• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Eulogio del Pino: El hombre que bebió agua del río Guarapiche después del derrame de crudo de 2012

Imagen del 2012 en la que el para entonces vicepresidente de Exploración y Producción de Pdvsa, Eulogio del Pino, tomó agua del río Guarapiche / Foto Archivo

Imagen del 2012 en la que el para entonces vicepresidente de Exploración y Producción de Pdvsa, Eulogio del Pino, tomó agua del río Guarapiche / Foto Archivo

Aparte de sus méritos técnicos y su amplia trayectoria en la estatal petrolera, el nuevo presidente de Pdvsa es recordado por este peculiar hecho

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más allá de sus méritos técnicos, de su amplia formación en el área petrolera y de haber pertenecido nueve años a la junta directiva de la estatal, el nuevo presidente de Pdvsa, Eulogio del Pino, es recordado en el imaginario colectivo por un episodio que demostró, al menos, su lealtad y compromiso con la eficiencia pregonada desde la principal compañía del Estado venezolano. 

Quien hasta ayer fuese vicepresidente de Exploración y Producción atrajo la atención del  país durante el derrame petrolero ocurrido en febrero de 2012 en las cuencas del río Guarapiche. La explosión de una tubería de 20 pulgadas en el Complejo de Jusepín, la mañana de 4 de febrero de ese año, ocasionó un derrame de crudo de al menos 12 horas. El encargado de asumir la vocería de la crisis fue precisamente Del Pino.  

A veinte días del derrame, quien también ha sido presidente de la Corporación Venezolana de Petróleo, mostró a través de los canales oficiales una inspección desde la represa de San Vicente, en el municipio Maturín, acompañado de representantes de la estatal petrolera y del Ministerio del Ambiente. 

Desde allí, aseguró que Pdvsa había cumplido con el plan de contingencia en tiempo “récord” y que el crudo derramado había sido retirado de las aguas del río, la principal fuente de agua potable para Maturín. Para ratificar con acciones la prédica, el propio Del Pin  se inclinó lo suficiente como para recoger agua de las riberas del río en un recipiente de plástico y la bebió frente a las cámaras de televisión, un hecho que causó conmoción y acaparó las lentes de los fotógrafos presentes.  

A partir de este episodio, también se recuerda que el gobernador de la entidad para la fecha, José Gregorio Briceño, empezó a hacer notorias sus diferencias con el gobierno central. Justo el mismo día que Del Pino tomó del agua cuya calidad para el consumo humano estaba en tela de juicio, el líder político del PSUV conocido como “El Gato” ratificó que la planta potabilizadora que funcionaba en el Bajo Guarapiche permanecería cerrara “hasta tanto los niveles de pureza sean aptos para el consumo humano”.

En esa ocasión, expresó que “como persona responsable” no pondría en riesgo a la población del estado. "Hemos sido muy responsables y por lo tanto, reforzaremos el plan de contingencia con los camiones cisternas mientras se depura el cauce del río Guarapiche", dijo.  Unos días después, fue expulsado del Partido Socialista Unido de Venezuela, una decisión que el fallecido presidente Hugo Chávez avaló como máximo líder del partido .Chávez también aseguró que el gobernador quedaría hecho  “hecho polvo cósmico” y que desaparecería del mapa político.