• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

“Exigimos al CNE que valide nuestras firmas”

Los estudiantes esquivaron varios cordones de la Policía Nacional Bolivariana durante la marcha. Prometieron nuevas movilizaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“¡Y ya llegó y ya está aquí el movimiento estudiantil!”. Con esa consigna se agruparon los estudiantes en el bulevar de Sabana Grande, a la altura de Plaza Venezuela,  para marchar hasta la sede del Consejo Nacional Electoral ante el retardo de ese organismo en el inicio de la fase de validación de las firmas para el referéndum revocatorio. 

Mientras los universitarios mostraban su descontento contra las políticas del gobierno y la actuación del Poder Electoral, los  funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana cercaban todos los accesos para evitar la movilización. “Estamos aquí porque tenemos razones para revocar al gobierno. Las palabras movilización y referéndum le causan pánico. Vinimos a demostrar que somos personas de carne y hueso que exigimos al CNE que valide nuestras firmas”, expresó Hasler Iglesias, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela.

Simultáneamente, personas afectas al oficialismo rechazaban la presencia de los estudiantes y los acusaban de “sabotear los esfuerzos” que hacía el gobierno para resolver los problemas del país. “¡Pónganse a trabajar, pónganse a trabajar!”, reclamaba un ciudadano, mientras los jóvenes respondían “¡revocatorio ya, revocatorio ya!”.

Yocksandra Chacón, de 21 años de edad, madre de una recién nacida y estudiante de Derecho de la UCV, no pudo contener la rabia e impotencia y rompió en llanto frente al cordón de la PBN: “¿Por qué no nos dejan marchar? Yo soy madre de una bebé y no consigo leche. Vivo con una tía que necesita medicamentos, soy beneficiaria de la Misión Vivienda y en mi edificio nos quieren chantajear con una bolsa de comida que no trae nada. ¿Hasta cuándo tanta miseria?”, vociferaba la joven momentos antes del comienzo del recorrido.

“El pueblo tiene hambre. Yo quiero que mi Venezuela salga de esa pila de delincuentes que hoy nos gobiernan. Tenemos que despertar. Nada de diálogo. ¡Que se vayan!”, expresó Julieta Ortega, quien se disculpó por no poder acompañar la  protesta, debido a que estaba “peregrinando” para conseguir alimentos.

Los jóvenes pusieron a prueba la capacidad de respuesta de la policía y empezaron a caminar en dirección contraria a los funcionarios. El primer desvío lo hicieron en la calle de El Recreo, tomaron la avenida Casanova y al llegar al Puente Rómulo ingresaron a la avenida principal de Bello Monte.

Durante el recorrido la sociedad civil se fue sumando en apoyo a los estudiantes, quienes lograron atravesar varios piquetes de la PNB cuando intentaban contener la marcha. En todo momento los jóvenes fueron más ágiles y lograron burlar las barricadas humanas. Desde los edificios los ciudadanos los apoyaban con cacerolas.

La represión llegó cuando la marcha atravesaba la avenida Facultad de Los Chaguaramos. La PNB arrojó bombas lacrimógenas en un intento de dispersar a los manifestantes, pero no tuvieron éxito. Los estudiantes siguieron caminando hasta llegar a Ciudad Universitaria, allí decidieron no continuar con la marcha, cuyo destino final era el CNE. Anunciaron que seguirán presionando al ente comicial para que cumpla con su deber.

 “Quiero dejar claro que los únicos violentos fueron los policías, que nos agredieron mientras ejercíamos nuestro legítimo derecho de protestar. Seguiremos anunciando acciones, continuaremos marchando en Caracas hasta que el gobierno cambie y la universidad esté en el lugar que debe estar”, afirmó Iglesias.

El Metro de Caracas no prestó servicio comercial en las estaciones Parque Carabobo, El Silencio, Ciudad Universitaria, Teatros y Bello Monte. En Capitolio solo funcionó un solo acceso.