• Caracas (Venezuela)

Política

Al instante

Eligio Cedeño: “Los barrios le van a pasar factura al gobierno de Maduro”

"No hay que olvidar que el principal culpable de la crisis en Venezuela es Hugo Chávez", dijo Cedeño | Foto Captura de Pantalla / Archivo

"No hay que olvidar que el principal culpable de la crisis en Venezuela es Hugo Chávez", dijo Cedeño | Foto Captura de Pantalla / Archivo

El 17 de junio el exbanquero y ahora propietario del canal de televisión hispana Veme TV denunciará la falta de independencia del Poder Judicial venezolano en Ginebra, ante el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Dice no temerle a las acusaciones del gobierno en su contra como presunto financista de actividades desestabilizadoras 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ficha personal
Exbanquero
Presidente de Veme TV
Asilado político en Estados Unidos


Eligio Cedeño se siente a buen resguardo en Estados Unidos, adonde huyó y obtuvo asilo político. En menos de un lustro se ha consolidado como un pujante empresario, como lo fue en Venezuela al acumular la propiedad de tres bancos y una casa de bolsa. Desde Miami preside el canal de televisión hispana Veme TV que, aseguró, tiene cobertura nacional y llega a 70 millones de hogares. Dice no temerle a las reiteradas acusaciones en su contra como presunto financista de acciones que el oficialismo califica de terroristas. Afirma que su lucha contra el gobierno de Nicolás Maduro consiste en demostrar que en Venezuela rige una dictadura. Así lo hará el 17 de junio en Ginebra, ante el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

¿Específicamente qué va a hacer en la ONU?
—Fui invitado a una sesión de análisis de la situación de los derechos humanos en Venezuela. Otros venezolanos están invitados, pero no estoy autorizado a dar los nombres. Mi intervención versará sobre la falta de independencia del Poder Judicial y cómo está sometido por el gobierno.

—El 2 de mayo el ministro Miguel Rodríguez Torres aseguró que usted financia las protestas de la oposición. ¿Qué hay de cierto en ello?
—Absolutamente nada. Esas protestas son voluntarias, legítimas y valiosísimas. Esos muchachos salen a pelear con las uñas y no requieren financiamiento. Los que salen a protestar no necesitan que les paguen, porque son muchas las  razones para hacerlo.

—¿Qué desenlace puede tener el actual ciclo de protestas?
—Yo me crié en barrios y estoy seguro de que más temprano que tarde los barrios le van a pasar factura al gobierno de Maduro; a un gobierno corrupto, asesino, inmoral, incapaz y, sobre todo, insensible. Hay que tener mucha insensibilidad para enviar 12.000 millones de dólares al año a Cuba, mientras en Venezuela mueren bebés en las maternidades por falta de insumos.

—En otras oportunidades usted ha admitido que financia a sectores de oposición.
—Cuando estaba en Venezuela financiaba los movimientos democráticos. Hoy por hoy, no tengo ninguna relación con ningún partido político ni otro tipo de organizaciones. Mi lucha dentro del país terminó cuando la jueza María Lourdes Afiuni obtuvo libertad condicional. Luego, mi lucha ha sido internacional. Yo no tengo operatividad dentro de Venezuela; no tengo empresas, no tengo absolutamente nada allá.

—¿Cómo fue esa lucha en Venezuela?
—Cuando conocí a Chávez, me di cuenta de que este era  un gobierno forajido. Por eso empecé a apoyar todas las iniciativas democráticas contra su gobierno. Eso requería financiamiento y yo era uno de los grandes financistas de esas iniciativas: a partidos políticos y a diferentes organizaciones que luchaban contra el gobierno.

—¿A qué partido específicamente?
—Yo colaboraba con actividades puntuales, por ejemplo una marcha. No era que le daba un cheque periódicamente a ninguno de ellos.

—¿Qué otra organización financió?
—Todas están vivas y decir su nombre pudiera perjudicarlas, por lo intolerante que es el gobierno. Los regímenes dictatoriales no aceptan que haya disidencia y todo el que financie la disidencia es considerado enemigo de la patria.

