, los que no quieran sumarse al llamado de paz, vamos a ir tras esas bandas en todos los estados”