• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

En el 23 de Enero la oposición se mueve con cautela pero con tenacidad

Los representantes de la MUD en el lugar aseguran que la música alta en el lugar "es con la finalidad de sabotear" / Isaac González

Registro Civil 23 de Enero, punto de validación / Foto: Isaac González Mendoza

Ayer se validaron 242 firmas en el sector, a pesar de que un grupo de simpatizantes del chavismo se situó frente al punto con música proselitista a alto volumen. Esto ocurre aunque Jorge Millán, diputado de la MUD, ganó en la parroquia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El chavismo parece estar en cada rincón del 23 de Enero. Quien se movilice en la parroquia está obligado a ver murales del fallecido Hugo Chávez, del presidente Nicolás Maduro o de Ernesto "Che" Guevara. Es igual de común escuchar alguna pieza de Héctor Lavoe como cualquiera de esas canciones que realzaron la popularidad del oficialismo.

Las paredes pintadas con frases como "Comuna o nada" o "Amor con amor se paga" son las invitaciones para los visitantes. Muchos de sus habitantes caminan tranquilamente con camisas que tienen dibujados los ojos de Chávez o Bolívar. En varias camionetas están estampadas imágenes del líder de la revolución y se escuchan emisoras pro oficialistas.

En fin, el que se haya criado en el 23 de Enero tiene la revolución bolivariana incrustada en su mente.

Pero, ¿puede un opositor manifestar abiertamente su ideología política en este sector? La pregunta surge a pesar de que en las elecciones del 6 de diciembre la MUD ganó la parroquia: el diputado Jorge Millán se impuso con 24.377 votos frente a la oficialista Zulay Aguirre, quien obtuvo 24.277. Una diferencia de apenas 100 personas.

Un hombre, que ha vivido sus 64 años en el 23 de Enero y simpatizante de la MUD, dijo que el problema es que los chavistas no admiten competencia política. Afirmó que los mítines de la oposición suelen ser saboteados. "La campaña de las parlamentarias se hizo bajo perfil. Realizábamos conversatorios en los apartamentos. Si hacíamos un mitin, podían llegar grupos armados para intimidar".

Quiere decir que un opositor no puede reproducir música proselitista a alto volumen, como sí lo hizo ayer un grupo chavista frente al Registro Civil 23 de Enero, punto de validación de las firmas del revocatorio en la parroquia. Aunque esto no impidió que durante la jornada se ratificaran 242 rúbricas, superando las expectativas de los representantes de la MUD, pues esperaban 200. "A pesar del temor, la gente ha participado", destacó Manuel Mir, coordinador del punto de validación.

"Invitamos a que la gente venga sin temor a represalias", añadió el testigo Nelson Faraco.

Y es que otra característica del 23 de Enero es que está rodeado de historias que parecen ficcionales. La gente teme hablar abiertamente en contra del gobierno debido a que "los colectivos pueden hacer algo", así que el silencio se apodera de las opiniones adversas.

"La inseguridad es estimulada por los colectivos. Uno corre el riesgo de ser alcanzado por una bala perdida. Bueno, muchos descuartizamientos los hacen ellos mismos, cuando castigan a alguien relacionado con el manejo de la droga, que es manipulada por ellos", dijo un habitante del sector que pidió no revelar su identidad.

"Quiero revocar a Maduro porque el pueblo tiene hambre"

En el 23 de Enero se validaron 349 firmas durante los dos primeros días de proceso. El inicio de la jornada estuvo flojo: apenas se lograron 107 ratificaciones. Se debió en parte a que ocurrieron dos apagones, uno en la mañana y otro en la tarde.

Los firmantes no se atemorizaron durante el segundo día de validación, a pesar del grupo de simpatizantes chavistas que se situó frente al Registro Civil con música pro gobierno. Ese día se consiguieron 242 ratificaciones con una expectativa de 200.

"La música no les funcionó", expresó una de las representantes de la MUD.

El coordinador del punto de validación incluso cantaba con precisión las piezas de Alí Primera. Una mujer, conocida en el 23 de Enero como "La Leona", las bailaba. "Me dicen así porque nunca me quedo callada", manifestó.

Explicó que quiere cambiar al presidente Nicolás Maduro porque pasa "hambre parejo". Sustituye los alimentos convencionales por sardinas y verduras. De mirada vehemente, "La Leona" no fue censada para recibir los productos de los Comités Locales de Abastecimiento por ser opositora.

Es otra de las personas que considera que el 23 de Enero está dominado por colectivos armados, quienes —aseguró— se benefician de los bachaqueros. "Ellos entregan los productos a los bachaqueros para que los vendan. También roban rubros de los camiones para revenderlos por bultos. Además, extorsionan a los camioneteros".

"Quiero revocar a Maduro porque el pueblo tiene hambre. No hay medicamentos. La corrupción ha crecido. Hay más inseguridad en el 23 de Enero, esta era mejor con la Policía Metropolitana. Uno antes tenía la Jefatura, a la que llamabas y respondía rápido. Ahora para recoger un muerto hay que decirle a los colectivos", dijo Eners Mendoza, residente de El Observatorio que validó su firma en la tarde.

Denunció que la gente puede ser amenazada si toca cacerola. "Si alguien intenta protestar, los grupos oficialistas van hasta su casa y se la caen a pinga". Aseguró que en La Piedrita insultan y matraquean a la ciudadanía.

"Para recibir una bolsa de comida tienes que humillarte. Una cosa que es de la comunidad. Hasta te piden que firmes en contra del revocatorio".

Arturo Rojas, joven habitante de Plaza Sucre, recordó cuando mataron a su hermano hace dos años para robarle la moto. La víctima estudiaba Contaduría en el Instituto Universitario Jesús Obrero. El 10 de enero de 2014 estaba saliendo de la casa de estudios cuando unos delincuentes quisieron despojarlo de su vehículo. Lo asesinaron porque se resistió.

Rojas denunció que el caso quedó registrado como ajuste de cuentas. Afirmó que su pariente no estaba vinculado con problemas.

Lamentó que no pudo validar su firma porque no estaba habilitado por el CNE. No obstante, explicó otros motivos para participar en el referéndum. 

"A mí me han robado. Por eso me quiero ir del país. De nada sirve pagar una universidad y no tener futuro. Aunque volvería si Venezuela mejorara. Yo quiero trabajar por lo mío, no que me regalen nada. Si me compro algo, que sea con el sudor de mi frente", manifestó, mientras se escuchaba desde la corneta del grupo de chavistas "La patria es el hombre", canción en la que Alí Primera dice en una parte: "Hace 400 años que mi patria está preñada. ¿Quién la ayudará a parir? Pa'que se ponga bonita".

En un fragmento de "Canción mansa para un pueblo bravo", Primera expresa: "Aunque el río sea muy manso, poquito a poco se enfrenta al mar".