• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Enrique Mendoza: El gobierno se parece a los músicos del Titanic

"La democracia cristiana evitó que Europa cayera en manos del marxismo – comunismo", aseguró Mendoza | Foto: Juan Camacho

"La democracia cristiana evitó que Europa cayera en manos del marxismo – comunismo", aseguró Mendoza | Foto: Juan Camacho

El ex gobernador de Miranda afirmó que el chavismo incentivó el odio hacia Acción Democrática y Copei porque nació de las bases de estos partidos. Por otra parte, indicó que este miércoles se celebrará el 70 aniversario de Copei en la plaza Sucre de Petare

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Enrique Mendoza, ex gobernador de Miranda, invitó a la ciudadanía a participar en la celebración del 70 aniversario de Copei, partido socialcristiano que fue fundado el 13 de enero de 1946. La actividad se realizará este miércoles en la Iglesia Dulce Nombre de Jesús, ubicada en la plaza Sucre de Petare. El cardenal Jorge Urosa Savino será el encargado de presidir la misa. "La democracia cristiana evitó que Europa cayera en manos del marxismo – comunismo. Centroamérica tampoco cayó en esta ideología gracias al socialcristianismo", expresó.

El partido conmemora su fundación en medio de una crisis interna que, según el ex gobernador, es motivada a la torpeza de muchos dirigentes, lo que causó que la tolda no pudiera participar en las elecciones parlamentarias. "Si yo hubiera estado en ese momento en la MUD, hubiera hecho lo mismo: excluir a Copei ante el temor de que la intervención del TSJ pudiera significar la penetración de figuras ligadas al chavismo dentro de la coalición opositora", indicó. Mendoza elogió que Copei, en lugar de presentar candidatos propios, apoyó a la alianza en la campaña.

Descartó que haya diferencias ideológicas dentro de Copei. Señaló que el problema es que hay individualidades que compiten por la dirección política del partido.

El también ex diputado opinó acerca de la decisión del TSJ de declarar en desacato a la Asamblea Nacional por juramentar a los diputados impugnados de Amazonas, Nirma Guarulla y Julio Ygarza, y el representante indígena de la Región Sur, Romel Guzamana: "La única forma de acabar con eso es hacer lo mismo que Chávez cuando tenía el TSJ en contra: agarró su constituyente y con la Asamblea Nacional elevó el número de magistrados en el tribunal y evitó que le bloquearan su proyecto político. Se mata la culebra por la cabeza", explicó.

Mencionó que el problema del Proyecto de Amnistía es que en Venezuela no se respeta el Estado de derecho. Entonces, aprobar la propuesta no significa que el Poder Judicial la respetará. "Hay que atacar el cáncer en su raíz", añadió.

Criticó que el gobierno ha estado enfocado en debatir que Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, sacó los cuadros de Hugo Chávez y Simón Bolívar (diseñado en computadora) del Parlamento, en lugar de velar por mejorar los problemas de los venezolanos. Expresó que la exhumación del cadáver del Libertador sí fue una falta de respeto, que incluso calificó de macabra.

Los adeptos al chavismo solían utilizar la consigna "no volverán", en referencia a que los partidos Acción Democrática y Copei no regresarían al poder. Ahora Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática, es la máxima autoridad del Parlamento. Ante esto, Mendoza expresó que el problema del oficialismo es traumático debido a que nació de las bases de Acción Democrática y Copei. "Por eso quizás sembraron ese odio a la población. Lo hicieron como tratando de destruir el pasado. La historia puedes ocultarla, pero no desaparecerla", dijo.

Se mostró a favor de que se haga un referéndum revocatorio, el cual, aseguró, ganaría ampliamente la oposición. Con ironía, indicó que el gobierno se parece a los músicos del Titanic: "Lo absurdo en la película es que para que los pasajeros no se percataran de que el barco se hundía, pusieron a los músicos a tocar (...) Se les está hundiendo el gobierno por los cuatro costados, pero ellos están como si nada estuviese pasando", manifestó.

Oposición pluralista

Para Enrique Mendoza, el chavismo funciona como un cuartel militar, es decir, todos obedecen a quien manda sin protestar. A diferencia de la oposición, que practica el pluralismo, que permite optar por diferentes formas de pensar y la convivencia con objetivos comunes.