—En febrero de 2014 fue divulgado el contenido de un supuesto informe de inteligencia según el cual usted financia a la oposición con el resultado de operaciones de especulación cambiaria.
—Para hacer especulación cambiaria hay que  tener acceso a los dólares del gobierno y no es mi caso.

—¿No teme que se ejerza alguna acción judicial en su contra como financista de actividades terroristas?
—Yo estoy residenciado en un país donde existen leyes e independencia de poderes. Estoy muy tranquilo con lo que hago y con mi conciencia. No le temo a esas amenazas.

—Usted fue acusado de los delitos de simulación de importación, distracción de recursos bancarios y obtención de dólares de modo fraudulento.
—Tengo pendiente un juicio que técnicamente ya prescribió, el de Microstar, el caso de los 27 millones de dólares. El gobierno acaba de decir que le entregó 27.000 millones de dólares a unas compañías fantasmas y no hay presos. Es decir, lo que se hizo en mi contra fue una persecución personal de Hugo Chávez.

—¿Qué pasó con la solicitud de extradición en su contra, aprobada por el TSJ el 28 de diciembre de 2009?
—Eso no procede porque tengo asilo político. Además, el gobierno venezolano no formalizó la solicitud. 

—¿En qué consiste su relación con el ex magistrado Eladio Aponte?
—Yo no tenía ninguna relación con Eladio Aponte. Cuando él supo que yo conseguí asilo político en Estados Unidos, me pidió que lo ayudara a protegerse de la misma banda que él formó. Y yo, como persona que trato de sacar el mejor provecho de las cosas en pro de Venezuela, le dije: Mira, lo único que yo puedo hacer por ti es contribuir a que des un mensaje al país.

—¿Qué ganaba usted con el testimonio de Aponte?
—Que le demostrara al mundo que el sistema judicial en Venezuela es totalmente dependiente del gobierno.

—¿El  Poder Judicial que describió Aponte ha mejorado o ha empeorado?
—Después del caso Afiuni, todo el mundo se quitó las caretas. Hoy en día el Poder Judicial es un apéndice del Ejecutivo.

—Usted logró que el Comité de Derechos Humanos de la ONU condenara al Estado venezolano. ¿Ese resultado tiene que ver con  su poder económico?
—Yo no soy la única persona con recursos económicos a la que el gobierno le ha violado sus derechos. Directivos y gerentes financieros que estuvieron presos por más de tres años y que después de salir de la cárcel se callaron la boca. Yo lo que tengo es dignidad. En cuanto al dinero, algunos dirán que es mucho y otros que no tanto. Como dice el dicho: tapar una mentira cuesta 1 millón de dólares, decir una verdad solo cuesta 1.000 dólares. La exigencia de justicia implica, más que dinero, constancia. En tribunales independientes poco importa que litigue un abogado caro o un abogado barato.

—¿Qué les diría a los presos venezolanos que, a diferencia de usted, no han contado con la tutela internacional de organismos como la ONU?
—A los que no han cometido delito, a los presos políticos, les digo que no están solos. Por ejemplo, a mí me enorgullece haber financiado toda la campaña de mi amigo Carlos Ortega a la presidencia de la CTV, y asumí las consecuencias. Cuando me detuvieron, Diosdado Cabello me dijo en su oficina que esa era la verdadera razón.

—Se especuló sobre otras razones vinculadas a una relación personal con María Gabriela Chávez.
—No tuve relación con ella. La vi una sola vez en mi vida.

—¿El gobierno de Maduro es mejor o peor que el de Chávez?
—Definitivamente peor, pero no hay que olvidar que el principal culpable de la crisis en Venezuela es Hugo Chávez.

—¿Qué le dice a los que afirman que usted es un banquero corrupto?
—Que durante tres años el gobierno hizo todo lo posible por demostrar que yo había cometido delito y no pudo, simplemente porque no lo cometí.